1 de cada 10 diabéticos hospitalizados y con COVID-19 muere en una semana | Nación Farma

1 de cada 10 diabéticos hospitalizados y con COVID-19 muere en una semana

- Por

Un estudio francés revela datos que se asocian con un mayor riesgo de mortalidad por el SARS-CoV-2. Aproximadamente, 1 de cada 10 diabéticos hospitalizados y con COVID-19 muere en una semana, mientras que casi un tercio requiere ventilación mecánica.

Características del paciente y admisión

Existen estudios anteriores que relacionaron la diabetes con un peor pronóstico al enfermar de COVID-19. Pero esta investigación examina características específicas previas a la internación y en el momento del ingreso hospitalario. Se observó que predicen más fidedignamente los peores resultados entre los pacientes con diabetes, dijo Samy Hadjadj, coautor del estudio.

«Antes del estudio era ‘todas las diabetes [pacientes] son ​​iguales’. Ahora, seguramente podemos considerar con mayor precisión el riesgo, tomando la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC), las complicaciones y la apnea obstructiva del sueño como ‘situaciones de muy alto riesgo’ claras», manifestó el investigador.

El estudio incluyó a 1317 pacientes con diabetes y con COVID-19 confirmados, ingresados en 53 hospitales franceses, entre el 10 y el 31 de marzo de 2020. De los participantes, un 88,5 % tenía diabetes tipo 2. Había un 3 % con diabetes tipo 1 y 3,1 % recién diagnosticados al ingreso. La edad media fue de 69,8 años.

Los trastornos relacionados con la diabetes al ingreso se informaron en el 11,1 % de los participantes en general. Estos incluyeron 132 episodios de hiperglucemia severa, entre ellos, 40 de cetosis, de los cuales 19 fueron cetoacidosis y 14 eventos de hipoglucemia. Anorexia severa se informó en el 6,3 %.

Los hallazgos fueron publicados en línea el 29 de mayo en Diabetologia, del Departamento de Endocrinología, Hospital Guillaume et René Laennec, Nantes, Francia.

Factores de riesgo y mortalidad

En un análisis que incluyó criterios de valoración antes de la admisión, un IMC elevado siguió siendo un factor de riesgo importante. Esto fue mayormente observado en hombres. Como indicó Hadjadj: «Incluso en diabetes, cada aumento en el IMC se asocia con un incremento en el riesgo de intubación o muerte en los 7 días posteriores a la admisión de COVID-19. Así que apuntemos a esta población como una realmente importante para mantener el distanciamiento social y alertar para evitar el virus».

Las características de admisión significativas fueron disnea, linfopenia, aumento de aspartato aminotransferasa (AST) y aumento de la proteína C reactiva (PCR).  

Pero con respecto al hallazgo de la hemoglobina glicosilada (A1c), recomiendan precaución, pues «A1c podría estar asociado con el ingreso al hospital, pero otros factores más allá de A1c conducen el pronóstico tan pronto como un paciente ingresa. Es sorprendente, pero una especulación razonable puede explicar esto».

En relación al empleo de fármacos, Hadjadj dijo que no se identificaron relaciones estadísticas que apunten a un mayor riesgo: «No se sospecha que la insulina tenga efectos adversos estrechamente relacionados con COVID-19. Los bloqueadores del sistema renina angiotensina aldosterona (RAAS) no son perjudiciales, sino que indican hipertensión, que es una comorbilidad incluso en pacientes con diabetes». Sin embargo, se observó que el uso de metformina fue menor en las personas que murieron. Hadjadj dijo que «no necesariamente se detiene en todos los pacientes con COVID-19».

Riesgo de mortalidad al día 7

En el caso del IMC, se asoció tanto con la mayor mortalidad como con la intubación a los 7 días.

De los pacientes, el 31,1 % ingresó en unidades de cuidados intensivos dentro de los 7 días posteriores al ingreso hospitalario, incluido el 20,3 %  que requirió intubación traqueal para ventilación mecánica.

Aproximadamente, uno de cada 10 diabéticos hospitalizados y con COVID-19 muere en una semana, mientras que 18 % es dado de alta. 

Más del 40 % de los admitidos tuvieron complicaciones antes del ingreso, asociadas con el riesgo de muerte. Estos factores incluían la edad avanzada, hipertensión arterial, complicaciones microvasculares y macrovasculares relacionadas con la diabetes. De los pacientes analizados, las complicaciones microvasculares (ocular, renal y neuropática) estaban presentes en el 47 %. Los problemas macrovasculares (arterias cardíacas, cerebrales y de miembros inferiores) se reportaron en el 41 %. Además existían comorbilidades como insuficiencia cardíaca y apnea obstructiva del sueño en tratamiento.

Mientras, los factores asociados con el riesgo de muerte en el día 7 incluyeron edad, antecedentes de complicaciones de diabetes y apnea obstructiva del sueño.

El nivel de glucemia al ingreso se asoció de manera significativa y positiva tanto con el resultado primario como con la muerte el día 7. Mientras que el uso de insulina, los bloqueadores RAAS, los bloqueadores β, los diuréticos de asa y los antagonistas de los receptores de mineralocorticoides se asociaron con la muerte el día 7.