La dexametasona salva a pacientes con COVID-19 | Nación Farma

La dexametasona salva a pacientes con COVID-19

- Por

El uso de un corticoide barato y de gran disponibilidad puede ayudar a los enfermos graves por coronavirus, según afirman expertos del Reino Unido.

Este es un esteroide que se ha utilizado desde principios de la década de 1960 para tratar una amplia gama de afecciones, como la artritis reumatoide y el asma.

Este antiguo corticoide parece aminorar parte del daño que ocurre cuando el sistema inmunitario se ve sobrestimulado, en medio de una tormenta de citoquinas, que puede ser mortal.

Dexametasona y resultados

De todos los pacientes que ingresan con COVID-19, la mayoría se recupera sin desarrollar mayores complicaciones. Alrededor de 19 de cada 20 pacientes con coronavirus se recuperan sin que ingresen ​​en el hospital. Pero algunos pueden necesitar oxígeno o ventilación mecánica. Estos son los casos de alto riesgo para los que la dexametasona parece ser de mayor utilidad.

Es por eso por lo que se realiza el ensayo clínico más grande del mundo que testea varios de los tratamientos existentes, para ver si también funcionan para la COVID-19.

En el ensayo, dirigido por un equipo de la universidad de Oxford, se administró dexametasona a unos 2000 pacientes del hospital y se comparó con más de 4000 a los que que no se les administró el medicamento.

Para los pacientes con ventilación mecánica, reduce el riesgo de muerte del 40 % al 28 %. Para los que necesitan oxígeno, disminuye la mortalidad del 25 % al ​​20 %.

El jefe de la investigación, el profesor Peter Horby, dijo: «Este es el único medicamento, hasta ahora, que ha demostrado que reduce la mortalidad, y la reduce significativamente. Es un gran avance».

El investigador principal, el profesor Martin Landray, dijo que los hallazgos sugieren que se podría salvar una vida cada ocho pacientes con ventilación mecánica y una cada 20-25 tratados con oxigenoterapia.

«Hay un beneficio claro, claro», dijo.»Este es un medicamento que está disponible a nivel mundial».

«Cuando sea apropiado, los pacientes del hospital deben recibirlo sin demoras», dijo el profesor Landray.

Pero la gente no debe salir y comprarlo para llevar a casa. La dexametasona no parece ayudar a las personas con síntomas leves de coronavirus que no necesitan ayuda con su respiración.

Contra la tormenta de citoquinas

Según los investigadores, si este medicamento se hubiera utilizado para tratar pacientes en el Reino Unido desde el comienzo de la pandemia, se podrían haber salvado hasta 5000 vidas.

Actualmente, el gobierno del Reino Unido tiene disponibles unas 200 000 dosis del fármaco, que se pondrán a disposición de los pacientes.

El primer ministro Boris Johnson dijo que estos hallazgos con respecto a la dexametasona merecen ser celebrados como «un logro científico británico notable» y agregó: «Hemos tomado medidas para asegurarnos de tener suficientes suministros, incluso en el caso de un segundo pico».

El director médico de Inglaterra, el profesor Chris Whitty, dijo que salvará vidas en todo el mundo. Por ejemplo, puede ser de gran beneficio en los países más pobres que tienen un alto número de enfermos por COVID-19.

La prueba de recuperación, que se realiza desde marzo, también analizó el medicamento hidroxicloroquina, que terminó por abandonarse en medio de preocupaciones de aumentos de muertes y de problemas cardíacos como la arritmia.

Dexametasona versus remdesivir

También los investigadores han probado el medicamento antiviral remdesivir, que parece acortar el tiempo de recuperación para las personas afectadas por el SARS-CoV-2. También se encuentra disponible en el National Health Service (NHS).

Aparte de que la dexametasona salva pacientes con COVID-19, su uso tiene una larga data y su bajo costo facilita su adquisición. Eso es algo muy positivo porque significa que los pacientes de todo el mundo podrían beneficiarse con ella de inmediato.

El medicamento se administra por vía intravenosa si el paciente se encuentre en la unidad de cuidados intensivos y en forma de tabletas para aquellos con enfermedades menos graves.

Hasta ahora, el otro fármaco que brinda beneficios comprobados para los pacientes con COVID-19 es el remdesivir, que se ha utilizado para el ébola.

El remdesivir es un inhibidor de la ARN polimerasa viral, con una eficacia que ha sido demostrada in vitro contra el virus SARS-CoV-2.

El ensayo de tratamiento comparó el remdesivir con un placebo entre 1063 pacientes ingresados ​​en el hospital con infección por SARS-CoV-2 y por hipoxia.

Se ha demostrado que reduce la duración de la sintomatología del coronavirus de 15 a 11 días. Pero la evidencia no fue significativa en cuanto a la reducción de la mortalidad.

Los hallazgos, según los autores, apoyan el uso temprano del tratamiento con remdesivir en pacientes con COVID-19 para prevenir la progresión de la neumonía.

A diferencia de la dexametasona, remdesivir es un medicamento nuevo con suministros limitados y cuyo precio de venta aún se desconoce.