Experimentan el uso de drones para transportar órganos destinados a trasplante

- Por

Hoy en día, el acceso a nuevas tecnologías ha ido cambiando la forma en la que se llevan a cabo ciertas actividades. Desde el uso de computadoras como herramienta diaria para el trabajo, hasta el uso de grandes máquinas en la industria. Lo que casi toda la aplicación de la tecnología tiene en común, es facilitar las actividades y de paso hacerlas más eficientes.

Uno de los casos que ha llamado la atención es el uso de drones por parte de Amazon para servicio de entrega de paquetes. La ventaja del nuevo servicio es la rapidez, ya que hay pocos obstáculos para las pequeñas aeronaves. Por otro lado, el doctor Joseph R. Scalea de la Universidad de Maryland ha implementado el uso de drones en el transporte de órganos para trasplantes.

Tiempo, un factor clave en los trasplantes

El procedimiento del trasplante de un órgano es complejo, en primer lugar se debe considerar la compatibilidad entre el donante y el receptor, sin embargo esto es sólo el principio. Considerando que ya se tiene la pareja donador y receptor, uno de los principales obstáculos es el transporte del órgano. Por la naturaleza del procedimiento y de los órganos, el embalaje debe ser estéril y garantizar la conservación de los tejidos. Entonces, para evitar daños en los tejidos, es bastante importante que el órgano llegue lo antes posible al receptor.

En un procedimiento donde cada minuto cuenta, el doctor Scalea considera que el transporte de los órganos debía mejorar. Ya que no es para menos, en la experiencia de Joseph, algunos órganos han tardado hasta 29 horas en llegar a su destino, lo que a final de cuentas afecta en el éxito del trasplante. Para evitar contratiempos, la solución propuesta al problema del transporte fue el uso de drones.

Primera prueba, el transporte de un riñón

Como resultado de la colaboración entre el doctor Joseph y un equipo de ingenieros, se desarrolló el primer dron creado para transportar órganos y tejidos. Una vez construido, era necesario realizar pruebas, es entonces donde entra el caso de la enfermera Trina Glipsy.

Para el 2011, la señora Glipsy comenzó a mostrar problemas con el riñón, poco después ella requeriría diálisis. Pero no fue hasta hace poco, que se encontró un donador para Trina.

Para mover el riñón hasta el hospital donde Trina recibiría el trasplante, el equipo de la Universidad de Maryland probó la pequeña aeronave en un caso real.

Vídeo de la Universidad de Maryland sobre el primer transporte de órganos por medio de drones.

La aeronave no es como cualquier dron comercial, cuenta con varios sensores para monitorear el clima y el paquete, registrando la temperatura y condiciones del embalaje. Además, es posible seguir la trayectoria en tiempo real, algo que no se había implementado con el transporte tradicional para trasplantes.

Finalmente, cumplieron el objetivo: transportar el riñón en buenas condiciones hasta el hospital, dando una segunda oportunidad a la señora Glipsy. Aún no se ha llevado el proyecto a mayor escala, sin embargo, el éxito reciente abre camino a un transporte más eficiente y rápido, independiente del tráfico local y de las condiciones del terreno.

Artículo original publicado en el portal del Centro Médico de la Universidad de Maryland. Con información adicional del periódico New York Times y del portal sobre donación de órganos del gobierno de Estados Unidos.