Nuevos fármacos distribuidos en México curan la hepatitis C en 12 semanas | Nación Farma

Nuevos fármacos distribuidos en México curan la hepatitis C en 12 semanas

- Por

La hepatitis C provoca inflamación en el hígado, que puede derivar en cáncer y cirrosis, tras largos años de evolución y estado asintomático.

Se sabe de la existencia de por lo menos seis genotipos distintos del virus de la hepatitis C (VHC), que son genéticamente diferentes. Conocer el genotipo del VHC es esencial para elegir el fármaco y determinar la duración del tratamiento.

La infección por el VHC se vuelve crónica en aproximadamente 75% a 85% de los casos, que puede ocasionar  variadas complicaciones a los pacientes, como hemorragias, ictericia, ascitis, infecciones, carcinoma hepático y la muerte.

A nivel mundial, se calcula que existen alrededor de 184 millones de personas infectadas con VHC, siendo ésta la principal causa de enfermedad hepática crónica y de trasplante hepático.

En México, según los datos aportados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), existen 1,5 millones de personas infectadas, aunque sólo el 20% han sido diagnosticadas. Cabe recordar que México ocupa el segundo lugar en América Latina con el mayor número de casos de hepatitis C -después de Brasil- con 232,000 afectados.

Sintomatología

Como no presenta síntomas hasta etapas muy avanzadas, la mitad de los portadores lo desconocen. Cuando la Hepatitis C ha avanzado a un estado crónico, el paciente puede presentar estos síntomas:

  • Ictericia en la piel y ojos.
  • Artralgia y mialgia.
  • Anorexia.
  • Coluria.

Diagnóstico y tratamiento

Para su diagnóstico se empela la determinación de anticuerpo anti-VHC en sangre, considerando que el período de ventana es de unos 7-8 meses, por lo que si la infección es reciente, podrían no detectarse dichos anticuerpos. Para verificar el diagnóstico y determinar el genotipo, se procede a la determinación de PCR. Para evaluar el grado de daño hepático, se puede recurrir a una biopsia.

Hasta ahora, el tratamiento de la hepatitis C ha estado centrado principalmente en el empleo de interferón ribavirina, entre otros, con bajas tasas de curación.

Los medicamentos del IMSS

Después de casi ocho meses que el IMSS empezó a distribuir uno de los nuevos medicamentos contra la hepatitis C , un total de 138 pacientes se han curado en el estado de Yucatán. Además, unos 650 están actualmente en tratamiento, como parte de la primera fase de un plan piloto.

Lucía Brown Villalba, directora de proyectos de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa), inicó que la decisión del IMSS de incorporar los nuevos medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C “es un gran paso, porque ahora más pacientes tendrán acceso al tratamiento, por medio de medicamentos de última generación, ya tiene cura”.

Miguel Ortega, director general del IMSS, contó que a finales de febrero, se presentarán los resultados de la primera fase del programa piloto, en el que se incluyeron a 1,200 pacientes con hepatitis C.

En esta primera etapa se priorizó a los casos urgentes y a los que cumplían con los criterios clínicos fijados por los especialistas del IMS, si bien se planea que el producto beneficie a 140,000 portadores de la infección detectados a la fecha.

El medicamento con el que actualmente cuenta el IMSS ataca al genotipo 1, presente en el 75% de los casos de hepatitis C, con un uso promedio de 12 semanas y efectividad del 97%.

Los nuevos fármacos

Sofosbuvir

Corresponde un medicamento que se utiliza para tratar la hepatitis C crónica, en combinación con otros fármacos.

Su mecanismo de acción es a través de la inhibición de la ARN-polimerasa del VHC. Fue descubierto por Pharmasset y desarrollado por Gilead Sciences.

Ledipasvir

Ha sido empleado en asociación con sofosbuvir  para el tratamiento del genotipo 1 del virus de la hepatitis C.

Actúa como un inhibidor específico de la proteína NS5A. La combinación sufosbuvir/ledipasvir sirve para interferir en la replicación VHC.

En octubre de 2014 es aprobado por la FDA para ser empleado en combinación con Sofosbuvir.

Ombitasvir

Se emplea en el tratamiento de la infección del VHC genotipo 1. En los Estados Unidos, está aprobado por la FDA desde el 2014, para su uso en combinación con ombitasvir, paritaprevir, y ritonavir.

Paritaprevir

Tiene acción inhibotoria sobre la acilsulfonamida de la serina proteasa NS3 – 4A. Es fabricado por Abbott Laboratories.

Ritonavir

Corresponde  a un antirretroviral del grupo de los inhibidores de la proteasa. Desarrollado por laboratorios Abbot.

Dasabuvir

Se emplea para el tratamiento de la infección del VHC del genotipo 1. En los Estados Unidos, está aprobado por la FDA desde el 2014, para su uso en combinación con ombitasvir, paritaprevir, y ritonavir.