Misteriosa enfermedad parecida a la polio afecta a los niños | Nación Farma

Misteriosa enfermedad parecida a la polio afecta a los niños

- Por

La mielitis flácida aguda (MFA) es una afección rara, pero que reviste bastante gravedad para quienes la padecen: se trata de una patología que afecta al sistema nervioso, específicamente el área de la médula espinal llamada materia gris, ocasionando que los músculos y los reflejos del cuerpo se debiliten, por lo que algunos la llaman “enfermedad parecida a la polio”. 

Si bien esta condición no es nueva, pues empezaron a registrarse y reportarse datos desde el 2014,  cuando 120 niños de 34 estados de los EEUU fueron afectados por una desconcertante debilidad muscular.

En el 2016 apareció otro brote y hubo una mayor cantidad de casos, totalizándose unos 149 pacientes afectados en 39 estados.

En esta ocasión, todas las muestras de heces pertenecientes  a los pacientes con MFA se testearon y resultaron negativas para el poliovirus, que fue el patógeno del que se sospechó en su momento, si bien ha sido erradicado en este país.

Epidemiología

El riesgo de contraer MFA varía según la edad y el año, pues los datos indican incrementos en los casos cada dos años -desde 2014- que se observan principalmente en el grupo de niños pequeños. Los Centros de Control de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), estiman que anualmente, menos de uno a dos por cada millón de niños en los EEUU se verán afectados por esta enfermedad. 

Un informe elaborado en octubre del 2014 describió brotes en California y Colorado, sugiriendo que la cantidad de casos podría ser de 100 o más en todo el país. Para realizar el diagnóstico, se realizó una historia médica detallada, imágenes de IRM (imágenes de resonancia magnética) y pruebas para descartar la mielitis transversa o síndrome de Guillain-Barré como causas posibles.

En noviembre de 2018, los CDC de EEUU informaron de unos 116 casos confirmados en 31 estados, que indicaba un aumento del 250% con respecto al año anterior, cuando se confirmaron 33 casos, totalizando unos 404 reportes confirmados en este país desde que los CDC comenzaron a investigar la MFA en el 2014.

También se ha reportado la ocurrencia de enfermedades similares en lugares tan distantes y separados entre sí como son Canadá, el norte de Europa y Japón.

Causas posibles de MFA

Si bien los síntomas de parálisis parecen estar correlacionadas con algunas infecciones respiratorias, los casos no parecen agruparse dentro de un grupo o área restringida, lo que sugiere que este cuadro por sí no es directamente contagiosa, sino que puede ser la complicación resultante de una infección respiratoria común. 

Un hallazgo importante es que en el 2014, la mayoría de los pacientes (más del 90%) tenían una enfermedad respiratoria leve o un cuadro febril compatible con una virosis, antes de desarrollar MFA. 

Actualmente se cree que ciertos virus pueden causar MFA, incluidos los enterovirus, como el poliovirus y el enterovirus A71  (EV-A71), y el virus del Nilo Occidental . La circulación de estos agentes causales coincide con la época del año en que la mayoría de los pacientes tuvieron inicio de MFA, esto es entre entre agosto y octubre.

También se detectaron algunos serotipos de otro enterovirus, el coxsackievirus A16, EV-A71 y EV-D68 en el líquido cefalorraquídeo (LCR) de cuatro de los 519 casos confirmados de MFAdesde 2014, lo que señala a estos patógenos como agentes causales de este cuadro. 

Para los demás pacientes, no ha sido posible detectar ningún patógeno en el LCR que lo indique como causa, aunque a menudo, pese a la realización de análisis exhaustivos de este fluido no se encuentran patógenos que indiquen la naturaleza infecciosa de una patología. Este hecho puede deberse a que el agente causal ha sido eliminado por el organismo o que se está escondiendo en los tejidos, que lo torna difícil o casi imposible de detectar, o que sea capaz de desencadenar una respuesta inmune que cause un daño secundario en la médula espinal.

Sintomatología

Si bien se ha relacionado con la poliomielitis, esta enfermedad presenta su propia sintomatología, que es necesario considerar:

  • Como principal síntoma, la mayoría de los pacientes experimentan una aparición repentina de debilidad en el brazo o la pierna, con la consiguiente disminución del tono muscular y los reflejos.
  • Algunas personas además tendrán dificultad para mover los ojos o tendrán los párpados caídos.
  • Debilidad de los músculos faciales.
  • Dificultad para tragar y/o para hablar.
  • El entumecimiento y la parestesia son raros en las personas con MFA.
  • Algunos pacientes experimentan dolor en los brazos o las piernas. 
  • Algunas personas con esta afección pueden ser incapaces de orinar.
  • El síntoma más grave de la MFA es la insuficiencia respiratoria, que ocurre por debilitamiento de los músculos que intervienen en el proceso respiratorio.
  • En casos muy raros, se pueden desencadenar otras complicaciones neurológicas graves que podrían tener un desenlace fatal.

Diagnóstico

La MFA se diagnostica al examinar el funcionamiento del sistema nervioso de un paciente, evaluando la debilidad, falta de tono muscular y disminución de los reflejos, en combinación con la revisión de imágenes de la médula espinal. 

Se debe realizar realizar una IRM para observar el cerebro y la médula espinal; indicar análisis de laboratorio en el LCR y verificar la conducción nerviosa y su respuesta muscular. Es importante que las pruebas se realicen lo antes posible después de que el paciente ha desarrollado los síntomas, para un pronto diagnóstico y tratamiento.

Si bien esta patología puede ser difícil de diagnosticar, porque comparte varios síntomas que otras enfermedades neurológicas, como la mielitis transversa y el síndrome de Guillain-Barré, con la ayuda de estos análisis y pruebas, los médicos pueden realizar el diagnóstico diferencial.

Tratamiento

Si bien no existe un tratamiento específico para la MFA, un neurólogo, tras evaluar la condición del paciente, puede recomendar ciertas intervenciones según corresponda la condición del paciente.

Por ejemplo, se puede indicar terapia física u ocupacional para ayudar con la debilidad muscular del miembro superior o inferior afectado. 

Para tratar el síntoma más grave de la MFA- la insuficiencia respiratoria- que puede ocurrir cuando los músculos que intervienen en la respiración se debilitan, se puede necesitar el empleo de un soporte de ventilación mecánica.

Prevención

Como no se conoce la causa de la MFA o lo que desencadena esta condición, no existe ninguna acción específica que se pueda tomar para prevenirla, solo se recomiendan medidas generales de higiene y prevención contra los agentes causales sospechosos de causar esta enfermedad, además de profilaxis como la vacunación:

  • Puede protegerse y proteger a sus hijos del poliovirus a través de la vacuna específica.
  • Protección de las picaduras de mosquitos, que pueden transmitir el virus del Nilo Occidental , usando repelente de mosquitos, permaneciendo adentro de casas o recintos cerrados al anochecer y al amanecer (cuando las picaduras son más habituales) y eliminando el agua estancada, que son los lugares donde los mosquitos pueden reproducirse y diseminarse.
  • Para protegerse y proteger a los demás de los enterovirus, la medida más efectiva es el lavado de manos adecuado y regular con agua y jabón.
  •  Evitar el contacto directo con personas enfermas.
  • Limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia, incluidos los juguetes.

Todas estas medidas preventivas son útiles para evitar gran parte de las enfermedades infecto-contagiosas, aunque en este caso puntual de la FMA se desconoce con exactitud el origen o agente causal, si bien los CDC y otras instituciones de salud investigan para desentrañar este peligroso “misterio médico”.