Cigarros electrónicos, dañinos para la salud cardiovascular | Nación Farma

Cigarros electrónicos, dañinos para la salud cardiovascular

- Por

En días recientes, los cigarrillos electrónicos han estado en la mira de todos debido a las lesiones pulmonares que se han identificado tanto por el uso de este producto, como de los vapeadores.

Ahora, dos nuevos estudios presentados en la American Heart Association’s Scientific Sessions 2019, en Filadelfia, Pensilvania, resaltan los efectos negativos de los cigarros electrónicos en la salud cardiovascular.

Desde ese punto de vista, los cigarrillos electrónicos son igual de dañinos que los cigarros normales.

Si bien las pruebas aún no son suficientes para determinar el daño de forma contundente, sí ofrecen una visión de las consecuencias de usar cigarros electrónicos de forma constante.

Salud vascular

El primer estudio estuvo a cargo de la Dra. Sana Majid, becaria post doctoral en biología vascular de la Boston University School of Medicine en Massachusetts. La Doctora dijo a Medical News Today que analizó los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en los fumadores.

Junto a su equipo, comparó marcadores de salud cardiovascular entre adultos sanos que fumaban cigarrillos comunes y adultos que usaban los electrónicos; así como individuos que fumaban ambos tipos de cigarrillo y personas no fumadoras.

En total, fueron 476 participantes de entre 21 y 45 años; ninguno tenía antecedente de enfermedad cardiovascular ni tomaban medicamentos.

Los investigadores ajustaron su análisis para examinar a cada grupo de personas y tomaron en cuenta factores como el sexo, raza y edad.

Los resultados revelaron que las personas que solo utilizaban cigarros electrónicos tenían niveles más altos de colesterol LDL o colesterol malo; y niveles más bajos de colesterol total en comparación con los no fumadores.

Por otro lado, la lipoproteína de alta densidad, o colesterol bueno, fue más bajo en quienes fumaban ambos tipos de cigarrillo.

Efectos cardiacos

El otro estudio corrió a cargo del Dr. Florian Rader, director médico del Human Physiology Laboratory; quien analizó el flujo sanguíneo cardiaco en 19 adultos de entre 24 y 32 años; antes y después de fumar cigarrillos tradicionales o electrónicos.

Con su equipo, observó la función vascular coronaria de los participantes mediante ecografías de contraste de miocardio.

Dichos escaneos usan micro burbujas llenas de gas que viajan al espacio vascular, como los glóbulos rojos, para evaluar la microcirculación miocárdica.

La exploración de hizo durante el descanso de los participantes y después de haber simulado el estrés fisiológico con una prueba de ejercicio.

Los resultados mostraron que en los fumadores de cigarros comunes, el flujo sanguíneo aumentó de manera moderada después de la inhalación; después disminuyó con el estrés.

Por su parte, en los fumadores de cigarros electrónicos, el flujo sanguíneo bajó después de la inhalación en reposo y del estado de estrés.

Lo sorprendente, señalaron, fue que el flujo sanguíneo se redujera en reposo.

Mencionar las consecuencias

Los cigarrillos electrónicos contienen una batería que activa la calefacción; cuando el usuario presiona un botón, puede inhalar.

Originalmente, estos productos tenían como objetivo ser un apoyo para reducir el tabaquismo; y aunque ha cumplido con su función, también parece tener efectos negativos.

Así, los nuevos hallazgos sugieren la necesidad de indicar los daños potenciales de los cigarros electrónicos, en especial a aquellos con riesgo de enfermedad vascular.

Asimismo, los autores señalan que la mejor forma para dejar de fumar es la terapia conductual y los métodos aprobados por la FDA.

Con información de Medical News Today.