BiliSpec: dispositivo económico para diagnosticar ictericia en niños africanos

- Por

La ictericia neonatal afecta aproximadamente a la mitad de todos los recién nacidos. Su manejo y resolución depende, en gran medida, de los recursos económicos de los que se disponga para realizar su diagnóstico oportuno y tratamiento eficaz.

En lugares de altos recursos, los bebés con niveles elevados de bilirrubinemia se detectan fácilmente por medio de la utilización de pruebas de laboratorio que se realizan de rutina. Cuando la ictericia se diagnostica, su tratamiento se realiza a través de fototerapia de luz azul.

Para ser utilizadas en medios de bajos recursos, se han desarrollado luces de fototerapia resistentes y de bajo costo, que se han demostrado su utilidad y eficacia.

Sin embargo, la ictericia generalmente no logra pesquizarse en lugares con recursos limitados, debido a la falta de herramientas diagnósticas para medir los niveles de bilirrubina en suero. El riesgo de no tratar oportunamente este cuadro, puede desembocar en  daño neurológico grave y permanente e incluso la muerte.

Dentro de los lugares más precarizados del planeta se encuentran algunas regiones del continente africano. Los bebés en el África subsahariana tienen 100 veces más probabilidades de morir de ictericia que los bebés en los EEUU, esto, debido en parte a que los médicos que trabajan en esta zona geográfica diagnostican la ictericia básicamente con la información brindada por su propia observación, puesto que las pruebas para medir los niveles de bilirrubinemia requieren de material desechable y equipos de laboratorio muy costosos, como son las centrífugas y los espectrofotómetros, que estas instituciones habitualmente no pueden costear.

Dentro de un enfoque que pretende acercar la medicina “desarrollada” se encuentra NEST360 °, un equipo internacional de científicos, médicos y expertos en salud pública, cuyo objetivo es llevar a cabo su plan para reducir a la mitad el número de muertes de recién nacidos en hospitales africanos– de aquí a 10 años- a través de paquetes de medidas tecnológicas asequibles y capacitación al personal médico y biomédico que trabaja en las instituciones de salud africanas.

Una solución económica y eficiente proveniente de una universidad

Video que muestra cómo utilizan el BiliSpec en África:

Para abordar y solucionar esta imperiosa necesidad, un grupo de estudiantes de la Rice University inventaron BiliSpec,  un dispositivo de muy bajo costo y fácil de usar, que funciona a batería, que sirve para medir los niveles de bilirrubinemia a partir de una pequeña muestra de sangre, según informan en un estudio publicado en  Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

El dispositivo BiliSpec cuantifica el nivel de bilirrubina presente en la muestra de sangre completa, de manera similar a como se emplean los glucómetros, dispositivos que los diabéticos usan actualmente para medir sus niveles de glucosa en sangre. Este tipo de instrumentos tienen la ventaja de no requerir una habilidad técnica especial para su manipulación y pueden emplearse en una gran cantidad de pacientes de corta edad y en un corto período de tiempo, pesquisándolos al nacer y/o cuando asisten a control a un centro de atención de salud.

Este lector de bajo costo utiliza una tarjeta de flujo lateral desechable, diseñada para medir la concentración de bilirrubina total a partir de varias gotas de sangre obtenidas en el mismo lugar de atención del paciente.

Evaluación del BiliSpec

Para evaluar el rendimiento de BiliSpec, el equipo empleó sangre proveniente de voluntarios normales,  a los cuales se les agregó cantidades variables de bilirrubina. Los resultados obtenidos a través de este instrumento mostraron una buena correlación con un bilirrubinómetro de laboratorio empleado como instrumento de referencia, con el cual se comparó.

Uno de los estudios realizados en los meses de febrero y marzo, incluyó a 68 pacientes en el Hospital Queen Elizabeth Central en Blantyre, Malawi. Pero se espera que en un breve período de tiempo comience un estudio más extenso que incorpore a cinco hospitales pertenecientes a Malawi, lo que puede conllevar a una ampliación en la cobertura y aplicación de este dispositivo diagnóstico.

En cuanto a términos económicos, la ejecución de cada prueba cuesta alrededor de 5 centavos de dólar y los resultados aparecen a los dos minutos de colocar una muestra en el dispositivo.

Como manifestó Rebecca Richards-Kortum, profesora de bioingeniería de Rice y coautora del estudio, que trabajó durante más de una década para llevar tecnologías neonatales efectivas y asequibles a Africa:”Como muestra el estudio clínico de BiliSpec, es posible salvar vidas de recién nacidos en el África subsahariana“, “Simplemente requiere las herramientas adecuadas en las manos correctas en el momento correcto“.

BiliSpec es un componente que forma parte de un paquete neonatal de 17 piezas llamado NEST, abreviatura de Newborn Essential Solutions and Technologies, que está diseñado específicamente para subsanar problemas de salud pública en los hospitales africanos.