¿Salud mental de pacientes con cáncer influye en su sobrevida?

- Por

A nivel mundial, se calcula que 1 de cada 6 muertes son atribuibles al cáncer, donde, que según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi un tercio de las muertes relacionadas con el cáncer se deben a cinco factores de riesgo, que corresponden a comportamientos modificables, como: tener un elevado índice de masa corporal elevado, escasa ingesta de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y/o alcohol.

Además existen algunas infecciones virales que pueden provocar cáncer, como las causadas por los virus de las hepatitis B y C y algunos tipos del virus del papiloma humano (HPV), que en conjunto son responsables del 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medianos y del 7% en los países ricos.

En cuanto a su impacto, los cánceres que causan mayor mortalidad a nivel mundial son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.

Desde hace tiempo se sabe que cualquier enfermedad grave puede impactar en la salud mental de los pacientes, pues recibir un diagnóstico con un potencial fatal, atravesar por protocolos continuos y extenuantes de tratamiento y aprender a vivir con limitaciones físicas, puede causar depresión de diverso grado en gran parte de los pacientes, además de los efectos secundarios del tratamiento en sí, por lo que el manejo de la salud mental forma parte indispensable del tratamiento e incluso puede afectar el pronóstico.

Afecciones psiquiátricas y cáncer

Pero poco se sabe del impacto de los trastornos mentales sobre la supervivencia de los pacientes con diagnóstico de cáncer, por lo que un equipo de investigadores liderados por Zachary Klaassen- quien es profesor asistente y oncólogo urológico en el Centro de Cáncer de Georgia en Augusta- realizaron una investigación que fue publicada en el British Journal of Cancer .

El objetivo del estudio fue evaluar el impacto de la existencia del diagnóstico de alguna afección psiquiátrica- antes del diagnóstico de cáncer- en los resultados de las tasas de supervivencia de los pacientes oncológicos.

Los investigadores examinaron los registros de más de 675,000 pacientes adultos que habían recibido un diagnóstico de cáncer entre los años 1997 y 2014.

Los participantes en el estudio habían recibido el diagnóstico de alguno de los 10 tipos de cáncer más comunes:  de próstata, de mama, de pulmón, de riñón, de vejiga , colorrectal, melanoma, de endometrio, de tiroides o cáncer oral .

Al revisar los datos, observaron que casi la mitad de los pacientes se habían sometido a una evaluación psiquiátrica ambulatoria. De ellas, aproximadamente 7,900 recibieron apoyo psiquiátrico de urgencia y más de 4,000 tuvieron alguna internación hospitalaria debido a un problema de salud mental durante los 5 años previos a su diagnóstico de cáncer.

Aumento del riesgo de muerte por cáncer

Los hallazgos de este estudio indican que los pacientes oncológicos que tienen un historial de problemas de salud mental previo, puede ver incrementado el riesgo de morir de cáncer, con posteriorioridad al diagnóstico psiquiátrico.

El estudio encontró que el riesgo de muerte relacionado con el cáncer aumentaba en relación con el grado de apoyo o tratamiento psiquiátrico que estos pacientes habían necesitado, con lo siguientes resultados:

  • Los pacientes que consultaron a su médico en relación a un problema de salud mental tenían un 5% más de probabilidades de morir a causa de complicaciones derivadas del cáncer.
  • Aquellos enfermos con problemas de salud mental que se trataron de emergencia fueron 36% más propensos a morir de cáncer.
  • Este impacto de los trastornos psiquiátricos fue más evidente en aquellos casos en que los pacientes debieron ser hospitalizados por problemas de salud mental, pues para ellos aumentó la probabilidad de muerte relacionada con su patología oncológica en un 73%.

Puesto que, como en todo estudio de tipo observacional, no puede establecerse una relación directa entre causa y efecto, pero con base en los resultados encontrados, se puede analizar parte de los posibles mecanismos responsables de los hallazgos, como el hecho que el elevado grado de estrés psicológico que suele acompañar a los trastornos mentales puede afectar los mecanismos defensivos naturales del cuerpo, como explica Klaassen: “Creemos que esto significa que la salud mental puede jugar un papel más importante en los resultados del cáncer de lo que se pensaba anteriormente“. “La depresión mayor y el estrés pueden afectar los sistemas de vigilancia inmunológica de nuestro cuerpo, lo que dificulta efectivamente la capacidad de detectar y combatir el cáncer“.

A esto agrega el investigador: “Una historia psiquiátrica reciente debe ser una señal de alerta para todos los médicos y enfermeras que tratan a pacientes con cáncer“, “Es esencial que mantengamos una estrecha vigilancia sobre estos pacientes para asegurarnos de que reciban la mejor atención posible y que se les haga un seguimiento si se atienden las citas de cáncer“.