¿Qué es el alprazolam y para qué sirve?

- Por
pandalabs
86 / 100

El alprazolam es un fármaco tranquilizante o ansiolítico recetado para tratar estados graves de ansiedad, crisis de angustia, agorafobia (fobia a los espacios abiertos y llenos de gente), ataques de pánico y estrés intenso.

¿Qué es el alprazolam?

El alprazolam es una triazolobenzodiazepina. Es decir, es un fármaco que pertenece a la familia de las benzodiacepinas: medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos y anticonvulsivos, que se utilizan para tratar la ansiedad, el insomnio, además de la epilepsia, la abstinencia alcohólica y los espasmos musculares.

Este fármaco, en particular, tiene un anillo triazol unido a su estructura (un compuesto químico con un anillo compuesto por dos átomos de carbono y tres átomos de nitrógeno).

¿Cómo actúa el alprazolam?

El alprazolam deprime el sistema nervioso central y se une a un receptor que regula los efectos del ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro.

Igual que otras benzodiacepinas, el alprazolam causa una depresión del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal, lo cual produce un efecto ansiolítico antiepiléptico, relajante muscular e hipnótico.  El eje hipotalámico-hipofisario-adrenal es un conjunto complejo de interacciones entre el hipotálamo (una parte hueca del cerebro, con forma de fuelle), la hipófisis (una estructura en forma de haba, localizada debajo del hipotálamo) y la glándula adrenal o suprarrenal (una glándula pequeña, pareada y de forma piramidal que se encuentra en la parte superior de los riñones).

¿Para qué sirve?

El alprazolam suele recetarse para los siguientes trastornos:

  • Ansiedad generalizada: Un trastorno caracterizado por una preocupación excesiva por cosas cotidianas, dificultad para controlar las preocupaciones y el nerviosismo, dificultad para relajarse y concentrarse, y sentimientos de irritabilidad, entre otros síntomas.
  • Ansiedad asociada a síntomas de depresión: Aunque la depresión y la ansiedad son trastornos diferentes, con frecuencia se manifiestan juntos. La ansiedad puede presentarse como un síntoma de la depresión clínica y un trastorno de ansiedad generalizada también puede desencadenar un episodio depresivo.
  • Angustia con o sin agorafobia (la fobia a los espacios abiertos con mucha gente): Un trastorno caracterizado por dolor o molestias torácicos, sensación de asfixia, mareos, miedo a morir o miedo a perder el control. El trastorno de angustia sin agorafobia se caracteriza por crisis recurrentes e inesperadas que generan un estado permanente de preocupación en el paciente. El paciente que sufre de angustia con agorafobia experimenta crisis de angustia y agorafobia de manera simultánea y de forma recurrente e inesperada.

¿Bajo qué nombres se comercializa?

Xanax o Xanax XR, Alzam, Tafil.

¿Puedo tomar alprazolam para dormir?

Aunque el alprazolam produce somnolencia, su uso no es recomendable para el tratamiento del insomnio, ya que reduce la duración del sueño profundo y puede ser adictivo. Si sufres de insomnio, es más aconsejable consultar a un médico y buscar un tratamiento más adecuado para dicho padecimiento.

¿En qué presentaciones puedo encontrar este fármaco?

En tabletas, tabletas de liberación prolongada, tabletas de desintegración oral (tabletas que se disuelven rápidamente en la boca) y una solución concentrada (líquida) que se toma por la vía oral.

La tableta, la tableta de desintegración oral y la solución concentrada suelen tomarse de dos o cuatro veces al día. La tableta de liberación prolongada se toma una vez al día, generalmente por la mañana.

¿Cuáles son las dosis recomendadas?

Tratamiento de estados de ansiedad generalizada y ansiedad asociada a síntomas de depresión:

0.25 a 0.5 mg tres veces al día. Hasta un máximo de 4 mg al día, repartido en 3-4 dosis.

Tratamiento de trastornos por angustia:

0.5-1 mg al acostarse. Posteriormente, la dosis puede ajustarse según la respuesta al medicamento con incrementos no superiores a 1 mg cada 3 o 4 días.

Pacientes de avanzada edad, enfermedades debilitantes, insuficiencia respiratoria crónica, enfermedades renales o hepáticas:

Se puede comenzar por 0.25 mg de alprazolam dos o tres veces al día.

¿Quiénes no deben tomar alprazolam?

No puedes tomar alprazolam si padeces de cualquiera de las siguientes condiciones:

  • Alergia al alprazolam o a las benzodiacepinas.
  • Dificultades respiratorias, relacionadas o no con la apnea del sueño.
  • Miastenia gravis (enfermedad ocasionada por una interrupción en la comunicación entre los nervios y los músculos. Los síntomas incluyen debilidad en los músculos de los brazos y las piernas, visión doble y dificultades para hablar y masticar).
  • Enfermedades hepáticas.

¿Qué efectos secundarios puede producir?

  • Somnolencia
  • Aturdimiento
  • Dolores de cabeza
  • Cansancio
  • Mareos
  • Irritabilidad
  • Hablar en exceso
  • Dificultad para concentrarse
  • Boca seca
  • Aumento de salivación
  • Cambios en el deseo o capacidad sexual
  • Náusea
  • Estreñimiento
  • Cambios de apetito
  • Cambios en el peso
  • Dificulta para orinar
  • Dolor de articulaciones

¿Qué efectos secundarios pueden ser graves?

Si advierte cualquiera de los siguientes síntomas busque tratamiento médico de emergencia:

  • Dificultad para respirar
  • Convulsiones
  • Urticaria intensa
  • Ictericia en la piel u ojos
  • Confusión
  • Dificultades con el habla
  • Problemas de coordinación o equilibrio

¿Si dejo de tomar alprazolam puedo sufrir un efecto rebote?

Sí. Si suspendes el tratamiento con este fármaco puedes experimentar síntomas parecidos a los que te llevaron a comenzar el tratamiento con alprazolam (efecto rebote). Para evitar que esto ocurra, se recomienda no interrumpir bruscamente el tratamiento, sino reducir gradualmente la dosis.

¿Este medicamento produce dependencia?

Sí. Por ello, si interrumpes el tratamiento de forma brusca puedes experimentar síntomas de abstinencia como dolor de cabeza, dolores musculares, ansiedad, tensión, intranquilidad, confusión, irritabilidad, estado general de disgusto (disforia), insomnio, intolerancia a la luz, a los sonidos y al contacto físico, hormigueos y calambres en las extremidades y en el abdomen, vómitos, sudoración, temblor, despersonalización, alucinaciones y convulsiones. Para que esto no ocurra, se recomienda no interrumpir el tratamiento de forma brusca.

¿Puedo beber alcohol si estoy tomando alprazolam?

No. El alcohol puede intensificar el efecto sedante de este medicamento, lo cual puede afectar tu capacidad de conducir o utilizar maquinaria.

¿Puedo tomar alprazolam si estoy embarazada o en período de lactancia?

No. Si estás embarazada o en período de lactancia no es recomendable tomar este fármaco, a no ser que tu médico considere que los beneficios superan el riesgo para el bebé. Si tomas alprazolam durante una fase tardía del embarazo o del parto, podrán aparecer efectos sobre el recién nacido como disminución de la temperatura corporal (hipotermia), disminución del tono muscular (hipotonía) y depresión respiratoria moderada. Los niños nacidos de madres que toman este medicamento de forma crónica durante el último período del embarazo pueden desarrollar dependencia física, lo cual puede generar un síndrome de abstinencia en el período postnatal.

¿Los niños pueden tomar alprazolam?

El uso de este fármaco no es recomendable para niños y adolescentes menores de 18 años.

Fuentes consultadas: Medline Plus,Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

pandalabs