La flora intestinal podría adquirirse al nacer, no en la placenta | Nación Farma

La flora intestinal podría adquirirse al nacer, no en la placenta

- Por

Si bien, normalmente se piensa que las bacterias son dañinas para el cuerpo, esto no es del todo cierto. Algunas bacterias, en especial las que forman parte de la flora intestinal (FI), son benéficas y necesarias para el cuerpo. La FI tiene un papel muy importante en la digestión y la absorción de nutrientes, aunque algunos estudios indican que estos microorganismos tienen un papel más profundo en la salud.

Realmente, nuestra relación con la flora intestinal es una de simbiosis y por su importancia ha surgido una pregunta, ¿De dónde se obtienen estas bacterias?. Pues claramente, al no ser células del cuerpo, deben llegar de alguna forma. Hasta ahora una de las teorías más aceptadas era que el origen era la placenta. Sin embargo, el reciente trabajo del académico Stephen Charnock-Jones (Universidad de Cambridge) y su equipo, pone en duda la anterior teoría.

La placenta saludable no tiene bacterias

Un estudio realizado en el 2014, había encontrado bacterias bucales en la placenta, a partir de este punto, se tomo esto como una posible forma en la que adquiríamos nuestra flora intestinal. A partir del estudio no sólo nació esta teoría de como se adquiría la FI, sino que también se dieron una serie de debates en torno a lo encontrado. Las principales discusiones giraban en torno a si se trataba de un caso de contaminación o posible infección.

Por lo anterior, el estudio del Dr. Jones tomó el mayor de los cuidados y además, cerca de 500 muestras de placenta para estudiar. A fin de detectar hasta el mínimo rastro de bacterias, los investigadores usaron dos métodos de secuenciación del ADN (SDADN), uno para encontrar bacterias en general y otro para detectar bacterias específicas.

Por lo general, tras eliminar la contaminación de las muestras de placenta, estas mostraron ser estériles. Aunque en reducidos casos encontraron una bacteria peligrosa para menores (Streptococcus agalactiae), causante de sepsis. En general, el grupo responsable del estudio afirma que la placenta es estéril, a menos que exista alguna infección.

Lejos de terminar, el debate continua

Al contrario de lo que concluyen los autores del trabajo, otros miembros de la comunidad académica no comparten la misma opinión. Tal es el caso del especialista en medicina fetal Kjersti Aagaard (quien además es autor del estudio del 2014), Aagaard afirma que tratar las bacterias vaginales como “contaminación” de la placenta es un error. Ya que estas bacterias podrían tener más de un papel en la placenta, como evitar el desarrollo de bacterias peligrosas junto al feto.

La única forma de poner fin al debate sería tomar una muestra de la placenta y líquido que retiene durante el embarazo, sin embargo es una opción complicada y poco ética.

Trabajo original publicado en la revista Nature. Además, con información adicional de Science, así como publicaciones de la editorial Elsevier.