Los veganos tienen biomarcadores más saludables | Nación Farma

Los veganos tienen biomarcadores más saludables

- Por

Recientemente, un grupo de investigadores de la Loma Linda University School of Public Health en California estudiaron los cambios metabólicos que una dieta vegana produce.

El interés principal de la investigación fue entender si modificar la alimentación provocaba diferencias significativas de biomarcadores en la sangre, orina y tejido adiposo.

El veganismo es un estilo de vida caracterizado por una dieta basada en plantas y en la cual se excluyen la carne y los productos de origen animal. Se ha vuelto muy popular en los últimos años en todo el mundo.

Algunos expertos señalan que las motivaciones son variadas; pero, entre las más comunes, se encuentran las preocupaciones sobre el bienestar animal, el medio ambiente, e, incluso, razones religiosas.

Claro está que, en la mayoría de los casos, llevar una dieta más saludable es quizá el principal motor del veganismo.

El veganismo y vegetarianismo —en el cual se incrementa el consumo de alimentos derivados de plantas y se evita solo la carne— han mostrado numerosos efectos favorables en la salud.

Por ejemplo, se tiene evidencia de que una dieta basada en vegetales reduce el riesgo de cáncer colorrectal, diabetes, y síndrome metabólico.

También, provoca menor presión arterial; menos triglicéridos; glucosa mejor controlada, y reducción en la circunferencia del abdomen.

Esos beneficios se han ligado a la presencia de fitoquímicos presentes en los alimentos vegetales; así como aumento de fibra y de otros nutrientes.

Se ha identificado, igualmente, la presencia de carotenoides (los pigmentos que dan color a las frutas y verduras) en la sangre y de flavonoides (encargados de proteger al organismo de agentes oxidantes) en la orina.

Esos agentes son antiinflamatorios y antioxidantes y neutralizan los radicales, protegiendo a las células de daños y enfermedades crónicas.

De igual manera, se han encontrado niveles altos de otros polifenoles en la orina, tales como isoflavonas, presentes en la soya; y lignanos que se encuentran en semillas, granos enteros, frutas, verduras y nueces.

Estos polifenoles protegen contra desórdenes cardiovasculares, cáncer y otras enfermedades crónicas.

A partir de toda esa información, los autores exploraron los biomarcadores con 840 participantes divididos en cinco categorías:

  • Veganos: no consumen ningún producto animal.
  • Lacto-ovo vegetarianos: consumen huevos más de una vez al mes; mas no carne ni pescado.
  • Pesco-vegetarianos: comen pescado una vez o más al mes; y evitan la carne roja.
  • Semi-vegetarianos: comen carne una vez al mes, pero menos de una vez cada semana.
  • No vegetarianos: consumen carne al menos una vez a la semana.

Los científicos analizaron plasma, orina y el tejido adiposo en cada participante. En las pruebas buscaron marcadores como carotenoides, isoflavonoides, grasa saturada, grasa no saturada y vitaminas.

Como suponían, el grupo de veganos tuvo los niveles más altos de biomarcadores activos que previenen enfermedades. Asimismo, notaron que tenían altos niveles de omega 3 y menos ácidos grasos.

Los vegetarianos mostraron mejores niveles de los marcadores analizados; sin embargo, los semi vegetarianos tuvieron resultados muy similares a los no vegetarianos.

A pesar de estos hallazgos, los investigadores indicaron que las muestras de tejido se realizaron sólo una vez; y desconocen cómo esos biomarcadores pueden fluctuar según factores no dietéticos como la tasa metabólica y el microbioma.

Además, indicaron, dependen de los reportes de dieta de los participantes, lo que no siempre es confiable.

Aun así, con estos datos, se puede entender cómo la nutrición es un área compleja de estudio; pues no todas las personas reaccionan igual a una misma dieta.

Los especialistas aseguraron que, al comprender cómo están asociados los biomarcadores a ciertos perfiles, será más sencillo encontrar la relación entre las variaciones de los niveles y los riesgos de enfermedades.

El artículo completo fue publicado en la revista The Journal of Nutrition.