La carne blanca también podría ser responsable de los altos niveles de colesterol | Nación Farma

La carne blanca también podría ser responsable de los altos niveles de colesterol

- Por

Cuando se habla de dietas para bajar de peso o reducir las consecuencias de la obesidad como el colesterol alto, se tiende a recomendar el consumo de carne blanca.

En otras palabras, se prefiere la carne proveniente de aves de corral; sin embargo, los estudios que la avalan como más saludable han sido sólo observacionales.

Por otro lado, los beneficios de una dieta basada en vegetales han sido evidenciados; no así cuando se trata de carne blanca. A pesar de ello, la creencia de que la carne blanca es mejor continúa.

Ese escenario, inspiró a investigadores de la University of California para llevar a cabo un estudio en el que concluyeron que la carne blanca tiene los mismos efectos en los niveles de colesterol que la carne roja.

Sin diferencias significativas

Para llevara cabo el examen, reclutaron a 100 personas sanas, hombres y mujeres, de entre 21 y 65 años. Cada uno de ellos fue asignado, de forma aleatoria, al grupo de grasa saturada alta o al de grasa saturada baja.

Los participantes se abstuvieron de beber alcohol durante todo el estudio y probaron tres regímenes alimenticios:

  • una dieta a base de carne roja, principalmente res;
  • dieta a base de carne blanca, con pollo como principal fuente de proteína;
  • y una dieta sin carne.

Entre cada una de las dietas, tuvieron de cuatro a siete semanas de “lavado”; en este lapso, comieron de la manera en que lo hacían habitualmente.

Los autores tomaron muestras de sangre tras un ayuno de 12 a 14 horas; asimismo, hicieron análisis de lípidos plasmáticos, subfracciones de partículas de lipoproteínas, apolipoproteínas y glucosa.

Además, al final de cada periodo, midieron peso corporal, presión arterial, circunferencia de cadera y cintura; así como porcentaje de grasa.

Los resultados mostraron que la dieta basada en vegetales tuvo el impacto más positivo en los niveles de colesterol; mientras que en la dieta de carne roja y carne blanca los niveles fueron equivalentes.

Por supuesto, en el grupo de grasas saturadas alta, los niveles de LDL fueron mayores sin importar la fuente de proteína.

De igual manera, observaron el tamaño de las partículas de colesterol para saber si tenían alguna relación con la aterosclerosis.

Los hallazgos sugieren que tanto las partículas pequeñas como las grande están asociadas con este padecimiento.

Por otro lado, el análisis no mostró diferencias significativas en las concentraciones de partículas LDL grandes, medianas y pequeñas en la sangre de los participantes durante las dietas de carne roja y carne blanca. No obstante, una dieta en grasas saturadas altas, mostró una mayor concentración de partículas LDL.

¿Colesterol bueno, colesterol malo?

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa; se encuentra en todas las células del cuerpo.

Aunque es retratado como el malo de la historia, es necesario para producir hormonas, vitamina D y otras sustancias que ayudan a digerir los alimentos.

El organismo produce el colesterol que necesitamos; pero también lo consumimos a través de alimentos de origen animal como el huevo, la carne o lácteos.

Cuando los niveles de colesterol aumentan en la sangre, puede combinarse con otros elementos y se forma una placa.

Esa placa se pega en las paredes de los vasos sanguíneos y provoca arteriosclerosis. Dicho padecimiento, puede desencadenar la enfermedad de las arterias coronarias que las bloquea o estrecha, o causar algún otro desorden cardiovascular o cerebrovascular.

Existen tres tipos de colesterol:

  • El colesterol bueno mejor conocido como HDL; esto significa que hay lipoproteínas de alta densidad y transporta el colesterol de otras partes del cuerpo al hígado para ser eliminado.
  • Lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL). Algunos lo califican como malo porque transporta triglicéridos.
  • Colesterol LDL; es decir, lipoproteínas de baja densidad, conocido más comúnmente como colesterol malo, pues provoca una acumulación de placa en las arterias.

En altas cantidades, el colesterol causa el rompimiento de arterias y forma coágulos; bloquear el flujo de sangre; conduce a accidentes cerebrovasculares o a la enfermedad arterial periférica.

Las causas más comunes del colesterol alto son hábitos alimenticios poco saludables, falta de actividad física, y tabaquismo. Existen otros factores que pueden aumentar el riesgo como la edad, la historia familiar y el peso.

De acuerdo con el equipo de la Universidad de California, hasta la fecha no se ha realizado una evaluación sistemática de la interacción entre la fuente de proteína dietética y las concentraciones de colesterol LDL. Tampoco se han incluido los niveles de partículas de lipoproteínas.

Por los motivos anteriores, el objetivo de su ensayo clínico fue probar las diferencias en los efectos lipoproteínicos de las dietas donde la principal fuente de proteínas es la carne roja, en comparación con regímenes alimenticios donde la base es carne blanca o vegetales.

La investigación completa se publicó en The American Journal of Clinical Nutrition. Fue financiada por el National Heart. Ling and Blood Institute; y por el National Center for Advancing Translational Sciences. .