¿Los probióticos ayudan a bajar de peso? | Nación Farma

¿Los probióticos ayudan a bajar de peso?

- Por

Los probióticos son organismos vivos en el intestino. Su finalidad es ayudar al equilibrio de la flora intestinal. De igual manera, promueven un sistema digestivo e inmunológico sanos.

Recientemente, las investigaciones sobre otros beneficios de los probióticos se encuentran en etapas preliminares; sin embargo, apuntan a que podrían ayudar a la pérdida de peso.

En el cuerpo humano hay muchos microorganismos diferentes en forma de bacterias benéficas.

En el intestino, estos microscópicos habitantes ayudan a descomponer y a digerir los alimentos; asimismo, son fundamentales para la creación de nutrientes y vitaminas.

Las bacterias probióticas son algunos de esos microorganismos; estas se alimentan de fibras y las convierten en compuestos útiles.

Si una persona tiene un sistema digestivo poco saludable, sea por uso indiscriminado de antibióticos, mala alimentación, procesos inflamatorios u otros factores, puede presentar disbiosis; en otras palabras, su microbiota tendrá un desequilibrio.

¿Probióticos y peso?

En 2015, un estudio, publicado en el portal PubMed de la US National Library of Medicine, destacó que hay diferencias notorias entre las personas con un peso saludable y aquellas con obesidad.

Esos cambios en los animales se relacionan con la ganancia o pérdida de peso.

En los humanos, las alteraciones de la flora intestinal no tuvieron los mismos efectos; no obstante, la evidencia sugiere que si un individuo aumenta de peso, su microbiota se modifica.

En dicho estudio, se identificaron los siguientes factores que cambian la flora intestinal:

  • dieta alta en grasas;
  • alimentación alta en calorías;
  • uso de edulcorantes artificiales;
  • ritmo diurno interrumpido.

Ahora bien, algunos especialistas reconocen que el uso de probióticos podría ayudar a tratar la disbiosis y a la pérdida de peso.

Por ejemplo, investigadores de la University of Manitoba, en Canadá, estudiaron los Lactobacillus fermentum y Lactobacillus amylovorus.

Durante la examinación, notaron que las personas con sobrepeso que consumieron yogur con esos tipos de lactobacilos por 6 semanas perdieron entre un 3% y 4% de peso.

En 2015, The British Journal of Nutrition publicó un artículo de la Laval University, de Québec, en colaboración con el Nestlé Research Center, en Suiza; en el que revisaron los efectos del Lactobacillus rhamnosus en personas con obesidad.

De acuerdo con las observaciones, solo en las mujeres que tomaron el suplemento probiótico perdieron más peso que quienes tomaron placebo; además, siguieron perdiendo peso después de terminar la dieta.

Otro de los probióticos que ha sido investigado es Lactobacillus gasseri.

En dichas pruebas, las personas que lo consumieron perdieron entre 8.2% y 8.5% de grasa abdominal en 3 meses. Aunque, cuando dejaron de tomar la leche con los probióticos, tuvieron un rebote.

¿Cómo elegir un probiótico?

La baja diversidad de bacterias influyen en la obesidad; y padecimientos como el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2.

Para estos casos, se recomiendan los probióticos. Los más comunes provienen de los grupos Lactobacillus y Bifidobacterium.

Cada uno contiene bacterias distintas y, en algunos casos, pueden estar acompañados de levadura como la Saccharomyces boulardii.

Algunas de las bacterias más estudiadas por sus beneficios y que se encuentran disponibles son:

  • Lactobacillus: acidophilus; bulgaricus; fermentum; amylovorus; gasseri; rhamnosus.
  • Bifidobacterium: longum; bifidum.

Existen dos formas en que los probióticos se pueden incorporar a la dieta diaria: en suplementos; o en comidas fermentadas.

Dentro de las comidas fermentadas se encuentran el yogur, quesos crudos, vinagre de manzana, kimchi, miso, chucrut, entre otros.

Otro de los probióticos más comunes es la enterogermina. Se trata de esporas que germinan y colonizan el intestino para restaurar el equilibrio de la flora intestinal; en especial causados por infecciones, intoxicaciones, diarrea o quimioterapia.

The National Center for Complementary and Integrative Health, de Estados unidos, afirma que los probióticos funcionan de distintas maneras:

  • Algunos superan a la cantidad de bacterias dañinas;
  • otros mantienen el equilibrio de microorganismos útiles;
  • unos más estimulan la respuesta del sistema inmune o protegen la barrera del tracto digestivo;
  • pero todos promueven una digestión saludable.

Finalmente, se destaca que, aun cuando no hay conclusiones definitivas sobre los beneficios de los probióticos en la pérdida de peso, sí existe evidencia de los múltiples beneficios en la nutrición general, regulación del sistema inmunológico y estado de ánimo; así como el buen funcionamiento del sistema nervioso y la salud gastrointestinal.

Por supuesto, la mejor manera de ver resultados positivos en la salud, es incluir los probióticos dentro de una alimentación nutritiva, variada e integral.

Con información de Medical News Today.