¿Los niños pueden enfermarse de COVID-19? | Nación Farma

¿Los niños pueden enfermarse de COVID-19?

- Por

Si bien los casos por el nuevo coronavirus en población pediátrica son muy escasos, un estudio realizado en China muestra que los niños pueden enfermarse de COVID-19. Además, se descubrió que los bebés y los niños pequeños son especialmente susceptibles y pueden desarrollar formas graves de la patología.

Los primeros datos proporcionados por China habían mostrado que la mayoría de las muertes por SARS-CoV-2 ocurrían entre pacientes mayores de 60 años o en personas que estaban afectadas por patologías subyacentes. 

Se ha observado que los síntomas en los pacientes pediátricos con COVID-19 son generalmente más benignos que los que afectan a los adultos, y su incidencia es considerablemente menor. Sin embargo, hay varios niños que se han visto gravemente afectados.

Niños enfermos de COVID-19 en China

En relación a la población de infantes, un estudio de casos en China, publicado por el Journal Pediatrics, dice que los niños pueden enfermarse de COVID-19 y experimentar síntomas graves, como disnea o falla respiratoria.

Además, se encontró que los niños pequeños, al igual que los bebés, eran especialmente vulnerables a la infección por el virus.

El Centro de Control de Enfermedades de China recibió informes de 2143 niños con el virus entre el 16 de enero y el 8 de febrero. De esos casos, el 34 % se confirmó con pruebas de laboratorio y el resto se clasificó como sospechoso de COVID-19. La media de edad de los pacientes pediátricos era de 7 años.

En cuanto al cuadro clínico experimentado:

  • El 4 % de los niños en el estudio no evidenciaron síntomas. 
  • Aproximadamente la mitad tenía síntomas leves.
  • Más de un tercio presentaba síntomas moderados.
  • El 6 % de los casos fueron graves, lo que representa 125 niños gravemente enfermos por el virus. De esos casos, 13 niños estaban en estado crítico y probablemente experimentaban de antes una insuficiencia respiratoria o alguna falla orgánica.
  • Un niño de 14 años de la provincia de Hubei murió el 7 de febrero.

Se pudo comprobar que su transmisión había sido de persona a persona.

Posibles explicaciones

Para poder explicar estos casos de mayor gravedad en los infantes de corta edad, la profesora asociada de pediatría del Baylor College of Medicine, la doctora Andrea Cruz, indicó: «La inmadurez del sistema inmunológico posibilita que los niños pequeños tengan más probabilidades de enfermarse». Por otro lado, debido a que los niños no han estado expuestos previamente a muchos patógenos, como es el caso de este virus, Cruz cree que sus sistemas inmunes no están preparados para combatir el COVID-19.

Lo más importante es que los niños constituyen el grupo de edad con menos casos confirmados a nivel mundial hasta el momento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Con respecto a esto, se especula que la sensibilidad y la madurez para la enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2), que se sabe que es por donde interactúa el SARS-CoV-2 para ingresar a la célula blanco, es menor en los infantes en relación con los adultos.

Como resultado de esta mortalidad más baja, nadie menor a 19 años ha muerto por el virus en los Estados Unidos, según un informe de morbilidad publicado el miércoles por los CDC.

Restricciones institucionales

En Estados Unidos, el gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió una orden ejecutiva declarando un desastre de salud estatal. En consecuencia, como medida precautoria, cerró todas las escuelas y prohibió las reuniones de más de 10 personas. Pero la orden no se aplica a los 17 000 centros de cuidado infantil del estado, por lo tanto, las instalaciones con licencia para cuidar niños permanecen abiertas.

Especialmente dirigido a las guarderías que están en funcionamiento, el doctor W. Clay Brown, autoridad local de salud del condado de Chambers, emitió un comunicado advirtiendo a los padres que eviten el cuidado externo de los niños, ya que «las guarderías siempre han sido una fuente de transmisión de enfermedades virales y deben evitarse si es posible durante esta crisis de salud».

Cuidados y precauciones

La orden del gobernador provocó que el Departamento de Regulación del Cuidado Infantil lanzara su plan de manejo de emergencias, basándose en el hecho de que los niños pueden enfermarse por COVID-19 y, posteriormente, transmitirlo a otras personas.

La semana pasada, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Texas dio nuevas orientaciones a los centros de cuidado infantil durante esta pandemia.

Con esta restricción en vigencia, solo los niños inscritos, el personal, los tutores y los trabajadores pertenecientes a algunas instituciones, como los agentes de la ley y los inspectores de licencias, pueden ingresar a los centros de cuidado infantil.

A quienes se les permita ingresar a estos centros, deben ser revisados ​​con controles de temperatura a diario para asegurar que estén asintomáticos.

Nota original pulsar aquí.