Bloquear el ingreso del coronavirus a las células podría prevenir la infección | Nación Farma

Bloquear el ingreso del coronavirus a las células podría prevenir la infección

- Por

Las últimas investigaciones muestran que se podría impedir la entrada del nuevo coronavirus a las células, al bloquear su interacción con algunos receptores específicos o mediante el uso de un medicamento. Además, los anticuerpos neutralizantes del virus del SARS-CoV-2 también pueden reducir la capacidad del nuevo coronavirus de infectar las células in vitro. 

Considerando que los casos de COVID-19 a nivel mundial son más de 100 000, los investigadores están haciendo enormes esfuerzos para prevenir nuevas infecciones.

El nuevo coronavirus, bautizado oficialmente como SARS-CoV-2, presenta notables similitudes con otros virus de la familia, particularmente aquellos que causan SARS y MERS, por lo que los estudios que recopilaron información sobre ellos pueden ser útiles para este nuevo patógeno.

Una entrada siempre presente

Cuando los virus infectan una célula, lo hacen mediante un proceso de dos etapas. El primer paso consiste en hacer una conexión con un receptor en la superficie de la célula. Para esto, los coronavirus requieren que las proteínas específicas en la envoltura viral, llamadas proteínas de espiga (S), se sometan a una modificación bioquímica: el cebado de la proteína S.

Este paso hace que las enzimas responsables de la modificación de la proteína S sean objetivos terapéuticos potenciales, ya que al inhibir su mecanismo de acción, se podría evitar que el virus ingrese a la célula.

El segundo paso consiste en la fusión con una membrana celular, ya sea en la superficie de la célula o en una ubicación interna.

Hasta ahora se sabía que el SARS-CoV-2 se vale de la proteína S, que encaja en el receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2) como la llave a una cerradura, lo que permite su entrada en la célula humana.

La ECA2 participa en la degradación de la angiotensina, una molécula que controla la tensión arterial y se expresa fisiológicamente en varios tejidos. Este hecho la convierte en una vía de ingreso segura para el coronavirus, porque esta importantísima proteína siempre va a estar disponible para introducir su material genético en la célula.

Por lo observado, los investigadores sugieren que la ECA2 podría funcionar como una «traba» que impida que el virus SARS-CoV-2 se fije a las células humanas y que comience la infección.

Dos nuevas investigaciones

Recientemente, aparecieron dos artículos en la revista Cell que dan cuenta de cómo el SARS-CoV-2 infecta a las células. Este aspecto es fundamental para comprender cómo ciertas moléculas presentes en las superficies celulares facilitan la fijación y la penetración viral. Este entendimiento es clave para dar con estrategias que detengan el ciclo reproductivo viral antes de que se inicie.

Ambos estudios indican que el SARS-CoV-2 utiliza el mismo mecanismo de entrada viral que el del virus del SARS (SARS-CoV). El objetivo de ambos equipos es buscar formas de interrumpir este proceso utilizando un inhibidor enzimático y anticuerpos contra el virus del SARS.

El autor principal de un estudio es Stefan Pöhlmann, de Gotinga, Alemania, que junto a sus colegas muestra nueva evidencia de que la proteína S del SARS-CoV-2 se une al mismo receptor que la proteína S del virus del SARS: el receptor de la ECA2.

Además de proporcionar evidencia adicional del papel de ECA2, el equipo también observó que, como el SARS-CoV, la proteína S del coronavirus usa la proteasa TMPRSS2 para modificar la proteína S previo a la fusión.

Estos hallazgos demostraron además que «el mesilato de camostat, un inhibidor de TMPRSS2, bloquea la infección por SARS-CoV-2 de las células pulmonares».

El mesilato de camostat es un medicamento aprobado en Japón para el tratamiento de la pancreatitis. Pero, en este caso, «nuestros resultados sugieren que el mesilato de camostat también podría proteger contra el coronavirus, aunque esto debería ser investigado en ensayos clínicos», concluye el investigador Markus Hoffmann.

Anticuerpos neutralizantes contra SARS-CoV-2

Los científicos también estudiaron si los anticuerpos producidos por pacientes que tenían un diagnóstico previo de SARS evitarían la fijación y la penetración del SARS-CoV-2 en las células.

Descubrieron, a partir de un modelo de laboratorio, que los anticuerpos contra la proteína S del SARS-CoV reducían la infección celular. También observaron resultados similares con anticuerpos producidos en conejos contra proteínas S.

Si bien aclaran que la confirmación con virus infecciosos está pendiente, «nuestros resultados indican que las respuestas de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-S podrían ofrecer cierta protección contra la infección por SARS-CoV-2, lo que puede tener implicaciones para el control de brotes».

Otros esfuerzos

El equipo de David Veesler, profesor en la universidad de Washington en Seattle, proporciona más evidencia de que el virus ingresa a las células blanco a través del receptor de la ECA2, en un artículo publicado en Cell.

También encontraron anticuerpos contra fragmentos de la proteína S del SARS, lo que podría significar un blanco para posibles vacunas. El equipo demostró que el suero con anticuerpos de cuatro ratones diferentes podía reducir la infección en un 90 %, empleando un modelo de virus en el laboratorio que contiene el SARS-CoV-2 S. Un hallazgo prometedor, sin duda, que junto con otros se probarán en ensayos clínicos para demostrar su eficacia y su seguridad.

Por su parte, la Agencia Europea de Medicamentos anunció el mes pasado que estaba tomando «medidas concretas para acelerar el desarrollo y la disponibilidad de medicamentos para el tratamiento y para la prevención del nuevo coronavirus».

Mientras tanto, en los Estados Unidos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos está colaborando con Janssen Research and Development para desarrollar una vacuna contra el SARS-CoV-2.