FDA aprueba nuevo medicamento para niños con diabetes tipo 2 | Nación Farma

FDA aprueba nuevo medicamento para niños con diabetes tipo 2

- Por

La Food and Drugs Administration (FDA) aprobó Victoza (liraglutida) inyectable para su uso pediátrico en personas de 10 años o más con diabetes tipo 2.

Se trata del primer fármaco sin insulina desde que la metformina se admitió como tratamiento para pacientes pediátricos en el 2000.

Tras varios estudios, Victoza ha mostrado mejorar los niveles de azúcar en la sangre al actuar como el péptido similar al glucagón (GLP-1), una hormona que libera el azúcar cuando el cuerpo la necesita.

De acuerdo con el comunicado de la FDA, Victoza ayuda a ralentizar la digestión, previene la generación excesiva de glucosa en el hígado y ayuda al páncreas a producir más insulina cuando es necesario.

Por supuesto, indican los expertos, Victoza no es un sustituto de la insulina y no está indicado para pacientes con diabetes tipo 1 o cetoacidosis diabética, una condición en la que el cuerpo rompe la grasa muy rápido debido a los bajos o nulos niveles de insulina.

Por otro lado, Victoza se administra para reducir el riesgo de desórdenes cardiovasculares o estabilizarlos; aunque esta última características aún no se ha comprobado en niños.

La FDA indica que la eficacia de Victoza para pacientes con diabetes tipo 2 se ha estudiado ampliamente en pruebas controladas con placebo en adultos y en un ensayo controlado con 134 pacientes pediátricos de 10 años o más durante 26 semanas.

Los resultados de dicho análisis mostraron que alrededor del 64% de los pacientes tuvieron una reducción en su hemoglobina A1c (HbA1c) por debajo del 7% con Victoza. En cambio, de quienes tomaron el placebo, sólo el 37% redujo la A1C.

Estos resultados se produjeron incluso cuando los pacientes tomaron insulina al mismo tiempo.

La HbA1c es un análisis de sangre que se realiza de forma rutinaria para evaluar qué tan bien se controla la diabetes de un paciente. Entre más bajo sea el número, mejor control de la enfermedad.

En el caso de los pacientes adultos que tomaron Victoza con insulina u otros medicamentos para aumentar la producción de esta, tuvieron mayor riesgo de hipoglucemia; en los niños, el riesgo de hipoglucemia aumentó independientemente de si tomaban otros tratamientos para la diabetes.

La información de Victoza incluye una advertencia para pacientes y profesionales de la salud acerca del incremento en el riesgo para desarrollar tumores de la tiroides.

Por ese motivo, se recomienda que quienes tengan antecedentes familiares de carcinoma medular tiroideo no deben usar este medicamento. Del mismo modo, se sugiere a los pacientes con síndrome de neoplasia endocrina múltiple abstenerse de Victoza.

Otras de las advertencias es sobre pancreatitis; hipoglucemia cuando se usa con otros medicamentos como insulina o sulfonilurea; insuficiencia renal; hipersensibilidad, y enfermedad agusta de vesícula biliar.

Los efectos secundarios más comunes son náuseas, diarrea, vómitos, disminución del apetito, indigestión y estreñimiento.

Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no la utiliza de forma eficaz. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia.

Existen dos tipos de diabetes:

  • la 1, caracterizada por la ausencia de síntesis de insulina;
  • y la 2, la cual tiene su origen en la incapacidad del cuerpo para usar la insulina como consecuencia, usualmente, del exceso de peso y la inactividad física.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican existen 422 millones de adultos con esta enfermedad. En México, la diabetes es la segunda causa de mortalidad; y, aunque suele darse en la mediana edad, es cada vez más común en niños y jóvenes.

Sin control, este padecimiento puede desencadenar accidentes cerebrovasculares, ceguera, ataques cardiacos, insuficiencia renal y amputación de miembros.

Las recomendaciones para evitar el desarrollo de dibetes son:

  • mantener una alimentación saludable;
  • hacer ejercicio;
  • controlar el peso y el índice de masa corporal;
  • realizarse pruebas médicas;
  • seguir los consejos de su especialista de la salud.