Nanopratículas de oro: nuevo tratamiento contra el cáncer de próstata

- Por

Según datos de la American Cancer Society (ACS), después del cáncer de piel , el de próstata es la neoplasia maligna más común en hombres en los Estados Unidos, donde afecta a 1 de cada 9 hombres y constituye la segunda causa de muerte por dichas patologías en varones, después del cáncer de pulmón.

Actualmente hay más de 2,9 millones de hombres en los E.E.U.U. que han sido diagnosticados de cáncer de próstata. En base a los datos de morbilidad, la ACS estima que unos 29,430 hombres morirán de la enfermedad en el transcurso de este año.

En México es la primera causa de mortalidad por cáncer en hombres: cada año mueren entre cinco y siete mil hombres por esta patología. Esta cifra puede ser atribuida a que más del 70% de los pacientes son diagnosticados en etapas avanzadas, por lo que sobre el 90% desarrollará metástasis ósea, una complicación que ocasiona la muerte.

Diagnóstico, tratamiento y sobrevida

Por lo tanto- como en toda patología- el diagnóstico y tratamiento precoces cobra gran relevancia, ya que la tasa de supervivencia a los 5 años para los pacientes con cáncer de próstata en la etapa localizada- que no se ha diseminado fuera de la próstata- es casi del 100%.

Por su parte, la tasa de supervivencia relativa de 5 años para aquellos pacientes con cáncer de próstata avanzado que se ha diseminado a ganglios linfáticos distantes, huesos u otros órganos, es de alrededor del 29%. Sin embargo, al observar los casos de cáncer de próstata en todas las etapas, la tasa de supervivencia es muy elevada, alcanzando el 99%.

El cáncer prostático es tratable y los resultados son mejores cuando más tempranamente es detectado. Sin embargo, la terapia puede ser desagradable y ocasionar efectos secundarios de importancia, que alteran significativamente la calidad de vida de los pacientes, como es la incontinencia urinaria e impotencia sexual.

Dentro de las opciones de tratamiento se encuentra la radioterapia , quimioterapia , crioterapia y prostatectomía radical- extirpación total de la próstata- y parte del tejido circundante.

 

La nanotecnología contra el cáncer de próstata.

Dentro de las nuevas terapias altamente tecnologizadas, la nanotecnología puede ayudar a optimizar los resultados en el caso del cáncer de próstata y minimizar de manera importante los efectos secundarios.

En un ensayo clínico– que se encuentra actualmente en curso- los investigadores del equipo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (UTHealth) están empleando nanopartículas de oro para atacar de manera específica a las células del cáncer prostático, que fue probado en un grupo de 45 pacientes
con cáncer de próstata localizado, de riesgo bajo a intermedio.

Esta novedosa terapia utiliza nanopartículas, que consisten en pequeñas capas de vidrio de sílice en forma esférica, recubiertas por una capa muy fina de oro, que fueron inventadas por la directora del Laboratorio de Nanofotónica de la Universidad Rice, Naomi Halas.

Las nanopartículas, después de unirse específicamente a las células cancerosas, se hacen vibrar al aplicar luz a través de un rayo láser- diseñado específicamente para excitar las nanopartículas- haciendo que el tejido tumoral emita pulsos con temperaturas elevadísimas y destruya las células cancerosas, a la vez que preserva el tejido sano, manteniendo intactos los nervios y el esfínter urinario. 

Gracias a esta precisión y especificidad, este procedimiento es el primero en el mundo que no ocasiona efectos secundarios tan comunes, como dice el Dr. Steven Canfield- presidente de la división de urología en la Escuela de Medicina McGovern en UTHealth- comparándolo con las terapias convencionales: “Los efectos secundarios del cáncer de próstata pueden ser extremadamente traumáticos, pero este tratamiento elimina las posibilidades de alteración de la vida al tiempo que reduce el tiempo de hospitalización y recuperación“.

Esta nueva tecnología tiene el potencial de eliminar esos efectos que alteran la vida, al tiempo que elimina el tejido canceroso y reduce el tiempo de recuperación y de hospitalización“. “De hecho, el primer paciente en el ensayo en realidad estaba manejando una bicicleta a la semana de su tratamiento. La fusión de la MRI y la tecnología de imágenes por ultrasonido que utilizamos para identificar y diagnosticar con precisión el cáncer, combinada con la extrema precisión de las nanopartículas de oro para resaltar las células enfermas, nos permite ser increíblemente precisos para eliminarlas. Estoy entusiasmado por continuar con el seguimiento del progreso de esta mejora innovadora en la atención del cáncer de próstata“, manifestó Canfield.