Cuidar la salud mental durante la pandemia | Nación Farma

Cuidar la salud mental durante la pandemia

- Por

La Organización Mundial de la Salud (OMS) identificó un nuevo reto durante la pandemia de COVID-19. Se trata de la salud mental, psicológica y bienestar de la población.

Lo que sucede es que el aislamiento prolongado puede afectar la salud mental. Sin embargo, la respuesta global para detener los contagios por coronavirus implica distancia social. Esto significa no salir de casa, excepto por motivos estrictamente necesarios.

Trabajar desde casa, ser educados en casa, ser incapaz de salir. Ni siquiera visitar amigos o familiares. ¿Cómo mantener la salud mental cuando el entorno social cambia radicalmente? ¿Cómo manejar la ansiedad y la soledad?

Algunos consejos

Los defensores del bienestar mental comparten sus mejores consejos para lidiar con la ansiedad y con el estrés. Lo ideal es no sentirse atrapado ni prisionero dentro de la propia casa.

Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa, dice que permanecer en casa resulta desafiante para la población. Explica que esto ocurre porque debe dejarse de hacer aquello a lo que se está acostumbrado.

«Las medidas de distanciamiento físico y el aislamiento, y el cierre de escuelas y de lugares de trabajo afectan lo que nos gusta hacer, dónde queremos estar y con quién», dice. «Es absolutamente natural para cada uno de nosotros sentir estrés, ansiedad, miedo y soledad durante este tiempo», advierte.

Home office

Trabajar desde casa parece “ideal” para algunos. Ofrece la posibilidad de aprovechar esa creatividad latente desde la comodidad de un ambiente acogedor y familiar.

Sin embargo, también puede traer varios desafíos, especialmente cuando se utiliza de manera casi obligada. De hecho, los expertos consideran que resulta negativo cuando se lleva al extremo.

La recomendación es evitar que los límites entre la vida hogareña y la laboral se vuelvan borrosos. Estos límites son los que nos permiten mantenernos saludables mentalmente.

Marcar límites

¿Cómo hacer para evitar estar “encendidos” laboralmente todo el tiempo? Aquí, dos recomendaciones básicas:

1.- En una situación forzada de «trabajo desde casa», las personas pueden sentir que deben atender tareas domésticas y laborales al mismo tiempo. No es así. Evítalo.

2.- Tampoco hay que trabajar “de más”. No hay que demostrarle a nadie el valor de tu trabajo. El home office es una herramienta que nos da la tecnología, y que en estos tiempos de pandemia será muy útil.

Evitar estrés

Una forma útil de establecer límites es hacerlos físicamente, aun cuando tu casa sea pequeña. Identifica un espacio físico que sea solo para el trabajo. Un lugar sin interrupciones.

1.     Platica con tu familia sobre estos límites. 

2.     Estar con la familia puede facilitar que tomes tus descansos del trabajo. Es decir, tiempos para almorzar junto con la familia o hablar sobre las actividades de los otros.

3.     Comer con horarios establecidos, seguir una dieta saludable, dormir bien.

Soy empleador

Los empleadores deben tener la certeza de que sus empleados cuentan en casa con el equipo necesario para trabajar de manera remota. Eso incluye plataformas para la comunicación en línea, como celulares, equipo de cómputo y acceso a Internet.

Además, las personas necesitan tiempo para divertirse y para entablar conversaciones de apoyo con colegas, tal como lo harían en la oficina. También hay que hacer adecuaciones a las cargas de trabajo, considerando el cambio de circunstancias.

El manejo del tiempo

Otro obstáculo es perder las «señales» habituales de que el trabajo ha terminado, como tu viaje diario desde la oficina, ir por los niños a la escuela, pasar por el gimnasio.

Esas actividades, quizá sin importancia, en condiciones normales nos permiten tener idea del tiempo. La recomendación para no perder la noción del tiempo es colocar recordatorios. Desde el reloj de pared hasta las alarmas del celular.

Marcar el inicio y el final de la jornada laboral con actividades sugerentes también podría ayudar. Por ejemplo, comenzar el día con una taza de té. Luego, marcar la salida con una breve llamada programada con un colega, amigo o familiar.

Otro recordatorio de que la jornada laboral ha terminado puede ser una recompensa, como una cena rica o abrir una cerveza.

Lidiando con la soledad

Los adultos mayores están en mayor riesgo de depresión, así como aquellos que ya viven con problemas preexistentes de salud mental. Tener actividad física, seguir las rutinas o crear otras nuevas son algunas recomendaciones para sobrellevar el aislamiento. 

También es posible aprovechar el tiempo para enfocarse en aspectos de la vida a los que no se les había prestado mucha atención. por ejemplo, mejorar la condición física o fortalecer las relaciones interpersonales echando mano de las redes sociales. 

Otra recomendación importante es mantenerse informado sobre la pandemia, a través de sitios oficiales. De hecho, la OMS recomienda alejarse de fuentes falsas de información y de rumores.

Combatir la ansiedad

Reconocer las ansiedades y los miedos para poder trabajar con ellos. Aprender ejercicios de respiración, relajación muscular, atención plena y meditación pueden ser muy útiles.

Mantener una rutina es también recomendable. La ansiedad puede generarse por no sentirse en control de aquello que nos rodea. Sin embargo, cuando mantenemos actividades diarias se reducen los niveles de ansiedad.

Cabe mencionar que la pandemia ha hecho posible que los instructores de yoga tengan en línea clases de relajación. Eso facilita que las personas puedan acceder a ese material desde su casa.

Por otra parte, quizá en condiciones normales ni siquiera acudiríamos a sesiones de meditación. El tráfico, la distancia y las sobrecargas de trabajo son razones para no acudir a este tipo de clases. Ahora, no existen esos pretextos.

Alternativas culturales

  • Visitas virtuales a galerías de arte.
  • Transmisiones de teatro y danza en línea.
  • Citas para cenar en video con amigos.
  • Cursos gratuitos en línea.
  • Cocinar.
  • Cultivar un huerto.
  • Escuchar o tocar música.
  • Escribir en un diario.
  • Hacer manualidades.
  • Acariciar a la mascota.
  • Ver esas películas o series de televisión que siempre estaban pendientes.

Hay tantas actividades como intereses y personalidades. Durante esta época, cada quien y cada familia podrá explorar sobre esas posibilidades.

Con información de  Medical News Today