Moringa: efectos, beneficios y riesgos | Nación Farma

Moringa: efectos, beneficios y riesgos

- Por

La moringa oleifera es una planta conocida también como “baqueta” o “el árbol milagroso”. Ha sido utilizada, por sus propiedades medicinales y sus beneficios a la salud, como antiviral, antidepresivo, antiinflamatorio y antimicótico.

El árbol de moringa es nativo de la India; pero crece también en Asia, África y Sudamérica. Esta planta contiene proteínas, vitaminas y minerales.

Aunque se ha vuelto muy popular, tiene efectos secundarios y se recomienda consultar a un especialista médico antes de consumirla.

¿Qué contiene la moringa?

La moringa contiene componentes como:

  • Vitamina A;
  • tiamina (vitamina B);
  • riboflavina (B2);
  • niacina (B3);
  • ácido fólico;
  • ácido ascórbico;
  • calcio;
  • potasio;
  • magnesio;
  • fósforo;
  • zinc.

Además, es baja en grasa y no tiene colesterol dañino.

¿Cuáles son sus beneficios?

Hasta ahora, la moringa se usa para prevenir y curar diferentes enfermedades. Entre sus beneficios se encuentran:

Protege y nutre la piel y el cabello.

Gracias al aceite de semilla de la moringa, el cabello es protegido contra los radicales libres; por lo cual se mantiene limpio y saludable. Asimismo, sus proteínas protegen a las células de la piel del daño causado por el ambiente y la contaminación. Incluso puede ayudar a aliviar infecciones y llagas.

Tratamiento para el edema.

Cuando hay edema, hay un líquido que se acumula en algunos tejidos del cuerpo; con las propiedades antiinflamatorias de la moringa, se puede prevenir el desarrollo de este desorden.

Protege al hígado.

La moringa, además de proteger al hígado del daño causado por algunos fármacos, acelera su proceso de reparación.

Previene el cáncer.

Uno de los componentes de la moringa es la niazimicina, la cual suprime el desarrollo de las células cancerosas; por este motivo, previene esta enfermedad.

Trata dolencias estomacales.

El estreñimiento, la gastritis y la colitis ulcerosa pueden tratarse gracias a los extractos de la moringa. Sus propiedades antibióticas y antibacterianas ayudan a inhibir el crecimiento de agentes patógenos. Por otro lado, su alto contenido en vitamina B ayuda a mejorar la digestión.

Ayuda contra enfermedades bacterianas.

La moringa cuenta con características antimicóticas, antibacterianas y antimicrobianas; por lo cual es capaz de combatir infecciones causadas por salmonella, rhizopus y E. coli.

Mejora la salud ósea.

El calcio y fósforo que contiene la moringa ayudan a mantener huesos sanos y fuertes. De igual manera, se sugiere como parte del tratamiento para la artritis.

Trata los desórdenes de estado de ánimo.

Se cree que esta planta puede ayudar a combatir la depresión, ansiedad y fatiga.

Protege el sistema cardiovascular.

Los antioxidantes de la moringa previenen el daño cardiaco; y se ha demostrado que ayudan a mantener sano al corazón.

Sana heridas.

La moringa ayuda a que las heridas se curen más rápido y a reducir las cicatrices.

Tratamiento de diabetes.

El extracto de moringa ayuda a reducir la cantidad de glucosa en la sangre; así como el azúcar y proteínas en la orina. Como resultado, los niveles de hemoglobina mejoran.

Ayuda a tratar el asma.

La moringa puede ayudar a la reducción de algunos ataques de asma y protege contra las constricciones bronquiales. También mejora la función pulmonar y la respiración en general.

Protege contra trastornos renales.

Reduce las probabilidades de desarrollar cálculos en los riñones, vejiga o el útero gracias a sus propiedades antioxidantes.

Reduce la presión arterial alta.

La moringa contiene isotiacianato y niaziminina, los cuales ayudan a detener el engrosamiento de las arterias.

Mejora la salud ocular.

El extracto de moringa puede detener la dilatación de los vasos retinianos; previene el engrosamiento de las membranas capilares e inhibe la disfunción retiniana.

Trata la anemia.

Gracias a los compuestos de la moringa, el organismo se vuelve capaz de absorber más hierro y aumentar los glóbulos rojos. Esto, a su vez, ayuda a tratar y prevenir la anemia; y la enfermedad de células falciformes.

¿Y sus efectos secundarios?

Aunque los beneficios de la moringa son variados, se recomienda que su uso se discuta con un médico; pues, hasta ahora, los especialistas han identificado que puede tener cualidades que causen esterilidad.

Por otro lado, existen riesgos si se combina con otros medicamentos como la levotiroxina u otros recetados para la función tiroidea.

Del mismo modo, se sugiere evitar la mezcla de moringa con medicamentos degradados por el hígado; ya que el extracto de esta planta puede disminuir la rapidez de ese proceso y ocasionar complicaciones.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que los fármacos para la diabetes bajan el azúcar, como lo hace también la moringa; combinarlo podría hacer que bajen más de lo recomendado. Lo mismo sucede con la medicina para el control de la presión.

Finalmente, cabe mencionar que se ha comprobado en modelos de ratones que la moringa ayuda a bajar de peso; pues ayuda al cuerpo a la digestión, es antiinflamatoria, reduce la fatiga y mejora los niveles de energía. No obstante, se reitera la importancia de acudir con un médico antes de su uso.

Con información de Medical News Today.