Bótox vs. rellenos dérmicos: diferencias y posibles riesgos

- Por

La aplicación de bótox y los rellenos dérmicos son tratamientos cosméticos que se realizan mediante inyecciones. Estos no necesitan hospitalización ni implican que se realice una cirugía. Estos procedimientos son muy populares, en tan solo 2015 se habían realizado más de 9 millones de tratamientos en Estados Unidos. Si te decides hacer alguno de estos, debes saber cuáles son los riesgos y hasta qué punto pueden ayudarte a recuperar un look más juvenil.

El bótox y sus ventajas

El bótox es una bacteria purificada (toxina botulínica) que congela los músculos. Al hacer esto, reduce las líneas de expresión y las arrugas, lo que logra dar una apariencia de menor edad al paciente. Este procedimiento se ha especializado durante décadas por lo cuál es seguro de realizar.

El bótox bloquea las señales nerviosas de los músculos a los que se inyecta, de esta manera, el músculo se paraliza o congela. Es por esto que dejamos de ver algunas arrugas o líneas de expresión en el rostro. Hay marcas que distribuyen el bótox como Botox Cosmetic, Dysport o Xeomin.

Solo puede modificar las arrugas que son causadas por los movimientos de los músculos faciales, también llamadas “líneas de expresión”. Sin embargo, el bótox no puede ayudar con las “arrugas estáticas”, es decir las que se presentan en las mejillas o cuello. Además, no es un tratamiento permanente, después de cierto tiempo se necesita aplicar más dosis para continuar la reducción de las arrugas. El efecto dura de 3 a 4 meses y el costo promedio en los Estados Unidos es de 385 dólares por inyección.

También se deben considerar los posibles efectos secundarios como debilidad o parálisis en los músculos faciales; ardor, comezón o enrojecimiento en dicha zona; dolor, sangrado, hinchazón; dolores de cabeza o sequedad bucal; problemas al tragar, hablar o respirar; problemas de visión como visión borrosa.

Los rellenos dérmicos y sus variedades

Mientras tanto, los rellenos dérmicos contienen ingredientes que le regresan el volumen a áreas que se habían adelgazado por la edad. Esto es común en las mejillas, labios y alrededor de la boca. Estas sustancias fueron diseñadas para inyectarse en estas zonas y puedan devolver suavidad y volumen.

Algunas de las sustancias que se incluyen en los rellenos dérmicos son: calcio; ácido hialurónico, que se encuentra en fluidos y tejidos del cuerpo; polialcamida, un gel transparente que funciona en el cuerpo; ácido poliláctico, el cuál estimula la piel para producir más colágeno; y finalmente, microesferas de polimetilmetacrilato, un relleno semipermanente.

Dependiendo del relleno que se escoja se podrán ver los resultados, algunos de estos duran aproximadamente 6 meses, mientras que otros duran hasta los 2 años. Son los cirujanos plásticos los que deben aconsejar a sus pacientes cuál es el tipo de relleno más adecuado a su problema.

Los rellenos dérmicos pueden ayudar a mejorar las áreas que se ven “huecas” en el rostro, remover la sombra o la arruga debajo de los ojos, eliminar o suavizar las arrugas estáticas, especialmente en la parte inferior de la cara.

Algunos de los efectos secundarios de los rellenos dérmicos son: comezón, sarpullido, enrojecimiento, hinchazón o sangrado. Asimetría, bultos o incluso sobrecorrección de las arrugas. Daño a la piel que puede causar una herida o infección. Problemas de visión e incluso ceguera, también la muerte de células de la piel debido a que hay poco flujo de sangre al área.

El costo depende de quién provea el tratamiento y el tipo. Para las que tienen calcio, el costo es de 687 dólares en promedio. Ácido hialurónico, 644 dólares. Ácido polilático, 773 dólares, y microesferas de polimetilmetacrilato, 859 dólares. Esto es solo el costo del producto, sin embargo, no en todos los casos se necesita una jeringa completa. También se deben de tomar en cuenta los costos del profesional que aplique el tratamiento.

Con información de Medical News Today.