Análisis de ferritina en la sangre, ¿Qué indica? | Nación Farma

Análisis de ferritina en la sangre, ¿Qué indica?

- Por

Muchos padecimientos comparten varios síntomas. A pesar de ello el tratamiento y origen del malestar puede variar enormemente. Por ello es normal hacer pruebas con el fin de hacer un mejor diagnóstico. En ocasiones el especialista médico requiere conocer los niveles de hierro. Entonces, es cuando puede que se ordenen análisis de ferritina presente en la sangre.

La ferritina es una proteína presente en vertebrados y tiene la función de almacenar hierro. A consecuencia de la función de la proteína, los niveles de ferritina son un claro indicador del hierro disponible en una persona.

La muestra normalmente se obtiene de una punción venosa. Tomar muestras de sangre es muy fácil, pero no deja de ser una herramienta muy poderosa.

¿Cuándo se ordena un análisis de ferritina?

Los niveles de hierro disponibles y en si, los niveles de ferritina permiten el diagnóstico de varias enfermedades. Aunque para conocer a detalle la disposición del mineral se requieren pruebas adicionales, los niveles de la proteína son clave al identificar algunos padecimientos.

Cuando se ha identificado un número bajo de glóbulos rojos, los niveles de ferritina son clave para identificar anemia por deficiencia de hierro. Además, el mismo análisis permite detectar el síndrome de piernas inquietas y la enfermedad de Still en adulto. Así mismo, la prueba no sólo permite identificar los casos de hemocromatosis. Sino que es una prueba rutinaria para aquellos que padecen la enfermedad. Debido a que la hemocromatosis afecta al metabolismo del hierro, los pacientes son propensos a la sobrecarga de hierro y es necesario monitorear los niveles del mineral.

En general, un profesional de la salud ordenará la prueba cuando sospecha de anemia o alguna enfermedad del hígado. En otras palabras, cuando los síntomas incluyan fatiga y mareos, caída de cabello y cambio en el tono de la piel (palidez o coloración amarillenta).

El análisis no requiere de ayunas. Sin embargo, es común realizar varias pruebas con la sangre en las que sí se requiere ayunar.

¿Qué indican los niveles de ferritina?

Antes de decir que indica un nivel “alto” o “bajo”, hace falta definir los niveles normales. Tomando como fuente los datos reportados por la Universidad de Rochester, tenemos:

  • Hombres adultos: 20 a 250 ng/mL.
  • Mujeres (menos de 40 años): 10 – 120 ng/mL.
  • Mujeres (mayores a 40 años): 12 – 263 ng/mL.
  • Recién nacidos: 25 – 200 ng/mL.
  • Un mes de edad: 200 – 600 ng/mL.
  • De dos a cinco meses de edad: 50 – 200 ng/mL.
  • De seis meses hasta 15 años: 7 – 140 ng/mL.

A pesar de otorgar los datos, es importante dejar la interpretación de los resultados a gente capacitada.

Los niveles bajos de ferritina son fuerte evidencia de deficiencia de hierro. Consecuentemente, el análisis es una prueba muy útil en la detección de anemia por falta de hierro. Otras posibles condiciones médicas que pueden ocasionar éste resultado son:

  • Enfermedad celiaca.
  • Deficiencia de vitamina C.
  • Úlcera péptica.
  • Mioma uterino.
  • Flujo menstrual prolongado.

De igual forma, tomar antiácidos durante un periodo prolongado o el uso de antiinflamatorios no esteroideos puede arrojar un bajo nivel de la proteína.

La tercera posibilidad es que el examen muestre niveles altos de ferritina. Normalmente, éste resultado requiere de pruebas adicionales. Puesto que los niveles altos de ferritina pueden ser causados por varios padecimientos, en los que se incluye:

  • Hemocromatosis.
  • Hipertiroidismo.
  • Porfiria.
  • Leucemia.
  • Algún trastorno inflamatorio crónico.
  • Linfoma de Hodgkin.
  • Enfermedades hepáticas.

Es normal hacer pruebas adicionales. Por otro lado, el consumo excesivo de alcohol, constantes transfusiones sanguíneas y tomar suplementos de hierro, también pueden otorgar un nivel alto de la proteína.

Recuperando los niveles normales

Cuando se tienen niveles bajos de ferritina, es usual recetar suplementos de hierro. Aunque en general, al tratar el malestar, los niveles se recuperan. Para tener una mejoría más rápida, es importante tomar los suplementos y una dieta rica en vitamina C. En casos extremos se aplica hierro intravenoso.

Recuperar la normalidad a partir de altos niveles de ferritina depende en gran parte del padecimiento. Normalmente se alcanzan los niveles normales después de tratar la enfermedad. No obstante, los pacientes de hemocromatosis suelen requerir flebotomías y tratamiento con quelantes. Dichos tratamientos permiten reducir los niveles de la proteína en la sangre y son rutinarios para quienes sufren hemocromatosis.

La interpretación de los resultados, así como su monitoreo, deben ser realizados por alguien capacitado. Además hay que tener en cuenta que los resultados se normalizan al seguir el tratamiento y con una dieta adecuada.

Con información de: Medical News Today.