Tepezcohuite: ¿el árbol de la piel? | Nación Farma

Tepezcohuite: ¿el árbol de la piel?

- Por

El tepezcohuite es una planta que se ha vuelto popular en los últimos años por sus propiedades benéficas para la salud y para uso cosmético. Actualmente, se encuentra en cremas y en productos para el cabello que prometen rejuvenecer, dar luz y brillo. El reconocimiento que ha tenido es tal que es más conocido como “el árbol de la piel”.

Este arbusto, de nombre científico Mimosa tenuiflora, mide entre 2 y 2.5 metros. Es originario de zonas de clima cálido y húmedo, como la región central de Chiapas y el Itsmo de Tehuantepec, en Oaxaca. También se encuentra en países como El Salvador, Venezuela, Panamá, Belice, Colombia y Brasil.

El tepezcohuite es antiséptico, antiinflamatorio y con múltiples beneficios para la piel
Fuente: www.biutest.com

En México, como en algunos países sudamericanos, el uso de tepezcohuite se remonta a la época precolombina. En la cultura náhuatl lo llamaban tepexohuitztli, que significa “árbol del cerro que sangra”, pues de él se extrae una sustancia rojiza.

Por su parte, los mayas utilizaban el polvo de la corteza de este arbusto para colocarlo en las heridas cutáneas de las personas. Esta población observó que el tepezcohuite ofrecía un alivio inmediato ante quemaduras y, además, aceleraba el proceso de regeneración de la piel.

En México, un país con un variado uso de plantas medicinales, los múltiples beneficios del tepezcohuite no solo están relacionados con la piel. De hecho, es muy común que se use también para tratar problemas gastrointestinales.

¿Por qué es bueno el tepezcohuite?

El tepezcohuite se ha utilizado para cuestiones mágico-religiosas en algunas comunidades indígenas afrodescendientes de Latinoamérica y para la creación de bebidas alucinógenas que forman parte de rituales.

Del mismo modo, se utiliza en la construcción de cercas, como combustible y para teñir cuero y telas. Sin embargo, el tepezcohuite es más reconocido por sus propiedades medicinales.

Se ha observado que este árbol funciona como antinflamatorio, antimicrobiano, antiespasmolítico y hemolítico.

Científicos de la universidad de Guanajuato, en 2017, señalaron que sus beneficios provienen de los diversos y abundantes elementos con los que “el árbol de la piel” cuenta: taninos, saponinas, alcaloides, glucosa, xilosa, ramnosa, arabinosa, lupeol, lípidos y cristales de oxalato de calcio.

Entre sus usos más destacados se encuentran los tratamientos para:

  • bronquitis
  • tos
  • hematomas
  • inflamaciones
  • dolor de muelas
  • dolor menstrual
  • dolores de cabeza
  • hipertensión
  • fiebre
  • enfermedades de la piel, incluidos los tumores
  • problemas gastrointestinales
  • venas varicosas

Tepezcohuite y sus beneficios

Recientemente, se ha hecho énfasis en las propiedades rejuvenecedoras de los productos hechos a base de tepezcohuite. Incluso, la actriz Salma Hayek ha dicho que su secreto para mantenerse joven son las cremas a base de tepezcohuite.

Entre los beneficios de este árbol se destacan los siguientes:

  • Limpia y regenera la piel, pues ayuda a la eliminación de bacterias y de células muertas.
  • Los jabones hechos a base de tepezcohuite ayudan a combatir infecciones cutáneas y acné. Además, favorece la cicatrización y la eliminación de las marcas.
  • Al tener propiedades fungicidas, combate el pie de atleta causado por hongos.
  • Fortalece el cabello y los folículos pilosos, lo cual evita su caída y favorece su crecimiento.
  • Elimina manchas en la piel y funciona como analgésico.
  • Existen pastas dentales que contienen elementos de tepezcohuite y funcionan como tratamientos para heridas en la mucosa de la boca.

Otras propiedades

Diversos estudios han encontrado que, en la corteza del tronco del tepezcohuite, existe actividad antibiótica y estimulante de músculo liso.

Los extractos que se obtienen de su tronco, como el hexánico, el acetato de etilo, butanólico, etanólico y acuoso, actúan sobre las bacterias Escherichia coli, que produce infecciones intestinales, así como sobre la Staphylococcus aureus, responsable de afecciones cutáneas, foliculitis, conjuntivitis y hasta neumonía.

De igual manera, se ha observado que ejercen actividad antimicrobiana contra Bacillus cereus, Bacillus subtilis, Candida albicans, Salmonella typhi, entre otras que contaminan alimentos y que pueden provocar infecciones tóxicas.

El tepezcohuite, además, contiene un componente químico llamado N-Dimetiltriptamina (N-DMT), que produce efectos psicoactivos similares al LSD y que solo se activa si se asocia a una enzima inhibidora llamada monoamino oxidasa. Esta característica es usada para rituales mágico-religiosos en algunas partes de América del Sur, en especial, por chamanes, para generar estados alucinógenos.

Popularidad en México

Si bien el tepezcohuite ya era conocido desde la época prehispánica, lo cierto es que durante varios siglos quedó fuera de la atención de los mexicanos, hasta que, en la década de los ochenta, una serie de desastres acontecieron en el país y lo volvieron a poner a la vista de todos.

Las catástrofes, como la erupción del volcán Chichonal en 1982, la explosión de la planta de San Juanico en 1984, el terremoto del 85 y el accidente aéreo de Toluca en 1986 colocaron de nuevo al tepezcohuite como una opción para tratar a las personas quemadas en dichos acontecimientos.

Durante esa época, los efectos cicatrizantes y analgésicos de la corteza del árbol fueron mucho más evidentes y se aprovecharon en sitios donde hacían falta recursos médicos y materiales.

Los médicos se dieron cuenta, entonces, de que las heridas de los pacientes tenían una cicatrización mucho más rápida. Así, surgieron los primeros estudios en torno a esta planta.

Para 1987, el doctor Artemio Carranza Solís, médico cirujano, realizó investigaciones sobre el polvo de tepezcohuite y observó que la piel no sufría ninguna degeneración si se usaba de forma cutánea. Utilizaron diversos remedios, entre los que se encontraba el tepezcohuite en polvo.

Se tiene registro de que, más tarde, veterinarios probaron varios preparados de medicina tradicional y medicinas de patente para comparar el efecto cicatrizante en quemaduras de tercer grado.

Sus experimentos los realizaron en extirpaciones de piel de dos centímetros en lomos de ratas. A cada grupo se le realizaron análisis de tensión de herida, histopatológicos y densidad colágena. Los tratamientos se colocaron durante 10 días consecutivos y, posteriormente, se llevaron a cabo las pruebas.

De acuerdo con los resultados de ese momento, el tepezcohuite, así como el propóleo, sábila y electroacupuntura, mostraron superioridad en la curación de las heridas y de las quemaduras.

A finales del 1986, la Unidad de Investigación en Medicina Tradicional y Desarrollo de Medicamentos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) inició investigaciones sobre la corteza de tepezcohuite. Sus hallazgos fueron coincidentes con los anteriores: el tepezcohuite parecía mejorar la cicatrización y la recuperación de la piel quemada.

Contraindicaciones

En 2013, la Secretaría de Salud de México, mediante un comunicado, indicó que el uso de remedios naturistas para curar quemaduras —entre ellos, el tepezcohuite—, podría provocar infecciones en las heridas y complicaciones que llevarían incluso a la muerte.

Según la institución, utilizar la corteza del tepezcohuite era peligroso porque en ella se acumulan telarañas, insectos, polvo y suciedad, lo que puede provocar infección.

Además, indicaron que ese remedio fue retirado del tratamiento médico hace casi 70 años porque los pacientes fallecían al absorber la sustancia activa del tepezcohuite: el ácido tánico, el cual puede provocar necrosis centrolobulillar hepática.

Finalmente, si bien los usos cosméticos del tepezcohuite son populares y sus beneficios siguen haciéndose notar, es importante recordar que, ante cualquier problemas de salud, como una quemadura, infección cutánea o herida, lo mejor es acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado.