Bill Gates invierte en tratamientos para mejorar el microbioma y prevenir la obesidad | Nación Farma

Bill Gates invierte en tratamientos para mejorar el microbioma y prevenir la obesidad

- Por

Bill Gates ha demostrado su interés por la ciencia con el apoyo a diversos proyectos a través de su asociación. En noviembre, volvió a hacerlo evidente cuando, en un evento en Beijing, llevó un frasco de excremento. Lo hizo para enseñar que podría haber billones de partículas de virus, bacterias y huevos de parásitos en el interior.

El interés de Gates no sólo tiene que ver con los tipos de bacterias debilitantes del sistema. Recientemente, dio a conocer que cree en la posibilidad de renovar el funcionamiento interno del organismo a través de la siembra de colonias microbianas que viven en él.

En otras palabras, hackear el microbioma podría ser la solución.

El microbioma es la mezcla compleja de bacterias, virus y hongos dentro del intestino; tiene más de dos millones de genes.

Cuando un bebé nace, el microbioma comienza a ser colonizado por los primeros microbios a los cuales se expone por primera vez.

Entre 300 y 500 especies bacterianas son las colonizadoras.

El microbioma se forma también con la leche materna y con otros objetos que los bebés se llevan a la boca como una forma de exploración; no obstante, si no se desarrolla de forma adecuada, a largo plazo las consecuencias pueden ser graves.

Algunas de las complicaciones están relacionados con la forma de procesar los alimentos; así como con el retraso en el crecimiento u obesidad.

De acuerdo con los especialistas, un microbioma robusto y diverso prepara al organismo para un desarrollo saludable; sin embargo, depende de la nutrición.

Según estadísticas, el 22.2% de los niños menores de 5 años en el mundo tienen una mala nutrición; esto significa que no están creciendo ni desarrollándose de forma saludable. Además, el 5.6% de ellos tiene sobrepeso.

Otro de los puntos preocupantes es que no están recibiendo suficientes nutrientes clave como hierro, vitamina A, zinc, y yodo.

En Bangladesh, por ejemplo, los científicos han descubierto que los bebés con desnutrición severa tienden a tener microbiomas inmaduros; por ese motivo, sugieren que los primeros meses de vida son críticos para la nutrición de las siguientes etapas de la vida.

La investigación: una herramienta para mejorar la salud y la economía

Una mala nutrición no sólo tiene efectos negativos en la vida de los individuos; sino también en la economía. El Banco Mundial estimó que Madagascar pierde cada año 720 millones en el PIB debido a deficiencias de vitaminas y minerales.

De igual manera, naciones como Alemania, Australia y Estados Unidos pierden millones de dólares por tratar enfermedades relacionadas con una mala nutrición.

Es por lo anterior que tratar el microbioma podría ayudar a reducir los costos y a mejorar la salud de las personas.

Bill Gates señaló que un polvo con probióticos, alimentos o algún tipo de terapia microbiana podría hacer frente a esos problemas nutricionales; pues se introducirían bacterias faltantes en el intestino.

Con el apoyo de la fundación Bill y Melinda Gates, los científicos trabajan en encontrar un tratamiento de microbioma a bajo costo más complejo y efectivo.

Esas nuevas terapias probióticas incluirían un número mayor de cepas comensales difíciles.

De hecho, los investigadores ya han creado un polvo probiótico para bebés llamado Evivo. Este polvo se mezcla con leche materna para reparar y mejorar su microbioma y está diseñado para ayudar a los bebés desnutridos a aumentar su metabolismo y desarrollar un sistema inmunológico más sólido.

Los ensayos clínicos con el polvo se han realizado en Bangladesh con bebés menores de 5 meses.

En esa misma región, la Washington University School of Medicine está proporcionando alimentos dirigidos por microbiota especiales para niños desnutridos.

La fundación Bill y Melinda Gates ya ha proporcionado más de 100 mil dólares para la primera fase. De resultar exitosos, obtendrán un segundo apoyo de un millón de dólares para desarrollar las nuevas terapias.

Así, se podrán crear soluciones dietéticas a largo plazo, tanto en países con bajos ingresos y casos de desnutrición, como los países ricos que enfrentan epidemias de obesidad.

Con información de Science Alert.