Prueban vacuna para prevenir el cáncer en pacientes con síndrome de Lynch

- Por

El síndrome de Lynch es una alteración de tipo genética o hereditaria que conlleva un riesgo mayor de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como los cánceres de colon, estómago, de intestino delgado, endometrio y vejiga, pero nueva evidencia sugiere que también puede asociarse con cánceres de próstata, el melanoma , el cáncer de las células germinales del ovario, el sarcoma y el mesotelioma y ​​posiblemente muchos más.

En el caso de los pacientes que desarrollan cáncer de endometrio o de colon, habitualmente son estudiados para detectar si tienen los marcadores inmunohistoquímicos del síndrome de Lynch, ya que ante esta presencia, es probable que sean más susceptibles a desarrollarlo, por lo que se les puede ofrecer opciones para reducir sus factores de riesgo o para tratar los tumores.

Las mutaciones genéticas que ocasionan el síndrome de Lynch impiden la adecuada reparación del ADN dañado, que lleva a la acumulación de mutaciones en ciertas partes del genoma llamadas microsatélites de codificación, que sintetizan nuevas proteínas- por la modificación sufrida  a causa de la mutación- llamadas neoantígenos, que si bien pueden ser reconocidos por el sistema inmunitario del paciente, por lo general no producen una respuesta inmunitaria lo suficientemente enérgica que permita atacar las células cancerígenas para prevenir o frenar el desarrollo de cánceres.

Este síndrome afecta a aproximadamente uno de cada 280 individuos en los Estados Unidos. Estos pacientes tienen un riesgo de por vida de 70 a 80% de padecer cáncer colorrectal, que los transforma en sujetos de muy elevado riesgo, por lo que deben hacer chequeos con mayor frecuencia que aquellos que no padecen de esta alteración genética.

El estudio

En un reciente estudio, Steven M. Lipkin, y sus colegas investigaron si la vacunación de ratones con neoantígenos asociados con el síndrome de Lynch podría estimular una respuesta inmune importante que desencadenara una actividad antitumoral significativa.

Uno de los primeros pasos que realizaron los investigadores fue analizar los tumores intestinales de ratones con síndrome de Lynch para detectar mutaciones específicas que se presentaran en los microsatélites de codificación.

Paralelamente se llevó a cabo un análisis para detectar aquellas mutaciones que podrían estar generando la síntesis de neoantígenos e identificar cómo estaban compuestos, al determinar cuáles eran sus secuencias peptídicas. Luego, el equipo procedió  probar la efectividad de los 10 neoantígenos que parecían más  adecuados para inducir una respuesta inmune en ratones.

Resultados alentadores y limitaciones

Los investigadores pudieron identificar 13 microsatélites de codificación que tenían al menos una mutación, hecho que ocurrió en al menos el 15% de los tumores.

Encontraron que cuatro de los neoantígenos sintetizados a partir de la codificación de los microsatélites mutados indujeron importantes respuestas inmunes específicas en el sistema inmunitario de los ratones.

La vacunación con tan solo cuatro antígenos tumorales de los estudiados provocó respuestas específicas de inmunidad en los roedores, que como consecuencia redujo los tumores intestinales y mejoró la supervivencia en un modelo de ratón con síndrome de Lynch, en comparación con el grupo de ratones con síndrome de Lynch no vacunados.

En el caso de los ratones con síndrome de Lynch no vacunados, la carga tumoral intestinal mediana fue de 61 mg y la supervivencia general llegó a tan solo 241 días; por su parte, al darse la combinación de la vacuna y la administración del medicamento antiinflamatorio no esteroideo naproxeno mejoró significativamente la supervivencia general de los ratones con síndrome de Lynch a 541 días, en comparación con los ratones que recibieron solo la vacuna, cuya sobrevida fue de 380 días.

Estos alentadores datos son sugerentes de que es posible desarrollar una vacuna preventiva contra el cáncer para pacientes con síndrome de Lynch- según los datos presentado en la Reunión Anual AACR 2019, del 29 de marzo al 3 de abril- por lo que Lipkin se mostró muy optimista: “Nuestros datos preclínicos son muy emocionantes porque brindan un fuerte apoyo para continuar la investigación y el desarrollo de estrategias de inmunoprevención para pacientes con síndrome de Lynch”.

Según este científico, la principal limitación de estos hallazgos es que se trata de un estudio preclínico, por lo que aún resta bastante investigación por hacer antes de poder determinar si este método tendrá una aplicación como potencial estrategia efectiva para prevenir el cáncer en pacientes con síndrome de Lynch, ante lo cual los investigadores manifestaron: “Nos sentimos sumamente alentados por nuestros datos preclínicos, que sugieren que las vacunas contra el cáncer diseñadas de manera racional pueden prevenir algunos cánceres asociados con el síndrome de Lynch. Estamos en el proceso de diseñar un ensayo clínico para probar esta hipótesis“.