¿Cuál es el riesgo del coronavirus para los niños?

- Por

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19, ha infectado a casi 90 000 personas y ha causado más de 3 000 muertes.  Sin embargo, pocos niños han dado positivo por el virus.

El COVID-19 se detectó por primera vez en Wuhan, China, en diciembre de 2019. Se especula que brotó en los murciélagos. A la fecha, ha traído más muertes que las causadas por el SARS y por el MERS juntos. Sin embargo, el número de casos reportados como contagiados infantiles es de 1 %. De 44 000 casos confirmados de China, 416 son menores de 9 años y aún no se ha informado sobre muertes entre ese grupo poblacional.

Los investigadores consideran que el bajo impacto de los coronavirus en población infantil puede estar relacionado con tres variables.

  • El bajo número de niños expuestos al virus
  • El bajo número de niños infectados
  • Esa poca cantidad de pequeños infectados no desarrollan síntomas lo suficientemente graves como para presentarse para recibir atención.

Si los niños están infectados, pero tienen síntomas más leves, aún pueden jugar un papel crítico en la transmisión de COVID-19. Los niños son móviles, eliminan un gran volumen de virus, se congregan en grupos y tienen un riesgo menor de enfermedades graves, por lo que a menudo mantienen sus actividades diarias. 

Se ha demostrado que prevenir que los niños en edad escolar se infecten con influenza es una estrategia efectiva de prevención comunitaria. En ausencia de una vacuna COVID-19, es posible que se deba considerar el cierre de escuelas al buscar formas de disminuir la propagación de la comunidad si se descubre que los niños son transmisores clave de infección.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19 en niños?

Los médicos chinos informan que los niños infectados presentan tos, congestión nasal, secreción nasal, diarrea y dolor de cabeza. Menos de la mitad de los niños tienen fiebre. Muchos no tienen síntomas y la mayoría de los niños y adolescentes chinos con COVID-19 tuvieron infecciones leves y se recuperaron en una o dos semanas. 

Incluso los bebés, que tradicionalmente son más susceptibles a las infecciones respiratorias graves, presentan infecciones relativamente leves. La mayoría de los niños con COVID-19 presentan síntomas respiratorios que no se pueden distinguir de otros virus comunes, como la influenza y el rinovirus. Pero hasta ahora, todos los niños con COVID-19 confirmados han tenido familiares o contactos cercanos con infección confirmada.

En esta etapa, no está claro si las terapias antivirales son útiles en el tratamiento de COVID-19.

El COVID-19 se transmite por gotitas generadas cuando una persona infectada tose o estornuda. La infección puede transmitirse si una persona toca objetos o superficies donde una persona infectada tosió o estornudó y luego lleva sus manos a boca, nariz o cara.

La mejor manera de evitar la infección por COVID-19 (y la infección con cualquier otro virus respiratorio) es lavarse las manos con agua y jabón, usar un pañuelo de papel o la curva de su codo para cubrirse la boca cuando tose o estornuda. 

Las máscaras en la comunidad solo son útiles para evitar que las personas que tienen la enfermedad COVID-19 la transmitan a otros. Hay poca evidencia que respalde el uso generalizado de máscaras quirúrgicas en personas sanas para prevenir la transmisión en público y es casi imposible hacer que los niños pequeños las usen constantemente.

Una vacuna para COVID-19 todavía está lejos, aunque las autoridades sanitarias recomiendan vacunar a los niños contra influenza.

¿Qué es el COVID-19?

El COVID-19 es causado por una nueva cepa de virus que se descubrió en los años 60. Tienen una «corona» de proteínas azucaradas que los rodea cuando se los observa bajo un potente microscopio. Circulan en humanos y generalmente causan una enfermedad leve con tos y secreción nasal.

Tres nuevos coronavirus han surgido este siglo. En 2002-03, el SARS-CoV (coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo) que brotó en China y se extendió a América del Norte, América del Sur y Europa. Se registraron más de 8 000 casos y alrededor de 10 % de los infectados murieron.

El MERS-CoV (coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente) apareció en los camellos de Arabia Saudita, en 2012, y luego produjo un gran brote en humanos en Corea del Sur en 2015. Se han reportado casi 2500 casos y 34 % de los infectados murieron.

La infección por SARS-CoV y MERS-CoV en niños tuvo menor incidencia de lo esperado, pues 3.4 % de los casos de coronavirus MERS en Arabia Saudita fueron en niños, donde 15 % de la población tiene menos de 19 años. El SARS tuvo un patrón similar: la tasa de infección reportada en niños menores de 14 años fue mucho menor que en los grupos de mayor edad. 

Con información de Science Alert