Encuentran 44 variantes genéticas relacionadas con la depresión | Nación Farma

Encuentran 44 variantes genéticas relacionadas con la depresión

- Por

La depresión es un trastorno mental frecuente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Aunque algunas personas la relacionan con cambios de humor, lo cierto es que la depresión es distinta a las variaciones de estado de ánimo o a las respuestas emocionales breves a ciertas situaciones de la vida.

Cuando existe depresión, hay pérdida de interés y capacidad de disfrutar; la energía se reduce; asimismo se produce un decremento en la actividad por lo menos durante dos semanas. Algunas personas pueden padecer ansiedad, alteraciones de sueño, cambios en los hábitos alimenticios; tener sentimientos de culpa y baja autoestima; así como dificultades de concentración sin explicación médica. En los casos más severos, se generan trastornos como la bipolaridad, episodios maníacos, hiperactividad; incluso los episodios maníacos y depresivos suceden en medio de un estado de ánimo normal.

Si la depresión no se identifica y trata, se convierte en un problema de salud más serio: puede llegar al suicidio. De acuerdo con la OMS, existen tratamientos para este padecimiento; sin embargo, más de la mitad de los afectado no los reciben.

Depresión

Fuente: Pixabay

¿La depresión está en lo genes?

Se ha identificado que la depresión es resultado de la interacción entre diferentes factores sociales, psicológicos y biológicos. Se desencadena por haber vivido algún evento traumático o una circunstancia adversa en la vida; los traumatismos psicológicos, muertes, fracasos, son algunas situaciones que pueden desencadenar un estado de ánimo deprimido. Gracias a investigaciones a lo largo del tiempo, también se sabe que la salud física está relacionada con la depresión. Si una persona tiene alguna enfermedad cardiovascular, por ejemplo, es más propensa a sufrir depresión; de igual manera, tener depresión tiene impacto en la salud física.

Aunque existen tratamiento psicosociales, recursos psicológicos, tratamientos farmacológicos —antidepresivos—, y hasta dietas para combatir esta enfermedad; los científicos siguen realizando investigaciones sobre las causas de la enfermedad desde una perspectiva genética para lograr diagnósticos y tratamientos más eficientes.

Factores genéticos y depresión

Existen personas que tienen historial de depresión en sus familias; esto sugiere que los factores genéticos influyen en el desarrollo de la enfermedad. Durante años recientes, investigadores han basado sus estudios en la genética para encontrar variaciones que indiquen las probabilidades de una persona para desarrollar alguna enfermedad.

El caso de la depresión resulta un tanto complejo, dado que este padecimiento se considera también como resultado de múltiples desórdenes. Algunos de ellos, según los científicos, tienen síntomas similares; aunque, por otro lado, presentan riesgos genéticos diferentes.

Por los motivos anteriores, se llevan a cabo investigaciones para identificar las variaciones genéticas que influyen en la depresión. Una de ellas es la realizada por científicos del National Institute of Mental Health sobre el trastorno depresivo mayor (MMD, por sus siglas en inglés).

Estos especialistas encontraron 44 variantes genéticas relacionadas con síntomas de la MMD y que causan diferencias anatómicas en algunas regiones cerebrales. Para lograrlo, tuvieron acceso a un banco de información genética de la compañía 23andMe; a través del cual pudieron recolectar datos de 135,458 individuos diagnosticado con MMD; de igual manera, observaron los registros de 344,901 personas con depresión sin tratamiento.

Factores genéticos pueden relacionarse con la depresión

Fuente: Pixabay

La depresión y la esquizofrenia tienen las mismas variantes genéticas

Tras su análisis, los científicos hallaron que, de las 44 variantes genéticas, 14 tuvieron relación con la depresión; las otras 30 fueron de factores de riesgos no conocidos. Además, se identificaron 153 genes ligados a la MMD. Una de las observaciones más relevantes fue que algunas de las variantes genéticas también tienen relación con la esquizofrenia.

Los investigadores son conscientes de que, para que la depresión se desarrolle, deben existir varios factores que funcionen como un catalizador de dicha condición; dentro de esos factores, están las variantes genéticas que hacen que algunas personas sean más susceptibles a desarrollar este trastorno. Con el conocimiento del genoma humano enfocado a los factores de riesgo para la depresión, los científicos esperan que se creen nuevas terapias para su tratamiento.

El estudio fue publicado en la revista Nature Genetics. En él colaboraron especialistas de la University of North Caroline School of Medicine; del Institute for Molecular Bioscience de la University of Queensland, Australia; del Medical and Population Genetics, Broad Institute, Cambridge; de la Universitätsmedizin Berlin Campus Charité Mitte; de Aarhus University en Dinamarca; y de la Universiteit Amsterdam, Holanda.