DIU o píldora anticonceptiva: ¿Cuál es el mejor método para elegir?

- Por

Dentro de los métodos más comunes de anticoncepción se encuentran las píldoras o pastillas anticonceptivas y los dispositivos intrauterinos (DIU), cuya elección depende de las características de la mujer, en cuanto  a su condición de salud, preferencias, practicidad y tolerancia, por lo que elegir el método más adecuado debe considerar varios factores, que deben ser evaluados por un ginecólogo de confianza.

En este artículo se mostrará una revisión de las características, efectividad, usos indicados, riesgos y efectos adversos de estos métodos.

Dispositivos intrauterinos (DIU)

El DIU es un método anticonceptivo de acción prolongada, que requiere ser implantado en el útero por un médico, a través de un procedimiento rápido y con escasas molestias.

El DIU consiste en un dispositivo pequeño, típicamente plástico, que contiene cobre. Si bien el diseño del dispositivo puede variar, la mayoría de los DIU tienen dos hilos que pasan a través de la abertura del cuello uterino hacia la vagina, que le permiten a la usuaria verificar la colocación de su DIU, y al médico para evaluarlo en los controles, además de permitir su extracción. En su composición puede tener progestina adicionada. 

Un DIU actúa evitando que los espermios alcancen un óvulo. Además, el cobre causa inflamación en el útero, lo que destruye los espermios que logren ingresar al útero. También actúan impidiendo la implantación del cigoto. El DIU de progestina espesa el moco en el cuello uterino, que actúa como una barrera para los espermatozoides.

Más del 14% de las mujeres en todo el mundo emplean anticonceptivos intrauterinos, pero su uso varía enormemente entre los países. 

Los DIU son altamente efectivos. Los que liberan progestina o son de cobre tienen una tasa de fracaso notablemente baja de menos del 1% en durante su uso.

Los efectos secundarios más comunes de los DIU incluyen:

  • Barrera.
  • Náuseas.
  • Distensión abdominal.
  • Dolor de espalda
  • Secreción vaginal.
  • Sangrado irregular.

En raras ocasiones, los DIU también pueden causar infecciones pélvicas, cuyo riesgo es mayor en las primeras semanas del uso del DIU, por lo que concurrir a los controles médicos con regularidad puede ayudar a asegurar que se detecten signos de infección de manera precoz.

En muy contadas ocasiones, los DIU también pueden salirse de su lugar y ser expulsados ​​del útero, hecho que es más común poco después de la colocación.

Un DIU también puede perforar el útero o el cuello uterino, aunque esto es extremadamente raro. Esto puede causar dolor, pero a menudo no hay otros síntomas. En casos excepcionales, un médico debe extraer el DIU quirúrgicamente.

Un DIU puede permanecer efectivo por hasta 3 a 10 años, según el tipo de dispositivo que la mujer haya elegido.

Por lo general, una persona solo necesita asistir a revisiones periódicas para asegurarse de que el dispositivo se ha mantenido funcional y en su lugar.

Cualquier mujer que esté considerando un DIU debe tener en cuenta el costo de asistir a los controles regulares para garantizar que la colocación del dispositivo sea la correcta.

Pastillas anticonceptivas

Son medicamentos elaborados en base a hormonas que la mujer toma regularmente para prevenir el embarazo

Las dos hormonas usadas en las píldoras anticonceptivas son el etinilestradiol (EE) y la progestina o gestágeno, que es una forma sintética de progesterona. Estas dos hormonas sexuales actúan sinérgicamente, previniendo el embarazo, al desencadenar cambios en los ovarios que impiden la ovulación; hacen que el moco cervical se espese, lo que ayuda a bloquear la entrada de los espermios en el útero, además de favorecer la formación de un endometrio más delgado para disminuir la posibilidad de implantación.

También existen anticonceptivos orales que pueden estar formulados con otros progestágenos, como el levonorgestrel, que ha ganado popularidad como anticonceptivo de emergencia o “píldora del día después”.  Otro anticonceptivo oral combinado incluye drospirenona y EE en bajas dosis, como es el caso de la marca Yasmin, fabricado por laboratorio Bayer.

Cuando se toma correctamente, la pastilla anticonceptiva es altamente efectiva. Tiene una tasa de éxito de alrededor del 99%. La probabilidad de quedar embarazada aumenta si una persona toma la píldora incorrectamente. Alrededor de 9 de cada 100 mujeres que toman la píldora quedan embarazadas, posiblemente debido a un uso incorrecto o a mutaciones genéticas que disminuyen su efectividad. 

Los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva incluyen:

  • Sangrado entre periodos.
  • Náuseas y vómitos
  • Sensibilidad mamaria.
  • Cefaleas.
  • Cansancio.
  • Distensión abdominal.

Muchos de los efectos secundarios tienden a resolverse después de los primeros meses de uso.

Para que la mayoría de las píldoras anticonceptivas sean efectivas, deben ser ingeridas todos los días de su ciclo menstrual de 21 ó 28 días. La desventaja que tiene es que puede ser fácil olvidar la toma de una píldora, lo que reduce su efectividad.

Precauciones

Los médicos deben evaluar el riesgo de enfermedad vascular antes de prescribir la anticoncepción oral, que es especialmente necesario en mujeres mayores de 35 años o que fuman, puesto que las píldoras anticonceptivas pueden aumentar el riesgo de enfermedades vasculares, como un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular (ACV).

También pueden incrementar el riesgo de sufrir coágulos sanguíneos y, rara vez, tumores hepáticos. Fumar o ser hipertensa o diabética puede aumentar aún más estos riesgos, por lo que es importante que un médico evalúe con regularidad cómo responde el organismo al medicamento.

Consideraciones

El médico que prescribe el método anticonceptivo debe conocer los factores que involucran el historial médico, el estilo de vida y la anatomía de una mujer, para que la elección del método anticonceptivo sea la más adecuada. Al decidir entre la píldora o un DIU, considerar lo siguiente:

  • Las personas mayores de 35 años podrían beneficiarse más de un DIU, debido a los riesgos de coágulos de sangre asociados con la píldora en esta etapa de la vida.
  • Los médicos tienden a advertir a las personas que toman un gran consumo de tabaco que no tomen la píldora debido al riesgo combinado de enfermedad vascular , especialmente si también existen otros factores de riesgo asociados.
  • Las personas que son especialmente sensibles a las hormonas podrían beneficiarse de métodos anticonceptivos no hormonales, como el DIU de cobre.
  • Es posible que los DIU no funcionen correctamente en mujeres con cavidades uterinas irregulares, incluidos los fibromas uterinos .
  • Las personas deben evitar el uso de un DIU si están cursando una enfermedad inflamatoria pélvica, una hepatopatía aguda o infecciones del tracto genital.
  • Cualquier mujer con alergia al cobre debe evitar el uso del DIU a base de este metal.

Cómo cambiar de forma segura

Al cambiar entre métodos anticonceptivos, es importante no dejar brechas en la cobertura, para minimizar el riesgo de un embarazo, por lo que recomienda:  

  • Una mujer que cambia de un DIU a un anticonceptivo oral debe comenzar a tomar la píldora 7 días antes de la extracción del DIU.
  • Al pasar de la píldora a un DIU hormonal, el médico debe insertar el dispositivo 7 días antes de la toma de la última píldora.
  • Si la mujer está cambiando a un DIU de cobre, el médico puede insertar el dispositivo hasta 5 días después de la última píldora sin un intervalo en la cobertura.

En caso de no poder combinar o superponer ambos métodos, el médico le puede recomendar un método anticonceptivo de respaldo durante los días previos a que el DIU sea funcional.

Otras opciones

Existen otros métodos de anticoncepción como alternativas:

  • Preservativos o condones.
  • Implantes de progestina.
  • Inyecciones de progestina
  • Anillos vaginales.
  • Capuchones cervicales.
  • Parches hormonales.
  • Diafragmas.
  • Esponjas.

Además de la consabida abstinencia sexual, sumada a la radical y casi definitiva esterilización permanente.