¿La vacuna COVID-19 puede alterar la menstruación?

- Por
pandalabs

Hay muchas mujeres que piensan que la vacuna COVID-19 no solo les generó malestar en el brazo, dolor muscular y fiebre, sino que también provocó cambios en sus ciclos menstruales. Ante este hecho, ya varios científicos están investigando sobre el tema y a continuación te diremos que se sabe hasta el momento.

La vacuna COVID-19 y el ciclo menstrual 

Recientemente, Kate Clancy, ecóloga reproductiva humana, y Katherine Lee, ingeniera de datos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, han recopilado más de 14,000 informes de mujeres que dicen haber notado un cambio en sus períodos menstruales después recibir la vacuna COVID-19. 

Todo la investigación comenzó porque Kate Clancy aseguró que su primer período después de ser vacunada contra COVID-19 fue el más fuerte que haya tenido en su vida.

Ante este hecho, Clancy publicó en redes sociales su malestar menstrual después de la vacunación y, hasta la fecha, siguen recibiendo historias de otra mujeres que han pasado por lo mismo. A pesar de la gran cantidad de historias sobre las alteraciones menstruales, aún se tiene que investigar más sobre si es la vacuna la que ha causado esta alteración, ya que, por ejemplo, el estrés puede provocar períodos más abundantes.

Sin embargo, Lee asegura que esto «siembra la duda» y «hace que las personas crean que sus cuerpos no fueron considerados en los ensayos». Por este motivo, es que decidieron investigar más al respecto. También es importante mencionar que de las historias recopiladas por Clancy y Lee, en su mayoría describen breves retrasos en la menstruación o cambios en el ciclo menstrual que duran solo un par de ciclos. 

Reino Unido también reporta casos

De acuerdo con la información que obtuvo The Times, la Agencia Regulatoria de Medicamentos y Productos Sanitarios, en Reino Unido, recibió más de 4,000 informes de mujeres que habían sufrido cambios menstruales después de recibir la vacuna COVID-19. De esos casos, 2,734 ocurrieron con la vacuna Oxford-AstraZeneca, 1,158 con Pfizer-BioNTech y 66 con Moderna.

¿Qué dicen las instrucciones de salud al respecto? 

Según el National Institute of Health, de los Estados Unidos, «la vacuna COVID-19 puede alterar los ciclos menstruales, pero se necesitan más investigaciones para comprender el mecanismo exacto y qué personas tienen más probabilidades de verse afectadas».

Asimismo, recuerda que los ciclos menstruales pueden verse afectados por el estrés, cambios de peso y de ejercicio. Todos ellas son modificaciones que se han producido en el estilo de vida a raíz de la pandemia. También indica que en algunas mujeres que han contraído COVID-19 se han observado alteraciones menstruales, sobre todo, en la duración y la cantidad de flujo.

Además, informó que el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, compartirá los datos sobre las experiencias de menstruación de personas vacunadas y no vacunadas, así como investigará sobre la menstruación antes y después de la vacunación y los efectos que tiene esta vacuna sobre el período menstrual.

Por otro lado, también se han extendido los rumores de que la vacuna COVID-19 genera infertilidad. Ante esta información, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de los Estados Unidos, sostienen que no existe evidencia científica de que las vacunas produzcan problemas de fertilidad. 

Sistema inmunológico y ciclos menstruales 

Existen otras teorías, que explican por qué se han presentado cambios menstruales en esta pandemia. Una de ellas es la de George Fyfee, obstetra y ginecólogo. En la página de Cleveland Clinic, Fyfre sostiene que el útero y el sistema inmunológico están conectados, pues cuando una mujer ovula, el sistema inmunológico se acelera para evitar que cualquier agente infeccioso interfiera con la fertilización y la implantación del óvulo. Cuando el óvulo es fertilizado, el sistema inmunológico se estabiliza para aceptar el embarazo. 

También agrega que el revestimiento del útero tiene células inmunitarias que pueden verse afectadas por cambios hormonales. Lo que podría explicar estas alteraciones menstruales durante la pandemia. Asimismo, sostiene que la menstruación puede verse afectada por el estrés emocional, físico y químico, el cual se da cuando se toman medicamentos que interfieren con hormonas relacionadas con la menstruación.

Además, concluye que ante cualquier cambio en el ciclo menstrual después de la vacuna COVID-19, lo mejor es informar al médico y a los servicios de salud de la localidad, para que estén al tanto de ello y así se pueda determinar el mejor curso de acción. 

Es importante recordar que aunque los cambios menstruales pudieran ser un efecto secundario, los beneficios de la vacuna COVID-19 siguen superando los riesgos. Por ello, la población no debe dejarse llevar por las noticias tendenciosas, debe mantenerse informada con fuentes confiables y debe vacunarse.   

Con información de National Institute Health, NPR.org, Cleveland Clinic, y Medical News Today

pandalabs