Donovanosis: la enfermedad come carne que se transmite sexualmente

- Por

Donovanosis, o granuloma inguinal, es causada por la bacteria Klebsiella granulomatis, anteriormente denominada Calymmatobacterium granulornatis o Donovania granulomatis.

Se trata de una enfermedad infecciosa, inflamatoria crónica, ulcerativa. Son factores de riesgo tener relaciones sexuales vaginales o anales; en menor porcentaje se disemina a través de sexo oral. Es más frecuente en hombres; y, en promedio, las personas más afectadas tienen entre 20 y 40 años.

La donovanosis es común en áreas tropicales y subtropicales: Indonesia, Australia, Sudáfrica y Nueva Guinea son algunos países donde se registran casos frecuentes. India es uno de los países donde la donovanosis es endémica; según el Instituto Venereológico de la ciudad de Madras, se reciben 200 casos anuales.

En Latinoamérica, Perú ocupa el primer lugar de donovanosis en pacientes inmunodeprimidos. También se han reportado casos en Argentina, Centroamérica y la Guyana Francesa.

El granuloma inguinal fue descrito por primera vez en la India, por McLeod, en 1882. Donovan, en 1905, descubrió su agente causal como un microorganismo intracelular en lesiones bucales de uno de sus pacientes.

Síntomas

El periodo de incubación de la enfermedad suele ser de dos semanas hasta tres meses. Las llagas comienzan a aparecer en las áreas de contacto; en la mayoría de los casos son indoloras, rojas, blandas y tienen bordes que pueden invadir otras áreas de la piel cercanas. Posteriormente se convierte en úlceras sangrantes; en ocasiones puede haber mal olor.

Las erupciones cutáneas resultado de la donovanosis generalmente no provocan dolor; sin embargo, en caso de una infección bacteriana secundaria pueden ser muy dolorosas.

Si la donovanosis no es atendida a tiempo se desatan complicaciones graves como:

  • Cáncer.
  • Destrucción y deformación del tejido genital, de ahí que se le conozca como la “enfermedad come carne”.
  • Estrechamiento de la vagina, el ano y/o la uretra.
  • Daños en los huesos o el intestino a través de la sangre.

Existe otras formas más graves de donovanosis:

  • La llamada hipertrófica elefantiásica; ésta se caracteriza por grandes formaciones al nivel de los labios mayores en las mujeres.
  • Otra es la necrótica, la cual provoca obstrucción en el recto y la uretra en el caso de los hombres. En sus etapas más avanzadas se adhieren a parte del escroto y el pene, con la posibilidad de mutilarlo.
  • Las lesiones extragenitales son ulceraciones secundarias en la mayoría de los casos; usualmente se ubican en los labios, la mucosa oral o faríngea, cara y cuello. Si la bacteria se disemina a través de la sangre, puede afectar al hígado, a los pulmones, y el tracto gastrointestinal; también los huesos pueden dañarse.

Diagnóstico

Para detectar la donovanosis es necesario realizarse exámenes de laboratorio con un hisopo o una biopsia en la úlcera.

Los estudios también deben incluir tests para otras enfermedades de transmisión sexual para excluir causas como la sífilis o el herpes genital.

Tratamiento y prevención

La donovanosis se trata con antibióticos, aunque el periodo de administración es prolongado; el tratamiento termina hasta que todas las úlceras desaparezcan. Entre los antibióticos que se administran se encuentran: tetraciclina, eritromicina, azitromicina, doxiciclina, y ceftriaxone. Si el daño es más grave, no se sigue el tratamiento o no se detecta a tiempo, la cirugía llega a ser necesaria.

El seguimiento médico es primordial para evitar recaídas o para atender nuevos brotes. Asimismo, es necesario evitar el contacto cercano de otras partes del cuerpo con las llagas; abstenerse de actividad sexual; realizarse exámenes para detectar alguna otra enfermedad de transmisión sexual.

Por supuesto, la prevención y el uso del condón son las mejores formas de evitar la donovanosis.