En la UNAM se estudian efectos del estrés con control de tiroides y glucocorticoides

- Por

La doctora Patricia Joseph Bravo, junto con su equipo de colaboradores del Instituto de Biotecnología de la UNAM, estudia de los efectos del estrés en el metabolismo mediante el control de hormonas tiroideas y glucocorticoides.

De acuerdo con la doctora Joseph, los niveles de hormonas tiroideas dependen de la actividad de las neuronas del hipotálamo que secretan la hormona liberadora de tirotropina (TRH), es decir las hormonas que se estimulan cuando el cuerpo vive una situación que demanda energía.

Cuando la TRH llega a la glándula pituitaria, causa la liberación de tirotropina en la sangre; ésta viaja a la tiroides para regular la síntesis y liberación de hormonas tiroideas. Con estudios experimentales con ratas de laboratorio, investigan los efectos del estrés en distintas etapas del desarrollo en la actividad del eje hipotálamo-glándula pituitaria-tiroides (HPT).

La doctora Patricia Joseph Bavo estudia los efectos del estrés en el metabolismo

Dra. Patricia Joseph Bravo. Fuente: Conacyt

El estrés neonatal influye en la etapa adulta

Para entender los efectos del estrés en el eje HTP, los investigadores colocaron ratas de laboratorios en jaulas;  dentro, las ratas realizaron ejercicio de forma intermitente en una rueda giratoria. Gracia a esa actividad física pierden grasa; y activan el eje tiroideo de manera proporcional a la cantidad de ejercicio que hacen.

Tras varias observaciones a esa actividad, los científicos se dieron cuenta de que, si las ratas adultas eran sometidas a estrés crónico previo, no había activación del eje ni perdían grasa; aunque, por otro lado, su secreción de corticosterona sí fue mucho mayor, sobre todo en los machos.

A partir de estos resultados, decidieron estudiar si la historia de un individuo puede determinar la respuesta del eje tiroideo; es decir, si el haber padecido estrés neonatal o en la adolescencia influye en la manera en que un adulto responde a un elemento estresante.

Para medir esos efectos, utilizaron el método de “separación materna” con las ratas de laboratorio.

Alejaron a las crías de sus madres tres horas diarias durante las primeras tres semanas de vida, que es el tiempo de lactancia en esos animales. La importancia de esta etapa es que, a través del acicalamiento, las crías reciben estímulos en la piel, liberan serotonina en el hipocampo y se promueve la síntesis del receptor de glucocorticoides.

Los investigadores aseguran que, cuando existe esa separación, el ADN del gen del receptor de glucocorticoides se modifica epigenéticamente y permanece así toda la vida. Esta expresión deficiente ocasiona un aumento de glucocorticoides causado por estrés prolongado. Cuando eso sucede, aparecen daños metabólicos y en el comportamiento.

Estudios en ratones de laboratorio muestran que hay menor resistencia a estresores cuando se viven situaciones de estrés durante la lactancia o adolescencia

Fuente: Pixabay

De hecho, en los ratones que sufrieron separación materna, se observó mayor ansiedad en pruebas conductuales; al ser introducidos en un cuarto frío (a 4°C), no presentan aumento de TRH en el hipotálamo ni de hormonas tiroideas en suero. Además, si se someten a estrés agudo en su etapa adulta, los niveles de corticosterona aumentan y bajan en las hormonas tiroideas.

Otros resultados preliminares —obtenidos de muestras de ratas sometidas a estrés durante la pubertad y adolescencia—; mostraron la disminución de la respuesta del eje tiroideo a situaciones de demanda energética, al frío y al ejercicio voluntario.

Se registró una diferencia notable en las respuestas de los ejes tiroideo y adrenal en hembras y machos.

Los científicos detectaron que los machos son más susceptibles cuando se estresan en etapa de lactancia; pues no fueron tan resistentes ante los efectos del estrés como las hembras. Sin embargo, pasa lo contrario cuando se trata de ratas estresadas en la etapa adolescente; en este caso, fueron las hembras las que mostraron menor resistencia a estresores.

Entender las afectaciones del estrés

La investigación de la doctora Patricia Joseph Bravo se centra en la el eje HPT; porque las hormonas tiroideas causan degradación del tejido adiposo y los lípidos proveen sustratos necesarios para los tejidos que requieren energía. Por su parte, los glucocorticoides se activan ante cualquier situación de estrés; el más predominante es la corticosterona, la cual regula el metabolismo, reacciones inmunológicas y respuestas ante el estrés.

Poner atención a estos elementos permitirá hacer frente a los efectos del estrés en sus funciones con tratamientos más efectivos.