Científicos estudian remedios herbolarios para el tratamiento efectivo de la hipertensión | Nación Farma

Científicos estudian remedios herbolarios para el tratamiento efectivo de la hipertensión

- Por

Durante muchos años, las hierbas medicinales han sido usadas para curar diversos padecimientos. 

Esas características curativas de las plantas han llamado la atención de médicos e investigadores, quienes se han dedicado a estudiarlas para mejorar los tratamientos.

En días recientes, en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, se publicó un artículo en el que se muestran indicios de que las hierbas medicinales podrían ayudar a tratar la hipertensión.

1 de cada 3 con hipertensión

La hipertensión es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión alta. En otras palabras, la fuerza del corazón para bombear la sangre  contra las paredes de las arterias es mucho mayor. 

En ocasiones, indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hay síntomas; pero se pueden presentar dolores de cabeza, dificultad respiratoria, vértigo, dolor torácico y hemorragias nasales. 

En la actualidad, 1 de cada 3 adultos estadounidenses tiene hipertensión. En México, según el Instituto Mexicano del Seguro Social, la cifra es igual, y se registran siete millones de casos con más de 50 mil muertes anuales. 

Aunque este padecimiento puede tratarse con cambios en el estilo de vida, la mayoría de las veces requiere de medicación. 

Los antihipertensivos trabajan bien para algunos; pero no para todos. Además, los efectos secundarios pueden ser muy molestos. 

Por esas razones, especialistas de la University of California, trabajan para encontrar terapias alternativas que ayuden a los pacientes con hipertensión. Para ello, han optado por revisar los remedios herbolarios antiguos. 

Diversidad de plantas

Para el estudio, los científicos tomaron extractos de hierbas no relacionadas entre sí como: lavanda; hinojo; albahaca; tomillo; mejorana; jengibre, y manzanilla. 

Posteriormente las analizaron para identificar rasgos bioactivos. Así, encontraron uno en común, el cual, piensan, podría explicar cómo algunas plantas tienen propiedades antihipertensivas leves. 

Estas plantas activan un canal de potasio particular llamado KCNQ5. Dicho canal está presente en los músculos lisos vasculares; es decir, los que recubren los vasos sanguíneos. 

Cuando los músculos lisos vasculares se contraen, la presión arterial aumenta; si se relajan, baja la presión sanguínea. 

KCNQ5 se activa cuando los músculos están relajados. 

Los autores sugieren que esa es la clave para explicar las propiedades antihipertensivas de algunas hierbas. 

El profesor Geoff Abbott, líder del estudio, declaró a Medical News Today que la activación de KCNQ5 es un mecanismo molecular unificador compartido por una gama amplia de medicinas botánicas. 

Por otro lado, los investigadores probaron otras plantas que no han mostrado tener beneficios para la presión arterial, como el trigo y el perejil. 

Observaron que, a diferencia de las plantas antihipertensivas, estas hierbas no tienen activado a KCNQ5. 

Plantas distintas

Cuando los especialistas de la Universidad de California compararon especies de plantas, encontraron diferentes niveles de actividad de KCNQ5. 

La lavanda, por ejemplo, se encuentra entre los activadores del canal de potasio KCNQ5 más eficaces, apuntaron los expertos, junto con el extracto de semilla de hinojo y la manzanilla. 

Una vez identificado el activador, los científicos profundizaron para determinar qué compuesto vegetal es responsable de activarlo. 

De ese modo, aislaron una sustancia química llamada aloperina, que es un alcaloide. 

En otro conjunto de experimentos, demostraron que la aloperina abre KCNQ5 al unirse al piel del canal de potasio. 

Una observación relevante es que los medicamentos actuales no se dirigen a ese canal; por lo tanto, los nuevos hallazgos abren la puerta para el desarrollo de tratamientos futuros dirigidos a enfermedades como la hipertensión. 

Por supuesto, los autores saben que aún tomará tiempo llegar a ese tipo de terapias; pues estos receptores KCNQ son de reciente descubrimiento y falta mucho por entender todas sus funciones. 

A pesar de lo anterior, y dado que la hipertensión es cada vez más común y un un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, es probable que el interés en los receptores KCNQ se vuelva significativo y se comiencen nuevas etapas de investigación al respecto. 

Con información de Medical News Today.