Cómo eliminar el cáncer de cuello uterino en los países más afectados | Nación Farma

Cómo eliminar el cáncer de cuello uterino en los países más afectados

- Por

Un par de estudios indican que en los próximos 100 años se podrían evitar más de 74 millones de casos de cáncer de cuello uterino y 62 millones de muertes asociadas a esta enfermedad en 78 países de menores recursos.

La mayoría de las infecciones por virus del papiloma humano (VPH) y gran parte de las lesiones precancerosas desaparecen espontáneamente. Sin embargo, todas las mujeres están en riesgo de que estas infecciones se cronifiquen y las lesiones evolucionen hacia un cáncer cervicouterino invasivo.

Epidemiología y estrategia de la OMS

El CCU es el segundo cáncer más común en los países de ingresos bajos y medios bajos (LMIC). En estos lugares, la adopción de la vacuna contra el VPH y la detección de la enfermedad siguen siendo escasas.

En el año 2018, la gran mayoría de los nuevos casos de CCU y las muertes relacionadas ocurrieron en países de menores ingresos. Por esta gran disparidad debida a factores socioeconómicos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tomó medidas para eliminar el CCU como un problema de salud pública.

La OMS fijó que 4 de cada 100 000 mujeres/año considerarían eliminada esta enfermedad como un problema de salud pública. A la par, elaboró una triple estrategia para lograrlo antes del año 2030: aumentar la cobertura de la vacunación al 90 %, garantizar que el 70 % de las mujeres se sometan a un examen de detección dos veces en sus vidas y lograr que el 90 % de las mujeres diagnosticadas con CCU reciban el tratamiento que requieren.

Modelos para erradicar el CCU

Para analizar si es posible erradicar el CCU y cuál podría ser el impacto de las estrategias para su eliminación más allá del 2030, la OMS estableció el Cervical Cancer Elimination Modelling Consortium (CCEMC), que incluye equipos de la Harvard University en los EE. UU., la Laval University en Canadá y el Cancer Council NSW de Australia.

Este consorcio internacional realizó dos estudios que fueron publicados en la prestigiosa revista The Lancet, centrándose en 78 países de LMIC.

Primer estudio

El primero de ellos se basó en un modelo sobre el progreso que podría lograrse hacia la erradicación del CCU en los LMIC. Para esto, consideraron las siguientes medidas propuestas por la OMS: vacunación contra el VPH en las niñas, inmunización combinada con la detección en mujeres de 35 años y la vacunación sumada a la detección realizada dos veces en la vida de una mujer.

El modelo predice lo siguiente:

  • Al aplicar solo la vacunación, se podría reducir el número de casos de CCU en un 89 % durante el próximo siglo. Esto evitaría 60 millones de casos en los LMIC.
  • Aquellos países con una incidencia mayor a 25 casos por cada 100 000 mujeres/año no podrían alcanzar el umbral de la OMS solo con esta estrategia.
  • Al ampliar la detección de CCU a dos veces en la vida, sumado a la vacuna, la totalidad de los países reduciría los casos de CCU en un 97 %. Esto evitaría 74 millones de casos para el 2120. Además, aceleraría su eliminación por un plazo de 11 a 31 años y reduciría la mortalidad en un tercio para el 2030.

En palabras del profesor Marc Brisson, quien codirigió ambos estudios: “Por primera vez, hemos estimado cuántos casos nuevos de cáncer de cuello uterino podrían evitarse si se implementa la estrategia de triple intervención de la OMS y cuándo se puede lograr la eliminación. Nuestros resultados sugieren que para eliminar el cáncer de cuello uterino a finales de siglo será necesario lograr una alta cobertura de vacunación contra el VPH y una elevada captación de detección, especialmente en países con las tasas más altas de la enfermedad”.

Los autores advierten que estos logros solo son posibles con un compromiso internacional que amplíe la cobertura de la vacunación contra el HPV, la detección cervical y el tratamiento del cáncer.

Los resultados obtenidos serán presentados en el Consejo Ejecutivo de la OMS en su próxima reunión, del 3 al 8 de febrero. Además, se considerarán para su aprobación dentro de las medidas para implementar en la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de este año.

Un segundo estudio

Un segundo modelo analizó el impacto de la triple estrategia de la OMS para reducir las muertes por CCU, mediante la ampliación del tratamiento del cáncer, sumada a la vacunación y a la detección.

Según sus estimaciones:

  • En el 2020, habrá 13 muertes por CCU por cada 100 000 mujeres/año en LMIC.
  • Para el 2030, la triple estrategia de la OMS podría evitar alrededor de 300 000 muertes, que corresponde a una reducción en la mortalidad del 34 %.
  • En el 2070, se podrían evitar 14,6 millones de muertes, reduciendo la mortalidad en un 92 %, en comparación con una reducción del 62 % (4,8 millones de muertes) con la vacunación sola.
  • Para 2120, se reducirían 62 millones de muertes, cayendo la mortalidad en un 99 %, en comparación con el 90 % (45,8 millones de muertes) con la vacunación sola.

Resumido en palabras de la investigadora Karen Canfell: “Nuestros hallazgos enfatizan en la importancia de actuar de inmediato para combatir el cáncer de cuello uterino en los tres frentes. En solo 10 años, es posible reducir las muertes por la enfermedad en un tercio y, en el próximo siglo, se podrían salvar más de 60 millones de vidas de mujeres. Esto representaría una ganancia enorme tanto en términos de calidad de vida como de vidas salvadas”.