Las 3 grandes implicaciones de los errores de diagnostico

- Por

Si bien, en los últimos años los avances en tratamientos médicos no dejan de sorprendernos (caso contra el VIH), siempre hace falta el paso anterior, el diagnóstico. Y de hecho, los errores de diagnóstico (ED) son un problema bastante común, que en ocasiones lleva a graves daños. Se define el ED como el diagnóstico que no se realiza oportunamente, o que es incorrecto. Y además, se estima que en general, los ED causan el doble de daños que los efectos secundarios de los tratamientos.

Aunque en algunos casos una primera equivocación no llega a mayor problema, en ocasiones los ED son causa de muerte y daños permanentes. Entonces, hace falta preguntarse ¿Cuáles son los casos de ED que más daño causan? Pues justamente esta pregunta fue el último trabajo del Doctor David Newman-Toker (Director del Instituto Johns Hopkins Armstrong) y su equipo.

Diagnóstico, eje del trabajo médico

Antes que nada, es necesario identificar la causa del malestar, pero cuando el diagnóstico es equivocado, la calidad del tratamiento no contrarresta el error. Algunas de las razones más comunes de los ED son la poca claridad en los síntomas -como es el caso del lupus– y la falla en el juicio médico. Ambas causas pueden atacarse mejorando la colaboración, así como el uso adecuado de tecnología.

La importancia de un buen diagnóstico es sentar las bases para el tratamiento posterior del paciente. Aunque en algunos casos, un ED no causa mayores problemas y se puede solucionar rápidamente, en otros el ED es causa de muerte o incapacidad.

¿En cuáles casos el ED es más peligroso?

Recientemente, la pregunta fue respondida por el doctor Newman y su equipo tras revisar once mil casos reportados en bases de datos sobre malas prácticas médicas en Estados Unidos. Para sorpresa de los investigadores, un puñado de condiciones eran responsables. En general, los causantes de daños graves bajo un ED son: infecciones, cáncer y enfermedades cardiovasculares (EC).

Los ED causaron cerca de un 33% de muerte o daños permanentes en cáncer, 22% en EC y un 13.5% en infecciones. Por la estadística, los investigadores se refieren a estas afecciones como “Las tres grandes” en su artículo.

Al desglosar a los tres grandes, hay únicamente 15 enfermedades plenamente identificadas en el trabajo de Toker, sin embargo, las más peligrosas resultaron ser:

  • Cáncer pulmonar.
  • Derrame cerebral.
  • Sepsis.

De forma más completa, tenemos la siguiente gráfica;

Desglose de los “tres grandes”, imagen obtenida del estudio (enlace al final de la nota).

Los académicos esperan que como resultado del trabajo, se de mayor atención al diagnóstico de estas enfermedades. Que si bien, son pocas, también son responsables de un gran número de fallecimientos.

Investigación original publicado en la revista Diagnosis. Además con información adicional del sitio Medical News Today, así como Intra Med.