Nuevo examen de la vista podría ser utilizado para diagnosticar autismo

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños tiene trastorno de espectro autista (TEA o ASD —por sus siglas en inglés—). Este desorden tiende a presentarse en la infancia y permanecer durante la adolescencia y la adultez.

Los síntomas y la manera de desenvolverse con este déficit dependen de cada persona. Algunas pueden vivir de manera independiente; otras necesitan atención especial debido a la gravedad del trastorno.

Las personas con TEA, mejor conocido como autismo, pueden presentar diversas afecciones; por ejemplo, depresión, ansiedad, déficit de atención, dificultad para relacionarse, e incluso epilepsia. Hay casos donde el daño cognitivo es más severo.

Los síntomas del autismo pueden presentarse dentro de los primeros 12 meses y hasta los cinco años de vida; sin embargo, varían en cada individuo. El hecho de que no sean predecibles, hace que el diagnóstico sea más difícil; y, al mismo tiempo, que la búsqueda de tratamientos adecuados se vuelva un reto.

Por la razón anterior, investigadores de la University of Rochester Medical Center (URMC) han trabajado en un nuevo método que podría permitir el diagnóstico del autismo a través de los ojos.

 

Fuente: www.urmc.rochester.edu

 

Movimientos sacádicos y autismo

Según el estudio, dado a conocer en la European Journal of Neuroscience, se trata de un examen que consiste en la medición de los movimientos sacádicos; es decir, del movimiento rápido ocular. Obtener esta información podría señalar las zonas del cerebro encargadas del desarrollo cognitivo y emocional que están dañadas cuando el autismo está presente.

Por medio de una serie de experimentos, los especialistas rastrearon los movimientos oculares de personas con TEA. El estudio fue diseñado para que los participantes se enfocaran en un objetivo que cambiaría de lugar en una pantalla.

De acuerdo con los resultados, los individuos con autismo perdían constantemente el objetivo. Todo lo contrario a lo que sucede en una persona sin ese desorden.

Los científicos aseguran que, en las personas sanas, los movimientos sacádicos son rápidos, precisos y exactos. Además, el cerebro es capaz de ajustarlos según la actividad. El que los pacientes con autismo no puedan controlar y modificar los movimientos, puede ser una señal de que el daño está en el cerebelo, encargado de dirigir la atención y el control motriz. 

El doctor Edward Freedman, profesor asociado del Departamento de Neurociencias de la URMC, asegura que estos resultados son una muestra de que, al evaluar la habilidad para adaptar los movimientos sacádicos, se determina si la función del cerebelo en efecto está alterada; al mismo tiempo, ayudará a detectar el autismo en etapas tempranas.

Por su parte, el doctor John Foxe, director de la URMC, indicó que esta investigación forma sólo una parte de los esfuerzos recientes de científicos que han demostrado que los movimientos del ojo son una ventana al cerebro. Además, combina los elementos que, por décadas, han tomado la atención de los neurocientíficos para entender los mecanismos a través de los cuales el cerebro controla y procesa lo que vemos.

 

Más sobre la investigación:

Los investigadores encargados de este estudio pertenecen al Cognitive Neurophysiology Lab del Departamento de Neurociencia de la University of Rochester Medical Center.

Su objetivo es entender e investigar los desórdenes genéticos y neuronales que afectan la percepción sensorial y cognitiva.

Sus colaboradores han publicado estudios sobre autismo, dislexia, esclerosis múltiple, síndrome de Rett, entre otros. Las técnicas que utilizan son variadas e incluyen: electroencefalogramas, electrocorticografías, resonancia magnética, y modelos de murino transgénico.

 

Fuente: Urmc.rochester.edu

 

La investigación fue financiada y apoyada por la Nathan Gantche Foundation y el National Institute of Child Health and Human Development.

 

Discusión