Cien cirujanos de Nueva York realizan trasplante de rostro completo | Nación Farma

Cien cirujanos de Nueva York realizan trasplante de rostro completo

- Por

Cameron Underwood tenía sólo 26 años cuando perdió su mandíbula inferior y su nariz debido a un autodisparo. Adicionalmente, Cameron tuvo daño en sus maxilares y paladar.

Por fortuna, más de 100 médicos de la New York University (NYU) Langone, de Nueva York, trabajaron para realizarle una cirugía plástica para devolverle su rostro.

El trasplante se llevó a cabo el 5 de enero de 2018 y duró 25 horas. Fui así que Cameron se convirtió en uno de los pacientes más jóvenes en un procedimiento quirúrgico de este tipo.

Gracias al trabajo de los médicos y a una tecnología de impresión en 3D para asistir la cirugía, Underwood ha sido capaz de seguir con su vida normal y de ser más abierto con sus familiares acerca de sus sentimientos. Fue dado de alta en febrero; pero permaneció en Nueva York para rehabilitación.

Si bien el trasplante de Cameron no es el primero en la historia, es reconocido porque la tecnología utilizada en su cirugía permitió avances en la medicina estética; además, el tiempo de espera entre la lesión y el trasplante fue de alrededor de 6 meses, el periodo más corto notificado en Estados Unidos.

El donante del rostro se llamaba William Fisher, tenía 23 años; era aspirante a cineasta y escritor.

Eduardo D. Rodriguez fue el médico encargado de la cirugía de Cameron; Underwood fue su tercer paciente en trasplante de rostro. Junto a su equipo, Rodriguez dio a conocer el reporte de las tecnologías y procedimientos que se utilizaron.

Nuevas tecnologías, mejores cirugías

Para lograr el trasplante, los especialistas usaron tecnologías de vanguardia con un alto nivel de precisión; entre ellas:

  • Planeación quirúrgica a través de modelos computacionales en 3D.
  • Guías de corte impresas en 3D adaptadas al paciente.
  • Navegación intraoperatoria.
  • Escaneo intraoperatorio CAT.

Los cirujanos usaron las partes medias e inferiores de la cara y cráneo del donante. Reemplazaron y reconstruyeron las mandíbulas superior e inferior de Cameron Underwood; 32 dientes y encías; el techo y piso de la boca; los párpados y las mejillas inferiores; así como parte del pasaje nasal y la nariz.

Para conservar la identidad del rostro donado, crearon una máscara con las características del donante a través de impresión 3D.

Después de que el trasplante fue realizado y la inflamación del paciente cedió; los médicos realizaron varias cirugías menores para mejorar el aspecto estético. Según declaraciones del Dr. Rodriguez, los avances tecnológicos han mejorado la capacidad de la medicina estética para hacer frente a casos más complejos con mayor precisión en la estética y funcionalidad.

Asimismo, indicó que estos avances ayudan a evaluar a los donantes y receptores con mayor rapidez.

En el siguiente video se puede ver el procedimiento para el trasplante de rostro en Cameron Underwood:

El primer trasplante realizado por el equipo de Rodriguez les tomó aproximadamente 36 horas; por lo que reducir una cirugía en 11 horas es muy significativo. Por supuesto, las mejoras no sólo se vieron en la sala de operaciones, también se dieron en la recuperación:

  • La duración total de estancia en el hospital fue de 37 días, en comparación con los 62 del primer paciente de trasplante que trataron.
  • El tiempo de cuidados intensivos pasó de 51 a 23 días.
  • Y la rehabilitación fue de sólo 7 días.

Trasplantes que son cada vez más reconocidos

El trasplante de rostro de Cameron no es el primero ni el más famoso. En 2005, se llevó a a cabo el primer trasplante; desde entonces, han sido 40 pacientes quienes han tenido una cirugía de este tipo.

En 2010, médicos españoles realizaron el primer trasplante total de rostro.

Uno de los trasplantes más sonados fue el de Katie Stubbleflied, quien con sólo 18 años intentó suicidarse; sin embargo, la bala que se disparó sólo le desfiguró el rostro. A los 22 años compartió su experiencia con la revista National Geographic; la cual siguió de cerca el procedimiento y sus resultados.

En Estados Unidos, este tipo de cirugías no son cubiertas por el seguro médico; la mayoría de los trasplante se han realizado con bajo subvenciones de investigación, principalmente del Departamento de Defensa. No obstante, el caso de Underwood dio otro giro, pues una tercera parte de la cirugía fue pagada a través de un seguro particular; de igual forma, cubrieron la atención posterior, un gasto importante si tomamos en cuenta que este tipo de pacientes deben tomar medicamento antirrechazo durante toda su vida.