Un parche como substituto de las jeringas para la aplicación de vacunas contra la influenza | Nación Farma

Un parche como substituto de las jeringas para la aplicación de vacunas contra la influenza

- Por

Un grupo de investigadores de Georgia Tech han creado un nuevo método para la aplicación de vacunas contra la influenza, evitando el uso de jeringas o de spray nasales en aplicaciones pediátricas y consecuentemente reduciendo la típica ansiedad en los pacientes al saber que serán inyectados. Este no es un hecho trivial, pero en algunos casos puede ser motivo por el cual esta acción médica se vuelve difícil o traumática para los niños.

Por ahora el parche ha sido diseñado exclusivamente para la aplicación de vacunas contra la influenza y puede ser aplicado en casa sin necesidad de profesionales y agujas. Esto ya ha sido probado en fase clínica I en la Emory University y ha demostrado datos positivos en la respuesta de los anticuerpos de una forma similar a la que se produce cuando la vacuna es aplicada vía intramuscular.

Fuente: Medgadget.com

El parche es administrado vía cutánea simplemente al colocarlo sobre la piel, presionar y esperar unos minutos. Posteriormente se retira la parte superior y el resto es desechado. Su funcionamiento está basado en el uso de micro agujas colocadas en la parte del parche que permanece en la piel hasta que se disuelve no sin antes liberar la vacuna en el cuerpo.

México, un mercado abierto

Con respecto a la situación de la influenza en México, el esquema básico de vacunación indica que la vacuna contra la influenza se debe aplicar a los 6, 7 meses de vida del niño y luego de forma anual hasta los 35 meses. No obstante, debido a la epidemia que México sufrió hace algunos años, se han reforzado las acciones de vacunación contra este virus y en octubre de 2016 comenzó la campaña en la que se aplicarán 32 millones de dosis gratuitas de vacunas de forma intramuscular.

Algo importante de destacar es la facilidad con que este muevo parche puede ser aplicado al paciente y que no requiere de un ambiente controlado en temperatura para su almacenaje, a diferencia de la aplicación común de las vacunas.

Esto abrirá una nueva oportunidad para la comercialización de vacunas contra este virus y mejorará la distribución de ayuda durante emergencias epidemiológicas a nivel global, razones por las que se espera que esta tecnología será adoptada rápidamente en el ramo médico pudiendo solucionar problemas de aplicación en zonas marginadas de México y el mundo.