Facebook lanza ventanas emergentes con información autorizada sobre vacunas

- Por

Los movimientos antivacunas han empezado a proliferar peligrosamente a través del mundo, haciendo parte de su argumento un estudio fraudulento publicado en la revista médica The Lancet en el año 1998 (firmado por el médico Andrew Wakefield) que relacionaba el uso de la vacuna triple viral (que protege contra el sarampión, la rubéola y las paperas) con el autismo, supuesto hallazgo que puso en duda la seguridad de las vacunas, por lo que miles de padres dejaron de vacunar a sus hijos, por temor a los peligros que supuestamente implicaba.

Un tiempo después, se comprobó que el artículo era fraudulento, pues todos los datos obtenidos habían sido objeto de manipulación para forzar resultados erróneos y conclusiones falsas. La publicación tuvo que retractarse ante la comunidad científica y a Wakefield le valió la pérdida de su licencia médica, pero el “virus de la duda” ya había empezado a incubarse entre la población.

Un peligroso movimiento que crece

En un principio, el colectivo antivacunas difundía sus mensajes entre familiares y personas cercanas, con el uso de recursos gráficos como panfletos. Posteriormente continuó con la organización de charlas y reuniones, para llegar a medios de difusión masiva como revistas, radios y televisión.

Con la masificación de internet, los movimientos antivacunas han logrado difundir sus teorías más eficazmente, ya que los mensajes que divulgan por este medio están disponibles en todo momento y sin restricción o filtro para quien quiera consultar sus contenidos.

Es por “fake news” como ésta, que aún existen quienes mantienen la idea implantada por Wakefield, afianzadas por el temor e inclusive por ciertas creencias religiosas que actúan como apoyo.

Cibercombate a los antivacunas

A comienzos de este año, Amazon eliminó los documentales antivacunas de su servicio de transmisión de video Amazon Prime, mientras que YouTube retiró la publicación de anuncios en videos que promueven dicho contenido.

La semana pasada, la plataforma Pinterest anunció que las búsquedas de “sarampión”, “seguridad de las vacunas” y otros contenidos relacionados con las vacunas solo brindarían  resultados de la OMS, tanto en inglés como en las aplicaciones móviles.

Como una primera medida para limitar el acceso a información antivacuna, Facebook le había bajado el ranking a los grupos y páginas que difunden información errónea sobre las vacunas en sus opciones de búsqueda y noticias, que en palabras de la directora de operaciones de Facebook Sheryl Sandberg, en una entrevista realizada en el mes de junio:

Queremos que las personas obtengan información precisa, particularmente sobre salud“, “Cuando las cosas son odio o son violencia, las eliminamos. Pero cuando las cosas son falsas, disminuimos drásticamente y mostramos el otro lado de la historia, y eso es porque el debate tiene que suceder“, “La forma en que puedes decir que algo es falso es que debes poder decir, “Aquí está el lado verdadero de la historia, y queremos que ese debate suceda, para que las personas se eduquen y entiendan que la ciencia está resuelta“.

Como otra forma para sumarse al combate contra la propagación de esta información antivacunas, Facebook e Instagram están lanzando una nueva función, que tomará forma en ventanas emergentes de carácter educativo e información confiable cuando un usuario busque contenido relacionado con las vacunas, visite grupos y páginas de Facebook o toque un hashtag en Instagram que esté vinculado con el tema de las vacunas.

A new feature is rolling out on Facebook and Instagram to combat the spread of anti-vaccine misinformation.

En caso que el usuario se encuentre en los Estados Unidos, la ventana emergente lo conectará directamente con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estadsos Unidos.  Si el usuario está en otro país,  la función lo conectará con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por esta iniciativa los CDC elogiaron a Facebook para evitar que la información errónea circule en su plataforma, dijo la portavoz de los CDC, Kristen Nordlund, en un correo electrónico:

Sabemos que los padres a menudo recurren a las redes sociales para acceder a información de salud y conectarse con otros padres, y puede ser difícil determinar qué es correcto y quiénes son las fuentes de información creíbles. Combatir los mitos de las vacunas y la información errónea es una responsabilidad compartida y aplaudimos estos esfuerzos“.

Resurgimiento del sarampión

En relación al efecto del contenido antivacunación en línea juega un papel importante que influye en que disminuya el número de personas que se inmunizan contra ciertas patologías infectocontagiosas, lo que resulta en brotes de sarampión y otras enfermedades, que deberían estar erradicadas.

Con respecto a la peligrosidad de estos movimientos, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, manifestó en un comunicado escrito:

La Organización Mundial de la Salud y Facebook han estado en conversaciones durante varios meses para garantizar que las personas puedan acceder a información autorizada sobre vacunas y reducir la propagación de inexactitudes“, “La información errónea sobre las vacunas es una amenaza importante para la salud global que podría revertir décadas de progreso en el abordaje de enfermedades prevenibles. Muchas vacunas pueden prevenir enfermedades debilitantes y mortales“, “Las principales organizaciones digitales tienen una responsabilidad con sus usuarios: asegurarse de que puedan acceder a datos sobre vacunas y salud. Sería genial ver que las plataformas sociales y de búsqueda se unieran para aprovechar su alcance combinado“.

Este lanzamiento coincide con la aparición de un brote de sarampión en los Estados Unidos, que ha causado más de 1,200 casos confirmados en 31 estados desde el comienzo del año. Otros brotes se han extendido por todo el mundo, lo que ha provocado que cuatro países europeos pierdan su condición de ser libres de sarampión, todo un lamentable logro de estas campañas.