En Israel desarrollan el primer implante para la insuficiencia cardíaca diastólica | Nación Farma

En Israel desarrollan el primer implante para la insuficiencia cardíaca diastólica

- Por

En el Hospital Rambam, en Israel, un grupo de médicos implantó un nuevo dispositivo en el corazón de un paciente para tratar la insuficiencia cardíaca diastólica, cuya fisiopatología es que no se llenen correctamente de sangre las cámaras del corazón.

Tecnología israelí

La compañía Cor Assist desarrolló el dispositivo CORolla que se implanta dentro del ventrículo izquierdo del corazón mediante un procedimiento mínimamente invasivo. A simple vista parece una estructura hecha de alambre de metal con unos resortes, pero este mecanismo que parece tan simple trabaja para empujar hacia fuera después de ser comprimido por el ventrículo izquierdo.

Fuente: Medgadget.com

El dispositivo promete mejorar la función diastólica cardíaca para ayudar al corazón a llenar de sangre. Esta tecnología fue inventada por el Dr. Yair Feld, cardiólogo del Rambam Health Campus, junto con el Dr. Yotam Reisner y el Dr. Shay Dubi.

El equipo que realizó la cirugía para el primer implante de este dispositivo estuvo a cargo del Dr. Gil Bolotin, director del Departamento de Cirugía Cardiaca, y el Dr. Arthur Kerner, médico de la Unidad de Cardiología Intervencionista.

Robert MacLachlan, canadiense de 72 años, fue el paciente que recibió este implante en el Hospital Rambam. Este hombre explicó que se había quedado sin opciones de tratamiento para su enfermedad, y ante sus grandes deseos de vivir, su esposa y él se dedicaron a investigar en internet sobre proyectos innovadores. De esta manera dieron con el implante CORolla.

MacLachlan se encuentra en observación y de ser efectivo, el dispositivo salvaría muchas vidas. Por lo pronto, el Ministerio de Salud en Israel ya autorizó 10 ensayos clínicos en Rambam para la colocación del implante CORolla.

Para ver cómo es el procedimiento quirúrgico del dispositivo da clic aquí.

Sobre la insuficiencia cardíaca

En general, la insuficiencia cardíaca afecta a más de 23 millones de personas en todo el mundo, en Estados Unidos a 5,7 millones.

La sintomatología incluye dificultad para respirar, cansancio, hinchazón en las piernas y una capacidad limitada para realizar tareas físicas simples.

Desafortunadamente no es muy alentador el pronóstico para este padecimiento, más del 40% de los pacientes que la padecen mueren dentro de los siguientes cinco años de recibir el diagnóstico.

Existen varios tipos de insuficiencia cardíaca, como:

  • Insuficiencia cardíaca izquierda

Cuando se presenta una anomalía en el funcionamiento del ventrículo izquierdo –es la cámara más grande– que suministra la mayor parte de la potencia de bombeo del corazón.

  • Insuficiencia cardíaca derecha

Ocurre como resultado del fallo del lado izquierdo. Entonces hay un aumento de la presión del fluido que es transferido a través de los pulmones. Se llega a perder el poder de bombeo de este lado y la sangre retrocede en las venas del cuerpo, causando congestión en las piernas, tobillos, abdomen, el tracto gastrointestinal y el hígado.

  • Insuficiencia cardíaca congestiva

A veces el líquido que se acumula en los pulmones interfiere con la respiración, causando falta de aire, sobre cuando cuando la persona se encuentra acostada. A esto se le llama edema pulmonar, de no tratarse puede causar otras dificultades respiratorias. Este tipo de insuficiencia también puede llegar a afectar la capacidad de los riñones para eliminar el sodio y el agua.

La insuficiencia cardíaca diastólica se produce cuando el ventrículo izquierdo deja de funcionar adecuadamente, lo que resulta en alta presión de llenado, congestión y falta de aire. Aproximadamente la mitad de los pacientes que sufren de insuficiencia cardíaca padecen de insuficiencia cardíaca diastólica.

Los principales condiciones que se han identificado para llegar a padecer este síndrome son la edad avanzada y mujeres que sufren de hipertensión, obesidad y diabetes. Actualmente no existe un tratamiento efectivo y probado, solamente una serie de medidas para mejorar los síntomas. Los médicos recomiendan tomar medicamentos para la presión arterial conocidos como diuréticos —llamados también píldoras de agua— que ayudan a eliminar el exceso de líquido del cuerpo. Algunos ejemplos incluyen clorotiazida, clortalidona y furosemida.