Lanzan una nueva vacuna contra la malaria en Kenia

- Por

La malaria o paludismo es considerada una de las enfermedades más mortales, ya que causa la muerte a más de 400,000 personas en todo el mundo cada año.

En Malawi, es un mal endémico en el 95% del país y constituye una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todos los grupos etarios, pero especialmente en los niños menores de 5 años, al igual que en Kenia y Ghana. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la malaria mata a un niño cada dos minutos. 

En colaboración conun gran número de entidades internacionales, como los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), la Global Fund to Fight AIDS, Tuberculosis and Malaria; la United States Agency for International Development (USAID); Gavi, la Vaccine Alliance y el Malawian Ministry of Health’s Malaria Control Program,  han estado combatiendo la malaria durante años, a través de la distribución de las terapias combinadas basadas en artemisinina (ACT), el tratamiento preventivo intermitente para mujeres embarazadas (IPTp) que emplea sulfadoxina/pirimetamina (SP) y la red de tratamiento con insecticida (ITN), en base a las pautas de la OMS contra la malaria, además de las políticas establecidas a nivel nacional.

Vacuna y plan piloto

En una búsqueda  de un método preventivo eficaz para frenar este parásito, el 23 de abril del 2019, Malawi, 1 de los 3 países seleccionados para ejecutar el piloto del Programa de Implementación de Vacunas contra la Malaria (MVIP) lanzó RTS, S / AS01 (RTS,S/AS01), también conocida por su nombre comercial Mosquirix, la primera vacuna contra la malaria del mundo, como parte de su inmunización rutinaria destinada a niños menores de 5 años. Por su parte en Ghana, las campañas de inmunización comenzaron unos días después, el 30 de abril.

Kenia presentó la vacuna este viernes, que se agregará al programa de vacunación de rutina, para niños a partir de los seis meses de edad, con el objetivo es inmunizar a unos 120,000 niños por año en las áreas de introducción seleccionadas, por lo que se espera que más de 300,000 niños reciban la vacuna Mosquirix en los próximos tres años.

La vacuna, fue lanzada por el Ministerio de Salud de Kenia- a través del Programa Nacional de Vacunas e Inmunización-  y la OMS en el condado occidental de Homa Bay,  que es uno de los ocho condados donde la vacuna se aplicará como parte de un plan piloto en etapas, en áreas claves de alta transmisión de la malaria, donde la vacuna puede tener el mayor impacto protector.

Esta iniciativa fue recibida con gran entusiasmo y con altas expectativas en que pueda representar un cambio decisivo en la lucha contra la malaria. Pero deben transcurrir cuatro años después de la finalización del plan piloto, con la consiguiente investigación y evaluación de los resultados, antes de que las autoridades sanitarias den el visto bueno para su aplicación a nivel nacional. Para que esta vacuna sea incorporada a los programas nacionales de inmunización, debe evidenciar niveles elevados de eficacia y efectividad, además de no causar efectos adversos graves para la salud.

Malaria y Mosquerix: expectativas, desafíos y dudas

Rudi Eggers, representante de la OMS en Kenia, dijo que las vacunas son herramientas efectivas que pueden ayudar a proteger la salud de los niños, especialmente de aquellos que no siempre tiene acceso inmediato al personal médico e instalaciones sanitarias, que son imprescindibles para salvarlos cuando se presenta una enfermedad grave.

Eggers, en un comunicado publicado durante el lanzamiento de la vacuna, manifestó su optimismo en relación con esta iniciativa piloto: “Este es un día para celebrar mientras comenzamos a aprender más sobre lo que esta vacuna puede hacer para cambiar la trayectoria de la malaria a través de la vacunación infantil“, “Los pilotos en curso proporcionarán la información y los datos clave para informar una política de la OMS sobre el uso más amplio de la vacuna en África subsahariana“, “Si se introduce ampliamente, la vacuna tiene el potencial de salvar decenas de miles de vidas“.

Mosquerix cobra más relevancia al considerar que África ha presentado un reciente incremento en el número de casos de malaria y muertes por su causa, hecho que pone en riesgo los avances en la lucha contra esta enfermedad a nivel mundial en las últimas dos décadas.

No hay que perder de vista que esta vacuna forma parte de una serie de medidas para el control de la malaria recomendadas por la OMS para su prevención, incluida el uso rutinario de mosquiteros tratados con insecticida, la pulverización con insecticidas en el interior de las viviendas y edificios varios, complementada con el acceso oportuno a las pruebas diagnósticas y tratamiento de la malaria.

Para apoyar, ampliar e incentivar estas medidas debe haber un aumento significativo en la inversión por parte de los gobiernos participantes y los organismos sanitarios internacionales, en cuanto a aspectos fundamentales como la mejora de los sistemas de vigilancia epidemiológica y la investigación sobre algunos de los desafíos que se enfrentan con los métodos en uso, como es el incremento de la cantidad de insecticida disponible y la resistencia a los medicamentos antimaláricos, sumado a un análisis del mayor  impacto de un creciente y desconocido problema como es el cambio climático, que afectará el clima global y la carga del mosquito vector, con el potencial de aumentar el alcance de esta enfermedad y su mortalidad a nivel mundial.