Desafíos éticos y legales frente a la gestación subrogada en México

- Por

Louis Brown marcó un hito al ser la primera bebé humana que nació después de que un óvulo fuera fertilizado por un espermatozoide in vitro,  para después ser implantado en el útero materno para que continuara la gestación, ya que definió el éxito de la fertilización in vitro, y dio esperanzas a aquellas personas que no podían concebir hijos, comenzando la era de la reproducción humana asistida.

Pero este revolucionario avance ha traído aparejado discusiones bioéticas que deben ser abordadas y reguladas adecuadamente, a fin de normar un avance que no vulnere los derechos humanos en general, y los de la mujer en particular.

Sobre la reproducción asistida

En palabras del doctor Jorge Álvarez, especialista en bioética, perteneciente a la Agencia Informativa Conacyt, explica qué es la gestación subrogada y qué tipo de estas prácticas  existen en México.

Existen muchas posibilidades para concebir un hijo, pese a que alguno de los miembros de la pareja presente algún problema que se lo impida:

  • Se puede generar un embrión a partir de los gametos de los progenitores y después implantarlo en el útero de la madre, para que prosiga normalmente el proceso de la gestación.
  • Hay otros casos en que el hombre no genera espermios o no son de la calidad adecuada, pero la mujer sí produce óvulos normales, entonces se recurre a un donante de esperma anónimo, lo que permite realizar la fertilización in vitro.
  • En el caso que la mujer no produzca óvulos, una donante cede un óvulo que se fertiliza con la esperma del  padre.
  • También puede ocurrir que ninguno de los miembros de la pareja esté en condiciones de generar gametos, por lo que se recurre a donantes de ambas células reproductivas o se emplea un embrión donado, hecho que es muy inusual en la práctica.

Estos hechos tienen un complejo trasfondo ético primero y jurídico, para ver quién tiene la responsabilidades a nivel moral y legal para con la descendencia biológica que surgirá tras la gestación.

Aclarando conceptos:

¿Gestación subrogada o maternidad subrogada?

Este término de gestación subrogada se emplea de manera más correcta, ya que la gestación tiene que ver con la parte más social de los humanos y la maternidad implica más bien la parte cultural, social, que implica los aspectos referidos a la crianza, afecto, cuidado por parte de la madre, así como de proveer una serie de elementos que los seres humanos necesitamos para el crecimiento y desarrollo, más allá de los aspectos netamente biológicos.

¿Vientre rentado o útero subrogado?

La gestación es un proceso en el que se encuentran involucrados aspectos sentimentales, lo que le da un significado más “humano”, en cambio, el término de “útero subrogado” implica más una zona anatómica que la totalidad del ser que realmente está comprometido.

La gestación subrogada: altruismo versus comercio

Depende del país en el cual se realice, por ejemplo, la modalidad altruista se da en el Reino Unido, donde por ley, no se puede cobrar ni establecer una relación  económica en este tipo de procedimientos. En todo caso, este modelo altruista se da poco en el mundo.

Además, tomando algo de experiencia en base a lo sucedido con la donación de órganos, se busca cada vez más que no sea una amiga, una hermana o una amiga, sino que sea una mujer ajena al círculo de la mujer gestante, para  que no exista la posibilidad del vínculo psicosocial que implique el surgimiento de un problema posterior, por ejemplo, el reclamo del bebé una vez que ha nacido.

Las gestantes “comerciales”

Donde se da más la gestación subrogada es en E.E.U.U., donde el modelo tiene una regulación comercial. Allí, cada estado regula las condiciones y validez de los contratos, para que al término de la gestación la mujer pueda entregar el bebé a quien le haya encargado el embarazo.

En los E.E.U.U. esta modalidad viene dándose desde mediados de los ochenta y prácticamente no han existido problemas legales, registrándose apenas un 2% en el total de los casos.

Motivos económicos tras la elección del país para la gestación

En el caso de México, existe un tema ético por un lado, además de político y jurídico por el otro. El turismo reproductivo consiste en viajar a un lugar donde se pueda obtener algún tipo de tratamiento relacionado con la reproducción.

Estas causales pueden ser por motivos variados, como que en el sitio donde se  vive no se disponga de este tipo de tratamiento; también puede deberse a que en el otro sitio sea más barato, que es una motivación muy importante,  o que la persona se sienta más a gusto, como por ejemplo, en el caso de migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos, pueden ir a México para sentirse cómodo con los aspectos culturales o familiares, para compartir con  sus padres en un proceso íntimo como son el embarazo y el parto.

En México,  es conocido el caso de Tabasco, en donde, por una modificación del código civil se podía practicar este tipo de procedimientos sin mayores consideraciones. Desde el año pasado, se introdujo una restricción para que la gestación subrogada solo pueda ser realizada a ciudadanos mexicanos.

Pero al buscar en internet, las clínicas de Tabasco que tienen publicidad “on line”, tienen sus páginas web en español y ruso, o en español y otros idiomas, incluso en dos lenguas oficiales de la comunidad europea, por lo cual, esta restricción legal es solamente teórica.

Además, frente a estas prácticas, existe una desvalorización de la mujer en México, ya que cobran muy poco dinero por mes, en comparación a otros países que realizan este procedimiento. A modo de ejemplo, en Tabasco, las mujeres no reciben más de 9,000 pesos por mes (unos USD 470).

Regulación legal unificada en  los estados: la medida que falta

Según explica el Dr. Álvarez, como país, es fundamental poder regular de alguna manera este tipo de procedimientos, ya que revisten aspectos éticos y legales muy delicados.

En Sinaloa hubo una iniciativa tendiente a regular la gestación subrogada; en Ciudad de México se aprobó una ley, pero no se publicó, por lo cual no está en vigencia. Por su parte, Querétaro tiene una regulación para adopción de embriones. Por lo tanto, existen muchos elementos regulatorios dispersos y variados, por lo que se debería crear un marco regulatorio nacional que unifique criterios, responsabilidades y sea éticamente consensuado.

 Nota original: CONACYT.