Advierten los peligros del alcohol en el desarrollo de cáncer

El alcohol es normalmente asociado a enfermedades como  cirrosis o alcoholismo, sin embargo recientes investigaciones dictadas por importantes instituciones como la American Society of Clinical Oncology (ASCO) han dado a conocer la potencialidad del consumo regular de alcohol para el desarrollo de distintos tipos de cáncer.

Según su publicación Alcohol and Cancer: A Statement of the American Society of Clinical Oncology en el Journal of Clinical Oncology, la ingesta de alcohol es considerado como un factor cancerígeno en humanos. También asegura que aunque su consumo en bajas dosis tiene impacto, mientras  mayor es el consumo en forma cotidiana será mayor la probabilidad de obtener algún tipo de cáncer relacionado al alcohol.

Con esto los científicos de ASCO aclaran que controlar y limitar el alcohol es una buena forma de prevenir cáncer como el utilizar bloqueador solar lo es de desarrollar enfermedades de la piel.

Según el National Cancer Institute las bebidas alcohólicas pueden contener distintos tipos de componentes cancerígenos como nitrosaminas, fibras de asbesto, fenoles e hidrocaburos.

Además de estos factores externos existen procesos biológicos en el cuerpo humano ocasionados por el alcohol y que están relacionados con el desarrollo de cáncer como lo es la metabolización del etanol que causa daños en el ADN y distintas proteínas, la oxigenación de moléculas en el cuerpo que ocasionan problemas al ADN, proteínas y lípidos, el incremento de los niveles de estrógeno en la sangre y a través de crear un mal funcionamiento en el cuerpo que evita la absorción correcta de nutrientes como la vitamina A, B,C, D, E y carotenoides.

Estos factores pueden incrementarse cuando el paciente además de estar bajo una rutina de consumo cotidiano de alcohol, genéticamente está influenciado con los genes codificadores de las enzimas encargadas de la metabolización.

La importancia de esta relación entre el cáncer y el alcohol es tal que tan solo en 2012 de forma global se identificó que  5.5% de nuevos casos de cáncer y el 5.8% de las muertes ocasionadas por esta enfermedad son atribuibles al factor de riesgo que el alcohol genera.

Específicamente en México  se sabe que en la población entre 12 y 65 años edad el 66.5% de ellos son bebedores regulares al mismo tiempo que el cáncer es considerada una de las enfermedades que más muertes causa en el país.

Existe evidencia de que el alcohol influye en la aparición de cáncer de laringe y orofaringe, cáncer de esófago, carcinoma hepatocelular, cáncer de mama, cánceres pancreáticos,  gástricos  y cáncer de colon en relación al consumo moderado de la sustancia aunque se sabe el riesgo  puede aumentar con el uso prolongado y exagerado. Específicamente el consumo de alcohol en grandes periodos de tiempo incide en gran manera en la aparición de cáncer de cabeza y cuello.

Por esto la American Heart Association, American Cancer Society, y el US Department of Health and Human Services ha determinado y emitido como recomendación como límite diario la ingesta de una o dos bebidas para en el caso del sexo masculino y una bebida para el sexo femenino como estrategia para no caer ante situaciones de riesgo de cáncer. Sin embargo países como México registran que el 50% de las mujeres consumidoras toman entre una y dos bebidas y el 6% de ellas realiza un consumo intenso. En relación a los hombres el 23% de ellos ingiere más de seis tragos.

Dado el gran número de bebidas alcohólicas con distintos niveles y porcentajes de este químico es complicado para las autoridades determinar números exactos para la aparición de sus factores de riesgo específicos.

Por otro lado cuando se realiza un consumo cotidiano de alcohol y tabaco se forma una combinación en la que  los riesgos de cáncer son mucho mayores que los riesgos para aquellos que solo beben alcohol o solo fuman cigarros.

En Estados Unidos el 70% de la población desconoce el alcohol como un factor de riesgo y es a partir de este hecho es que instituciones como ASCO han comprometido sus esfuerzos a lograr que el alcohol sea considerado como un factor de riesgo importante por lo que promueven recomendaciones hacia las autoridades entre las que destaca la regulación de los números de venta de alcohol y el aumento de precios e impuestos.

Además ASCO buscará  que se reconozca la identificación de este factor de riesgo de cáncer respecto a su  característica potencial de disminuir los números de consumidores y por ende de casos de cáncer y alcoholismo convirtiendo esto en una estrategia  de salud pública.

 

Discusión