El efecto de un medicamento depende de nuestra flora intestinal | Nación Farma

El efecto de un medicamento depende de nuestra flora intestinal

- Por

Es sabido que algunos medicamentos funcionan bien en ciertas personas; no así en otras.

Las razones no son muy claras; pero es evidente que la variedad de respuestas puede ser peligrosa y costosa.

Ante la duda de cuál podría ser la causa, un estudio reciente sobre la flora intestinal arrojó información sobre el papel de la microbiota en esa situación; ya que las bacterias de los intestinos tienen funciones importantes en la digestión.

Microbiota y salud

Gracias a las tecnologías para caracterizar la microbiota, se puede saber con mayor profundidad cuál es su papel en la salud.

También se han realizado investigaciones sobre la asociación de la microbiota con enfermedades como el Parkinson, la ansiedad o desórdenes del corazón.

Ahora, investigadores de la Yale University School of Medicine examinan el potencial de las bacterias intestinales y la forma en que metabolizan los fármacos.

Si bien algunos factores por los que la respuesta es diferente incluyen la edad, el sexo y los hábitos alimenticios, los especialistas sugieren que esas las variaciones en las respuestas impactan en la forma en que el organismo metaboliza los medicamentos y cómo se absorben.

Bacterias diferentes, reacciones diferentes

De acuerdo con los autores del nuevo estudio, nuestro microbioma contiene 150 veces más genes que el genoma mismo.

Esos, a su vez, producen una amplia gama de enzimas, algunas de las cuales pueden alterar la metabolización de los medicamentos: activarlos y hacerlos funcionar bien; o, por el contrario, provocan la pérdida de su efectividad.

El equipo explicó que estudios previos han mostrado cómo los microbios influyen en la forma en que algunos medicamentos trabajan; por ejemplo, la sulfasalazina, que se usa para tratar colitis ulcerosa.

Por otro lado, Eggerthella lenta, una bacteria del colon, puede provocar que el digoxin, un fármaco para tratar padecimientos cardiacos, no se active.

Una de las reacciones que más preocupa es el antiviral sorivudina, que con ciertas bacterias se vuelve tóxico.

Aun con esta evidencia, el impacto general de la microbiota todavía se desconoce.

Así que, con la finalidad de conocer más sobre las interacciones entre las bacterias y los fármacos, y cómo se metabolizan en el intestino, los científicos utilizaron ratones gnotobióticos; es decir, libres de microbios.

Evaluaron las habilidades de 76 cepas comunes de bacterias intestinales para alterar la función de 271 medicamentos con diferentes mecanismos de acción y propiedades químicas.

Tras los análisis, encontraron que 176 de los fármacos podían ser metabolizados por la flora intestinal y reducir su concentración de forma significativa.

Asimismo, mostraron que cada cepa podía metabolizar entre 11 y 95 tipos de medicamentos.

Con esos datos, pudieron explicar el potencial de las bacterias para alterar los fármacos a sea de manera individual o en conjunto.

El siguiente paso es ayudar a los médicos a predecir cómo cada persona respondería a determinados medicamentos.

Con más investigación, en el futuro la microbiota podría ser modificado para asegurarse de que la medicina funcione de manera adecuada sin el riesgo de efectos secundarios.

El estudio completo puede ser consultado en la revista Nature.

Funciones de la microbiota

El intestino humano es el hábitat de una numerosa cantidad de microorganismos y bacterias.

A ese ecosistema se le llama microflora o microbiota. En él hay alrededor de 100 billones de bacterias de entre 500 y mil especies.

Los estudios con colonización intestinal controlada han permitido identificar tres funciones primarias de la flora intestinal:

Metabólicas

La flora intestinal metaboliza los sustratos o residuos dietéticos no digeribles, el moco endógenos y los detritus celulares.

Gracias a esto, se constituye una fuente de energía importante para la proliferación bacteriana y la producción de ácidos grasos de cadena corta para que el organismo los pueda absorber. Como consecuencia, se favorece la absorción de iones y la producción de vitaminas; así como la síntesis de aminoácidos.

Protección

La microflora tiene un efecto barrera que impide la penetración de bacterias extrañas al organismo; del mismo modo, impiden el sobrecremiento de las bacterias oportunistas presentes en el intestino.

Funciones tróficas

Las bacterias intestinales pueden controlar la proliferación y la diferenciación de las células epiteliales.

Finalmente, se destaca la importancia de la microbiota intestinal como parte del desarrollo del sistema inmunitario y su respuesta a microbios y células.

Con información de Medical News Today.