Dieta cetogénica y Whole30: ¿qué dice la medicina? | Nación Farma

Dieta cetogénica y Whole30: ¿qué dice la medicina?

- Por

Actualmente hay dos dietas de moda: la cetogénica y el programa Whole30. En la primera las grasas son prioritarias mientras que los carbohidratos se limitan de manera estricta. La Whole30 se enfoca menos en los macronutrientes y más en una lista de alimentos que hay que limitar como comida chatarra y azúcar.

Es común que en ciertas épocas las personas estén desesperadas por perder peso, es por eso que recurren a dietas que prohíben todo un grupo de alimentos. Estudios sugieren que esto puede ayudar a perder un poco más de peso en periodos cortos de tiempo, pero posteriormente puede provocar el “efecto rebote”, se vuelve a recuperar el mismo peso e incluso se gana más. De hecho, a largo plazo también puede causar daño al corazón y provocar una muerte prematura.

Esto es lo que algunos estudios han encontrado de las dos dietas más populares del momento. La dieta cetogénica (o keto, en inglés) busca que el cuerpo queme grasa en vez de carbohidratos para obtener energía. Para lograrlo, se recomienda que el consumo máximo de este tipo de alimentos sea de 30 gramos al día, esto causa que no haya mucho espacio para el azúcar, incluyendo las naturales que se obtienen en frutas y vegetales.

Las personas en la dieta cetogénica deben comer alimentos con alto contenido de grasa como aguacates, aceites, nueces, carne, huevos, queso, crema y vegetales como coliflor y kale. Tampoco se deben consumir carbohidratos como manzanas, leche, zanahorias. Además, se debe calcular mentalmente cuántas proteínas, carbohidratos y grasa se necesita para mantener el estado cetogénico.

Cetogénica vs. Whole30

Por el contrario, la dieta Whole30 enfatiza la relación que tenemos con la comida. De entrada todos los granos, azúcares, panes, postres, alcohol, lácteos, legumbres y alimentos procesados están prohibidos. Deben consumir alimentos cocinados en su hogar que contengan vegetales, carne, huevos, pescado y frutas. Tampoco se permite pesarse todo el primer mes de la dieta.

Una de las principales diferencias es que la dieta cetogénica es una estrategia recomendada para personas que padecen obesidad o tienen ataques epilépticos. De hecho, se creó en el año de 1920 como una estrategia clínica para ayudar a los niños con epilepsia que no obtenían resultados con otros tratamientos, informó Business Insider.

Tomará cinco días después de que se comenzó la dieta cetogénica para entrar en un estado en el que el cuerpo comienza a quemar la grasa corporal. En general, se debe consumir 70 a 80 por ciento de grasa, solo 15 por ciento de proteína y no más de 10 por ciento de carbohidratos. También se debe incluir mucha fibra y nutrientes esenciales como vitaminas y minerales, eso es drásticamente distinto a lo que propone Whole30.

Varias celebridades como LeBron James y las Kardashian, así como biohackers de Sillicon Valley recomiendan la dieta cetogénica. Sin embargo, esta no es para todos ya que no la pueden hacer personas que tengan problemas en el riñón o el hígado. Hasta el momento no se sabe cuáles son las consecuencias a largo plazo que se pueda tener en la dieta cetogénica.

A pesar de la popularidad de la dieta Whole30, los nutriólogos están escépticos de que realmente funcione. Además, es una de las dietas más difíciles de seguir debido a todas sus restricciones.

Con información de Business Insider.