Fumar, padecer diabetes u obesidad o tener la presión alta dañan el tejido cerebral

- Por

Hábitos que afectan los vasos sanguíneos como fumar, tener la presión alta, padecer obesidad o diabetes están relacionados con cerebros poco saludables, de acuerdo con una investigación publicada en el European Heart Journal.

El estudio examinó la asociación entre riesgos vasculares y las diferencias en las estructuras de algunas partes del cerebro que son responsables de las habilidades de pensamiento complejo, y que se deterioran en enfermedades como Alzhaimer y demencia.

El Dr. Simon Cox, responsable del estudio, examinó la resonancia magnética de 9 mil 772 personas entre los 44 y los 79 años, quienes eran parte del Biobank Study de Reino Unido. Este es el grupo más grande de personas que han cedido sus datos e información de su salud física y de sus resultados en resonancias magnéticas para ser estudiados por la ciencia. Todos han sido examinados por el mismo escáner en Manchester, lo que ha logrado tener el más grande estudio a nivel mundial con imágenes de la estructura del cerebro de miles de pacientes.

Los investigadores buscaron la relación entre la estructura del cerebro y uno o más riesgos vasculares, entre los que se incluyen fumar, tener la presión alta, diabetes, niveles altos de colesterol y obesidad medida por nivel de masa corporal. Todos estos han sido relacionados con complicaciones de suministro de sangre al cerebro, que potencialmente lleva a un nivel más bajo de flujo sanguíneo y provoca los cambios anormales que se han visto en el Alzheimer.

Con la excepción de altos niveles de colesterol, todos los otros riesgos vasculares estaban ligados a menor materia gris (tejido que se encuentra principalmente en la superficie del cerebro, y menor materia blanca (tejido encontrado en partes más profundas del cerebro). Entre más riesgos vasculares tuviera una persona, más pobre era su salud mental.

El Dr. Cox dijo que en el estudio “encontramos que entre más grande era el riesgo vascular, peor era la estructura del cerebro, incluso en adultos que aparte de estos riesgos estaban saludables”. Esta relación estaba presente tanto en personas de edad adulta como en personas de la tercera edad.

Cambios en el estilo de vida podrían mejorar la salud del cerebro

El empobrecimiento de la estructura cerebral no se presentaba en todo el cerebro, sino especialmente en áreas relacionados con pensamiento complejo y áreas que presentan cambios si se sufre demencia o Alzheimer. Aunque las diferencias en la estructura cerebral no eran tan notorias, esto es solo una muestra del gran número de factores que pueden afectar el desempeño del cerebro con la edad.

Fumar, tener la presión alta y la diabetes fueron los tres riesgos que mostraron mayor consistencia en el daño que hacían a los tejidos cerebrales. El colesterol alto no mostró ninguna diferencia en la resonancia magnética. El estudio muestra la importancia de hacer cambios al estilo de vida para mejorar la salud y el envejecimiento cognitivo.

“Factores en el estilo de vida son más fáciles de cambiar que cuestiones en tu código genético, ambos afectan la susceptibilidad del cerebro y al envejecimiento cognitivo”. Asimismo, el estudio sugiere que entre más pronto se eliminen estos factores en el estilo de vida, menores serán sus efectos en el futuro. Un nuevo estudio buscará la relación entre riesgos vasculares y habilidades de pensamiento, así como seguimiento a personas mayores para saber cuáles son las áreas del cerebro más afectadas por estos riesgos.

Con información de Medical Xpress.