Proponen ampliar la clasificación de la diabetes a 5 grupos

- Por

Si bien la diabetes es un grupo de trastornos metabólicos crónicos que comparten la característica común de presentar hiperglucemia, por lo que esta patología puede diagnosticarse simplemente a través de la obtención de los niveles de glucemia. Sin embargo, estos incrementos de glucemia pueden ser causados ​​por una serie de factores, tanto genéticos como adquiridos, cuyo efecto final es la reducción en las concentraciones circulantes de insulina o la disminución de su función y efectividad, lo que lleva a una gran diferencia en lo que respecta a la presentación clínica y progresión de la enfermedad.

La mayoría de los casos diagnosticados de diabetes mellitus son del tipo 2 (75-85%), pero que pese a presentar entre sí una gran variación en sus manifestaciones clínicas y metabólicas,  se han realizado escasos intentos para estudiar estas diferencias y ver si comparten patrones comunes.
Mientras las tasas de diabetes aumentan alarmantemente en todo el mundo, con una prevalencia muy elevada en México, donde más del 15% de los adultos presenta esta enfermedad, la clasificación médica de esta patología no se ha actualizado durante 20 años y se sigue basando principalmente en la medición de los niveles de glucemia.

El estudio

Una reciente investigación- cuyos hallazgos fueron publicados en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology- utilizó cuatro estudios de cohortes que incluían un total de 14,775 pacientes de Suecia y Finlandia- todos mayores de 18 años- que habían sido diagnosticados recientemente con diabetes.

Los autores analizaron seis mediciones utilizadas para controlar pacientes con diabetes, que reflejan aspectos clave de la enfermedad: edad al momento del diagnóstico, índice de masa corporal (IMC), control glucémico a largo plazo (HbA1c), grado de funcionalidad de las células pancráticas productoras de insulina, resistencia a la insulina y presencia de autoanticuerpos asociados con diabetes autoinmune.

También realizaron análisis genéticos y compararon la progresión de la enfermedad, el tratamiento y el desarrollo de complicaciones  para cada tipo de diabetes.

Análisis y resultados: 5 tipos de diabetes

Al analizar las seis mediciones principales en una cohorte de 8,980 adultos, los autores identificaron un tipo autoinmune de diabetes y cuatro subtipos distintos de diabetes tipo 2, que luego probaron en tres cohortes más de pacientes que constaban de 5,795 personas.

Descubrieron que los cinco perfiles de enfermedad exhibían características diferentes, incluyendo distintos niveles de gravedad y asociación con distintas complicaciones, por lo que entraron a clasificarlos en 5 grupos:

Grupo 1: diabetes autoinmune grave

Correspondía a una forma de diabetes denominada diabetes tipo 1 o diabetes autoinmune latente en adultos (LADA). Los pacientes tenían deficiencia de insulina,además de presencia de autoanticuerpos asociados con un cuadro autoinmune. Afectaba alrededor del 6-15% de la población estudiada.

Grupo 2: diabetes grave con deficiencia de insulina

Presente en un grupo de sujetos relativamente jóvenes, con deficiencia de insulina, con un control metabólico pobre pero sin autoanticuerpos. Afectaba al 9-20% de los estudiados.

Grupo 3: diabetes resistente a la insulina grave

Presentaba una grave resistencia a la insulina, además de un riesgo significativamente mayor de enfermedad renal que los otros tipos, presente en el 11-17% de los pacientes.

Grupo 4: diabetes leve relacionada con la obesidad

Este tipo de patología se observó principalmente en individuos obesos, afectando al 18-23% de los estudiados.

Grupo 5: diabetes leve relacionada con la edad

Correspondió a la forma más común y moderada de la enfermedad, que se observó en personas de edad avanzada. Se evidenció en el 39-47% de los pacientes.

Los cinco tipos de diabetes también fueron genéticamente distintos, sin mutaciones asociadas en todos los tipos de la enfermedad, lo que respalda la idea de que los cinco tipos de diabetes no son simplemente distintas etapas de la misma enfermedad.
Por último, el equipo de investigadores analizó las terapias administradas a cada grupo de pacientes, donde descubrieron que muchos pacientes no recibían el tratamiento adecuado. Por ejemplo, una baja proporción de sujetos en los grupos 1 (42%) y 2 (29%) estaban siendo tratados con insulina desde el inicio de la enfermedad, lo que sugiere que la clasificación tradicional de la diabetes no es eficaz en cuanto a su capacidad para adaptar el tratamiento a las características  básicas de cada tipo de diabetes.

Ventajas de la nueva clasificación

La separación de casos de diabetes en adultos en cinco tipos diferentes- en lugar de simplemente de los clásicos tipo 1 o tipo 2- podría ayudar a adoptar un mejor tratamiento, temprano y altamente específico para estos paciente, que a su vez se pueda traducir en un mejor control metabólico,  disminución de las complicaciones y mejor calidad de vida de los afectados por esta patología.
En palabras del autor principal del estudio, el Profesor Leif Groop, del Lund University Diabetes Center (LUDC), Suecia y del  Institute for Molecular Medicine Finland (FIMM):”La evidencia sugiere que el tratamiento temprano para la diabetes es crucial para prevenir complicaciones que acortan la vida. Diagnosticar con mayor precisión la diabetes podría brindarnos información valiosa sobre cómo se desarrollará con el tiempo, permitiéndonos predecir y tratar las complicaciones antes de que se desarrollen “, “Las pautas de tratamiento existentes están limitadas por el hecho de que responden a un control metabólico deficiente cuando se ha desarrollado, pero no tienen los medios para predecir qué pacientes necesitarán un tratamiento intensificado. Este estudio nos mueve hacia un diagnóstico más útil desde el punto de vista clínico, y representa un paso importante hacia la medicina de precisión en la diabetes“.

Limitaciones y proyecciones del estudio

Los autores señalan algunas limitaciones, incluido el hecho de que el estudio no puede confirmar que los cinco tipos de diabetes tengan diferentes causas, ni si el tipo de enfermedad de los pacientes cambia con el tiempo. Además, el estudio solo involucró pacientes escandinavos, por lo que deberá ampliarse y confirmarse en otras poblaciones.
Se necesitarán investigaciones posteriores para verificar y afinar los cinco tipos de diabetes, al incluir otros indicadores como son biomarcadores, genotipos, puntajes de riesgo genéticos, tensión arterial y lípidos sanguíneos.