Comunidad médica internacional toma medidas contra infecciones de sitio quirúrgico (ISQ) | Nación Farma

Comunidad médica internacional toma medidas contra infecciones de sitio quirúrgico (ISQ)

- Por

Durante la 4th International Conference on Prevention & Infection Control (ICPIC) que se realizó del 20 al 23 de junio del 2017 en Ginebra, Suiza, la comunidad médica especialista  compartió experiencias y conocimiento sobre la prevención de infecciones y control microbiano alrededor del mundo. Dentro de esto un tema que tomó gran importancia fue la alta tasa de infecciones de sitio quirúrgico (ISQ) que se presenta cada día en aumento a nivel mundial.

Aunque no existen registros globales para identificar los números exactos de las ISQ, autoridades de salud estiman que cada año uno de cada cinco pacientes que han pasado por alguna cirugía adquieren alguna infección.

En 2013 el National Institute for Health and Care Excellence (NICE) de Reino Unido realizó estudios que demuestran que las ISQ ocupan el tercer lugar como mayor causa de infección en este territorio con un 16%, solo después de infecciones respiratorias y de vías urinarias con 27% y 17% respectivamente. Esto representa un alto costo para el sistema de salud y para los pacientes afectados, pues los gastos por infección pueden ir desde las £2 mil hasta las £20 mil libras. Autoridades han estimado que el costo anual por ISQ se eleva hasta las £700 millones de libras anuales al mismo tiempo que reducen la capacidad de operación de hospitales para atender a otros pacientes.

Las ISQ son uno de los más importantes problemas de salud pues en algunos países se han registrado como el 25% de las infecciones asociadas a la atención en salud. Además se sabe que del 40% al 60% de estas es prevenible si se cuenta con las medidas necesarias. Una infección que ocurre dentro de los 30 días siguientes a una operación o hasta un año después de un procedimiento de implante es clasificada como una ISQ.

En Estados Unidos se conoce que los costos anuales ascienden entre $3.5 y $10 billones de dólares, afirma el estudio The Direct Medical Cost of Healthcare-Associated Infections in U.S. and the Benefits of Preventions.

Según la  Academia Mexicana de Cirugía General (AMCG) los pacientes con ISQ tienen el 60% más probabilidad de ingresar a terapia intensiva, 5 veces más probabilidad de ser readmitido en el hospital y dos veces más probabilidades de morir. Además afirma que la gran mayoría de las infecciones son adquiridas al momento de la intervención y que se presentan entre el 9% y 46% de las heridas dependiendo la institución de salud, nivel socio económico y escolaridad.

Este riesgo latente genera una alarma mundial debido a las consecuencias de salud en pacientes y los gastos millonarios que producen sin importar el nivel de desarrollo del país.

Para esto instituciones alrededor del mundo han generado manuales y recomendaciones para prevenir las ISQ. Una de ellas es la World Health Organization (WHO) que generó los lineamientos  mundiales de prevención de ISQ.

Dentro de las soluciones y temas debatidos en el importante congreso en Ginebra se expuso una solución y medida preventiva como lo son las suturas cubiertas con triclosan, un agente antihongos y antibacterial que ha demostrado funcionar como inhibidor de bacterias como la Staphylococcus aureus, que se han mostrado resistentes a otros medicamentos para combatir estos microorganismos.

El uso de este tipo de suturas ha sido apoyado y recomendado por el WHO, Centers for Disease Control and Prevention, American College of Surgeons/Surgical Infection Society y el EUnetHTA. A pesar de esto, se ha advertido que el uso de triclosan en las suturas es solo una de las muchas buenas prácticas que representa la prevención e intento de erradicar las ISQ a nivel mundial.

Algunas de las medidas a tomar contra las ISQ en la etapa pre cirugía son: asegurar que los pacientes se presenten limpios, no rasurarlos, solo utilizar antibióticos cuando sea recomendable, utilizar alcohol de clorhexidina basado en soluciones antisépticas para preparar la piel de la zona a intervenir y por parte del médico realizar  técnica de limpieza en manos para intervenciones quirúrgicas.

Durante la cirugía se recomienda asegurarse que todo el equipo y material quirúrgico se encuentre y permanezca estéril durante la operación, limitar el número de personas en la sala así como de movimiento en la entrada. Finalmente en la etapa posterior a la cirugía no se recomienda usar antibióticos para prevenir infecciones pues contribuye a la resistencia microbiana y realizar chequeos en las heridas de cirugía. Para conocer más sobre el tema la WHO ha generado material de apoyo con recomendaciones y datos de este grave problema en la salud internacional.