Éstas fueron las investigaciones médicas de mayor impacto en 2018

- Por

El año está a punto de terminar, pero antes de despedirlo, vale la pena recordar aquellos hallazgos e investigaciones que marcaron a la medicina este año.

De acuerdo con Medical News Today, éstas fueron las investigaciones más populares de 2018:

Dietas de ayuno intermitente

Este año, investigadores dieron a conocer resultados sobre los beneficios del ayuno intermitente como la dieta en ayunas 16:8.

En ese tipo de régimen, una persona es libre de comer lo que elija durante 8 horas; posteriormente, debe ayunar 16 horas.

El estudio apareció en la revista Nutrition and Healthy Aging, durante junio. El equipo de investigadores pertenecen a la University of Illinois; y confirmaron que ese enfoque podría tener beneficios a personas con obesidad.

Para comprobarlo, los participantes de la investigación siguieron la dieta 16:8 durante 12 semanas. Tras ese periodo, perdieron un 3% de su peso total. Además, les ayudó a tener una presión arterial más baja; con lo cual se reduce el riesgo de hipertensión.

Un estudio más en la revista Obesity también sugirió que las dietas de ayuno intermitente funcionan mediante la activación del interruptor metabólico.

Los autores, pertenecientes al University of Florida College of Medicine, indicaron que los periodos de ayuno permiten al cuerpo quemar grasa, en lugar de azúcares; así, se obtiene la energía necesaria para el organismo.

De igual manera, piensan que ese tipo de dietas podrían aumentar la vida útil; proteger la función cognitiva, y reducir inflamaciones.

Tentaciones que se deben evitar

Este año salieron a la luz estudios que demostraron lo dañino de consumir alcohol y cigarrillos electrónicos.

Uno de ellos, en la revista Addiction, descubrió que beber alcohol es aún más peligroso que la marihuana.

Según el análisis, el consumo de bebidas alcohólicas a largo plazo provocó pérdida del volumen del cerebro; asimismo, daña la materia blanca, responsable de las conexiones entre células cerebrales.

Por otro lado, científicos de las National Academies of Science, Engineering and Medicine, encontraron que el líquido de los cigarrillos electrónicos contiene sustancias tóxicas.

Aunque la evidencia también demuestra que ese tipo de productos reduce la exposición a otros agentes tóxicos y cancerígenos del tabaco común; no dejan de ser peligroso. De hecho, no hay reducción en cuanto a la cantidad de nicotina —responsable del aumento de la frecuencia cardiaca— a la que están expuestos.

Según los investigadores, los vapores de los cigarrillos electrónicos pueden causar daños en el ADN; y aumentar el riesgo de padecer otras enfermedades, incluido el cáncer.

Investigaciones sobre el cáncer

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 9.6 millones de personas perdieron la vida como consecuencia del cáncer.

Por el motivo anterior, las investigaciones para encontrar maneras más eficientes de diagnosticar el cáncer; así como para contar con mejores tratamientos, han tomado un lugar muy importante en la ciencia.

El diagnóstico ha sido el foco principal en los estudios; pues detectar el cáncer de forma rápida y precisa ayudaría a administrar un tratamiento capaz de mejorar los resultados.

Entre los esfuerzos para ello, destaca el del equipo de la Johns Hopkins University School of Medicine in Baltimore; el cual desarrolló un análisis de sangre llamado CancerSEEK.

La prueba es altamente sensible y permite detectar ocho tipos de cáncer: de mama; cáncer de pulmón; colorrectal; de ovario; cáncer de hígado; de estómago; cáncer de páncreas y de esófago.

Otra de las investigaciones al respecto fue la de científicos de la University School of Medicine, en California; quienes probaron una nueva inyección para destruir el cáncer en ratones.

Con esa inyección se estimula la actividad de las células inmunitarias; también se pueden extirpar tumores sólidos. Hasta ahora, ha demostrado tener amplias probabilidades de atacar cáncer de mama, colon y piel.

Viejos remedios, nuevas técnicas

Existen remedios comunes ahora analizados para hallar nuevas maneras de utilizarlos. Entre ellos, se encuentra el uso del bicarbonato de sodio.

De acuerdo con un estudio en The Journal of Immunology, el bicarbonato puede ayudar a tratar la artritis.

Los investigadores, del Medical College of Georgia at Augusta University indicaron que se debe a que el bicarbonato influye en las células mesoteliales; por eso, evita que reaccionen de “forma exagerada” a alimentos pesados. En otras palabras, dejan de tratarlos como si fueran una infección.

En otros análisis, se mostró que los medicamentos utilizados para el virus del herpes, podrían reducir el riesgo de padecer Alzheimer y demencia.

Incluso los suplementos dietéticos demostraron tener otros efectos benéficos, como la reducción en la presión arterial.