Fármaco empleado para la dermatitis podría funcionar en casos de alopecia total

- Por

La etiología exacta de la alopecia areata es desconocida. Si bien se reconoce la autoinmunidad como el proceso patogénico más importante, existen otros factores de tipo genético y  ambiental.

Las alteraciones de índole autoinmunitario como coadyuvante en la aparición de la alopecia areata, a su vez se relaciona con otras enfermedades autoinmunes dermatológicas, como son el vitíligo y la dermatitis atópica, entre otras.

La dermatitis atópica tiene como característica inmunológica el desequilibrio entre la reactividad de las células TH1 y TH2, con una hipereactividad de las TH2. Estas células T son las encargadas de modular las respuestas inmunes del tipo citotóxicas, que regulan la producción de interleuquinas, sustancias implicados en ambos cuadros dermatológicos.

Qué es el Dupilumab

El dupilumab es un antagonista alfa del receptor de interleucina (IL) -4, aprobado por la FDA de los Estado Unidos en marzo de 2017, para el tratamiento de pacientes adultos que padecen dermatitis atópica de moderada a grave, en aquellos casos en que no se logra controlar adecuadamente con terapias tópicas.

Dupilumab es un anticuerpo monoclonal de origen humano, que se une a la subunidad alfa del receptor de IL-4, inhibiendo la señalización que parte desde IL-4 e IL-13. Así impide la activación de las rutas inmunológicas de las células T H 2.

Este fármaco se ha asociado con reacciones adversas que incluyen reacciones en el sitio de la inyección, cuadros oculares de conjuntivitis, blefaritis, herpes queratitis, prurito ocular, ojo seco; además de herpes oral y otras infecciones ocasionadas por el virus del Herpes simplex.

De la dermatitis a la alopecia

Un reciente estudio publicado en la revista JAMA Dermatology  por los investigadores Lauren R. Penzi, del Departamento de Dermatología del Massachusetts General Hospital (MGH), Boston, y sus colegas, da cuenta de los hallazgos que realizaron al tratar con eficacia un caso resistente de dermatitis atópica con dupilumab (Dupixent, Regeneron Pharmaceutics).

La paciente del caso clínico, además de la alopecia de larga data, había experimentado una extensa dermatitis resistente al tratamiento desde la edad de 7 meses y total atópica desde los 2 años de edad.

El tratamiento previo para la alopecia total con ácido escuarico tópico y antralina no fue efectivo. El tratamiento de prueba para ambas condiciones con pulsos de prednisona y metotrexato produjo una mejoría de la dermatitis, pero no en la alopecia, y por lo tanto se suspendió.

En julio de 2017 comenzó a ser tratada con inyecciones semanales de Dupilumab. Después de seis semanas de tratamiento, se evidenció una mejoría significativa de la sintomatología de la dermatitis, además de observarse la aparición de vellos finos y claros en su cuero cabelludo.

Una vez transcurridos siete meses de tratamiento con dupilumab, la paciente presentaba una cantidad significativa de cabello pigmentado de aspecto normal. Pero a causa de un cambio en su cobertura médica, tuvo que interrumpir el tratamiento con dupilumab por dos meses, durante los cuales notó la caída del cabello que le había crecido recientemente. Pero después de reanudar el tratamiento- en abril del 2018- el crecimiento del cabello se reinició y continuó.

Según los avances en el tratamiento, explican los autores, después de 6 semanas de tratamiento, su eccema mejoró significativamente y los cabellos finos comenzaron a crecer en su cuero cabelludo: “Nueve meses después de comenzar el tratamiento con dupilumab, a la paciente le había crecido cabellos terminales pigmentados en aproximadamente el 60% del cuero cabelludo”, “En el último seguimiento, 11 meses después de la primera dosis de dupilumab, se observó un crecimiento considerable del pelo”.

La paciente informó un mínimo efecto secundario de ojo seco, que se ha reportado anteriormente en tratamientos con dupilumab.

Alcances de este hallazgo clínico

Dentro de las explicaciones del mecanismo de acción del dupilumab, se encuentra su capacidad para atacar una vía clave del sistema inmunitario que se sabe es de gran actividad en los casos de eccema, lo que también podría explicar su acción contra la alopecia, puesto que estudios recientes han sugerido que otros elementos de la misma vía pueden inducir la pérdida de cabello a través de mecanismos autoinmunes, según explica la investigadora principal, Maryanne Makredes Senna, del Departamento de Dermatología del Massachusetts General Hospital (MGH).

Otra posible explicación de la mejora observada en la alopecia de la paciente, según Amy McMichael, profesora y presidenta del Department of Dermatology at Wake Forest Baptist Medical Center in Winston-Salem, North Carolina, podría deberse a una forma de pérdida capilar de etiología inflamatoria, llamada efluvio telógeno, ya que: “Una vez que el dupilumab fue capaz de eliminar el eccema, esto pudo haber terminado con el efluvio telógeno, dejando sólo la alopecia areata restante, posiblemente explicando por qué todavía hay un crecimiento parcial del vello”.

Los  investigadores dicen que los estudios apuntan a una fuerte asociación de las células T H 2  en la etiología de estas patologías.

Según los alcances de este tratamiento, tanto para dermatitis atópica como para la alopecia areata, Senna indica: “En este momento, es difícil saber si el dupilumab podría inducir el crecimiento del cabello en otros pacientes con alopecia, pero sospecho que puede ser útil en pacientes con eczema activo extenso y alopecia areata activa“, “Hemos presentado una propuesta para un ensayo clínico con dupilumab en esta población de pacientes y esperamos poder investigarlo más en un futuro cercano“.