Emplean la meditación trascendental para tratar casos de trastorno de estrés postraumático

- Por

En un mundo tan exigente, convulsionado y en conflicto armado permanente, el estrés crónico es un peligroso enemigo que afecta gravemente la vida y la salud de aquellos que participan en estas peligrosas confrontaciones. Es en estos casos cuando las personas necesitan de manera urgente encontrar un alivio a su sintomatología física y mental.

Si bien existe evidencia científica que avala el hecho que los practicantes de la meditación trascendental (MT) se ven ampliamente favorecidos con el uso regular de esta técnica,  pues ayuda a disminuir los estados de hipervigilancia y la respuesta de sobresalto exagerada -además de reducir la ansiedad y la tensión arterial- por lo que podría ser una herramienta de utilidad terapéutica en cuadros muy severos, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT) que afecta a militares veteranos y personal activo, estas investigaciones no han sido suficientemente controladas o son poco numerosas.

Tratamiento del estrés postraumático

El TEPT es un desorden complejo y grave que afecta al 10-20% de los militares veteranos que han retornado de los enfrentamientos armados en Irak y Afganistán.

Los tratamientos actuales para el trastorno de estrés postraumático incluyen terapia cognitiva conductual, terapia de grupo, fármacos y psicoterapia basada en el trauma, o una combinación de estos recursos terapéuticos.

Actualmente, uno de los tratamientos más utilizados para el TEPT es la psicoterapia de exposición prolongada, que se focaliza en volver a experimentar el evento traumático a través del recuerdo y participación en la vivencia del trauma, en lugar de evitarlos. Aunque este tratamiento beneficia a muchos pacientes, un grupo importante- que fluctúa entre 30-50% de los veteranos de guerra- no obtiene mejoras clínicamente significativas; además, las tasas de abandono pueden ser muy elevadas -entre 30 y 44%- por lo tanto, este segmento de pacientes requieren nuevas opciones terapéuticas, que no les hagan revivir su experiencia traumática y los motive a permanecer más tiempo en terapia.

Estudio: la meditación como tratamiento

Un reciente estudio realizado por investigadores perteneciente al Instituto de Investigación de Gestión de la Universidad Maharishi, el Sistema de Atención Sanitaria de San Diego, la Universidad de California, San Diego y la Escuela de Medicina de la Universidad de Georgetown, investigaron los efectos de tres distintos tipos de terapias en pacientes afectados por TEPT. Sus hallazgos fueron publicados en la revista The Lancet Psychiatry. La mayoría de los participantes del ensayo padecían severos síntomas de TEPT, con un predominio de traumas relacionados con el combate, además de exhibir elevadas tasas de comorbilidad.

El grupo de participantes incluyó a 203 veteranos de guerra, que formaron parte de un  ensayo controlado aleatorio, cuya asignación fue al azar: 68 veteranos recibieron MT; 68 sujetos se trataron con terapia de exposición prolongada y los otros 67 pacientes participaron en clases de educación para la salud de TEPT. Los pacientes del grupo en estudio tenía un historial de evento traumático relacionado con el servicio, que había ocurrido tres o más meses antes de la inscripción en el estudio, y no estaban recibiendo otro tipo de psicoterapia o MT para tratar el TEPT.

Los participantes que ingerían medicamentos para tratar este trastorno podían participar en el ensayo en el caso que su receta (fármaco y posología) se haya mantenido sin cambios durante al menos dos meses antes de la inscripción en el ensayo.

Aquellos veteranos con condiciones más graves, como síntomas psicóticos, manía, trastorno bipolar, ideas suicidas u homicidas, o que presentaban deterioro cognitivo, fueron excluidos del estudio.

Para evaluar la gravedad de los síntomas del TEPT que afectaba a los veteranos de guerra, un médico les realizó una entrevista, al inicio del ensayo y después de tres meses.
Cada tratamiento consistió en 12 sesiones de 90 minutos durante un período de 12 semanas, que incluía práctica diaria en el hogar. Las clases de MT y de educación para la salud se realizaron en sesiones grupales, mientras que la terapia de exposición prolongada se aplicó de manera individual.

La asistencia a los tratamientos fue elevada: 91% de los participantes asistieron a la MT; todos los participantes fueron a terapia de exposición prolongada; 94% tomaron clases de educación para la salud. La mayoría de los pacientes que recibieron tratamiento asistieron a ocho o más sesiones: 82% practicaban MT; 62% en terapia de exposición prolongada y un 68% correspondían a participantes de clases de educación para la salud.

Al inicio del estudio, el 68% de los participantes ingerían al menos un fármaco para tratar el TEPT, repartidos de la siguiente manera: el 78% de los participantes pertenecía al grupo de meditación trascendental; el 66% recibía terapia de exposición prolongada y el 61% tomaba clases de educación para la salud.

Después de tres meses de tratamiento con MT, el ensayo encontró que esta técnica tiene la misma efectividad para reducir la sintomatología que la terapia de exposición prolongada, pero es superior en comparación a las clases de educación para la salud.

En cuanto a las tasas de deserción, se observó que no fueron significativamente diferentes entre los tres grupos estudiados.

Importancia y limitaciones del estudio

Estos hallazgos podrían ser de gran utilidad al incorporar un nuevo tipo de tratamiento para los veteranos -que no esté centrado en el trauma- complementándose con otros tratamientos disponibles, como el de tipo farmacológico, aunque se necesita un seguimiento a largo plazo de  sus resultados y se requieren ensayos que incorporen un mayor tamaño muestral y que se realice en varios sitios, para confirmar estos hallazgos. Además, este estudio es el primero en comparar la meditación trascendental con la terapia de exposición prolongada.

En palabras del Dr. Sanford Nidich, perteneciente a la Universidad de Maharishi: “Nuestros hallazgos proporcionan evidencia adicional de que los tratamientos del TEPT pueden ser efectivos sin un componente de exposición. Históricamente, el beneficio de exponer a las personas con TEPT a recuerdos traumáticos ha sido visto como una parte importante del proceso terapéutico. Sin embargo, la evidencia apoya cada vez más que los tratamientos de no exposición también son beneficiosos. Debido a que la exposición al trauma puede ser difícil para los pacientes, los tratamientos igualmente efectivos que no requieren exposición, como la meditación trascendental, pueden ser atractivos para los veteranos y otros grupos con TEPT “.

Los autores señalan algunas limitaciones, entre ellas el hecho de que no pudo incluir un número importante de mujeres dentro de la muestra, para permitir comparaciones de la efectividad del tratamiento por género. Además, el estudio no incluyó un período de seguimiento, por lo que se desconocen los efectos a largo plazo de la meditación trascendental como terapia.