¿Se puede compartir un ventilador entre pacientes con COVID-19? | Nación Farma

¿Se puede compartir un ventilador entre pacientes con COVID-19?

- Por

Dada la pandemia por SARS-CoV-2, un estudio de EE. UU. propone esta idea para mantener vivos a los cientos de miles de personas que lo necesitarán durante este crítico período.

Un respirador o ventilador mecánico es una máquina que ayuda a una persona a respirar. Esta función la realiza al introducir y al extraer el aire de los pulmones, con el fin de suplir la ventilación pulmonar espontánea.

Este aparato entrega oxígeno por medio de un tubo colocado en la boca o en la nariz, o a través de un orificio en la parte frontal del cuello.  

Respirador “múltiple” virtual

Según un estudio de factibilidad publicado el 2006 en la revista Academic Emergency Medicine, un grupo de emergentólogos de EE. UU. dice que es posible compartir un ventilador por la pandemia de COVID-19. Esto se debe a que los médicos pueden reconfigurar los ventiladores existentes para que estos equipos atiendan a dos o cuatro pacientes simultáneamente, en lugar de uno solo a la vez.

En resumen, el estudio muestra que un ventilador se puede modificar con adaptadores y con tubos en forma de T para que tenga cuatro puertos, uno para cada paciente, según indicó la doctora Charlene Irvin Babcock, quien coescribió el estudio con su colega Greg Neyman

Su experimento simuló las condiciones de los pulmones de cuatro adultos que pesaban 70 kilogramos, los que obtenían ventilación durante 12 horas. Sin embargo, Babcock advirtió que transformar un ventilador de esta manera está «fuera de la norma», pues no está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). 

Este estudio fue elaborado con posterioridad al 11 de septiembre y al huracán Katrina, pero dada la masividad de esta pandemia por el SARS-CoV-2, uno de los autores del estudio publicó un tutorial en YouTube para mostrar cómo esta idea podría funcionar para pacientes con dificultades respiratorias, en caso de falta de respiradores.

«En ese estudio, solo analizamos equipos simples disponibles en el departamento de emergencias y una forma de modificar el ventilador para ventilar a cuatro pacientes», manifestó Babcock en el video.  

Con pacientes reales

Pero esta idea fue tomada y utilizada por el doctor Kevin Menes, un médico que atendió emergencias durante la masiva llegada de víctimas de los tiroteos sucedidos en el concierto de música country de Las Vegas 2017. 

Dada la enorme cantidad de lesiones penetrantes y de daños en el SNC, Menes intubó a muchos pacientes en un corto tiempo, por lo que se quedaron sin ventiladores.

Menes había residido con Neyman, por lo que estaba al tanto del estudio del ventilador. Entonces, ordenó que cada uno se reconfigurara con un tubo en T para que pudiera servir a dos pacientes. Como resultado, «fue muy exitoso», dijo Babcock. Y agregó: «Pudo mantenerlos con vida durante horas mientras esperaban que entraran los soportes del ventilador exterior para satisfacer las necesidades del paciente».

Con el COVID-19 extendiéndose rápidamente por EE. UU., el NewYork-Presbyterian Hospital en Manhattan comenzó a practicar el uso compartido del ventilador. Actualmente, este centro hospitalario está poniendo a dos personas en un solo ventilador. 

Dificultades prácticas

Sin embargo, en un comunicado publicado el 26 de marzo, las sociedades médicas de todo el país se manifestaron contrarias a esta práctica: «No se debe intentar compartir ventiladores mecánicos porque no se puede hacer de manera segura con el equipo actual. La fisiología de los pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) de inicio de COVID-19 es compleja». 

Además, argumentan que, incluso en circunstancias ideales, del 40 % al 60 % de los pacientes ventilados con SDRA y con enfermedad pulmonar fallecen. Entonces, son partidarios de emplear el ventilador con el paciente que tiene las mayores probabilidades de salir beneficiado.

La declaración está respaldada por las siguientes entidades que reúnen personal sanitario: la Society of Critical Care Medicine (SCCM), American Association for Respiratory Care (AARC), American Society of Anesthesiologists (ASA), Anesthesia Patient Safety Foundation (ASPF), American Association of Critical‐Care Nurses (AACN y American College of Chest Physicians (CHEST).

Incluso Babcock admite que usar un ventilador para varias personas es una labor compleja, porque los médicos tendrían que emparejar pacientes con tamaños de pulmones similares.

Por otra parte, los pacientes deben respirar con la misma resistencia al flujo de oxígeno proporcionado por el ventilador, pues «no querría colocar a un paciente con broncoespasmo severo con un paciente que no presenta este cuadro».

Aunque usar el mismo ventilador para varias personas podría diseminar gérmenes, en este caso del COVID-19, comparten el virus de todos modos.

Solo en emergencias

Ante la pregunta de si se puede compartir un ventilador entre pacientes con COVID-19, dada la grave situación, EE. UU. propone compartir un ventilador solo de manera temporal para aquellos casos en los que hay un «aumento de desastres que involucra a múltiples víctimas con insuficiencia respiratoria», escribieron los investigadores. 

Los pacientes con COVID-19 generalmente necesitan ventilación artificial durante más de 12 horas, lo que corresponde a la cantidad de tiempo analizada en el estudio. 

Mientras tanto, los estados están intentando adquirir ventiladores de manera desesperada. Por ejemplo, el gobernador demócrata Andrew Cuomo anunció que Nueva York ha adquirido alrededor de 7000 ventiladores, pero necesita unos 30 000 más. Algunas compañías también están modificando su producción para poder fabricarlos, incluidas SpaceX y Tesla, propiedad de Elon Musk.

Para leer el artículo original, pulsar aquí.


Etiquetas: